Enlaces accesibilidad

Explosión en Beirut

El gobierno libanés anuncia elecciones anticipadas tras la ola de indignación y protestas por la explosión en Beirut

  • Un policía ha muerto y más de 200 han resultado heridas en manifestaciones en la capital libanesa
  • Exigen la dimisión de los dirigentes del país tras la explosión que se cobró más de 150 muertos

Por
Un policía muerto y decenas de heridos en enfrentamientos en Beirut

Un policía muerto y más de 200 personas han resultado heridas en Beirut a consecuencia de las protestas que se han llevado a cabo este sábado contra la clase política, tras la explosión que el martes se produjo en la capital del Líbano, y que ha generado una crisis que ha llevado al primer ministro, Hasan Diab, ha anunciar elecciones anticipadas.

Bajo el lema 'el día del juicio', decenas de miles de libaneses, algunos de ellos con las escobas y palas que han utilizado estos días para limpiar los escombros de la explosión que el martes destrozó buena parte de la ciudad, han exigido la dimisión de los dirigentes del país, en una protesta que ha derivado en violencia cuando los manifestantes han intentado entrar en el Parlamento, por lo que la Policía se ha tenido que emplear lanzando gases lacrimógenos.

Algunos de los manifestantes han podido irrumpir en los ministerios de Asuntos Exteriores, Economía, Energía y Medio Ambiente, así como en la sede de la Asociación de Bancos.

En el interior del Ministerio de Exteriores, los asaltantes han quemado un retrato del presidente del Líbano, Michel Aoun, que para muchos representa a una clase política a la que culpan de la crisis que vive el país, agravada ahora con las consecuencias de la brutal explosión, que deja hasta el momento un balance de más de 150 muertos y unos 6.000 heridos.

"Nos quedaremos aquí, hacemos un llamamiento al pueblo libanés para que ocupen todos los ministerios", dijo uno de los manifestantes a través de un megáfono en el interior del edificio, dañado durante la devastadora explosión y que han denominado "sede de la Revolución".

Según AFP, el Ejército ha desalojado ya a los ocupantes del Ministerio de Exteriores.

Un policía muerto durante los disturbios

Las Fuerzas de Seguridad indicaron en Twitter que "un miembro del Ministerio del Interior murió en el proceso de mantener la seguridad mientras asistía a retenidos dentro del hotel Le Gray, después de ser atacado por varios alborotadores asesinos, lo que llevó a que cayera y muriera".

El hotel Le Gray quedó en el medio de las protestas y un grupo de manifestantes prendió un fuego a sus puertas, lo que llevó a momentos de angustia en su interior.

Ese fue uno de los puntos de conflicto en una jornada con enfrentamientos en diversas partes del centro de Beirut que, según la Cruz Roja libanesa, llevaron a al menos 63 personas a ser trasladadas a hospitales y a 175 a ser atendidas sobre el terreno de heridas de diversa consideración.

Mientras, el primer ministro del Líbano, Hasan Diab, ha afirmado que la forma de salir de la crisis actual es a través de unas elecciones anticipadas y se ha mostrado dispuesto a liderar un Gabinete durante dos meses, hasta la celebración de nuevos comicios.

En un discurso a la nación, Diab ha señalado que "estamos en estado de emegencia con respecto al destino y futuro del país" y ha anunciado que "todos los responsables del desastre en el puerto responderán" por la tragedia.

Protestas en Beirut

anterior siguiente
19 Fotos 1 / 19 ver a toda pantalla
  • Un manifestante habla con un soldado en la sede de la asociación libanesa de bancos, en el centro de Beirut

    Los manifestantes se enfrentan a la Policía en la capital del Líbano

    Un manifestante habla con un soldado en la sede de la asociación libanesa de bancos, en el centro de Beirut.

    AFP
  • Un grupo de manifestantes destroza el interior de la asociación libanesa de bancos, en el centro de Beirut

    Los manifestantes se enfrentan a la Policía en la capital del Líbano

    Un grupo de manifestantes destroza el interior de la asociación libanesa de bancos, en el centro de Beirut.

    AFP

Descontento generalizado

El descontento se ha extendido por la ciudad en los últimos días, después de que la explosión causada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio utilizado como fertilizante y para fabricar bombas, destruyera gran parte del puerto y dejara sin hogar a más de 200.000 personas. Los daños por la explosión se extendieron varios kilómetros a la redonda afectando a casi todos los barrios de la ciudad, lo que ha agravado la situación económica de la región. 

“Hablamos y hablamos, pero nadie nos escucha”, ha dicho a Efe una de los manifestantes, que acudió a la convocatoria llena de indignación por la explosión. “Vengo como un ciudadano que quiere asegurar su futuro", declaró otro joven de 18 años, que llevaba una flor blanca como símbolo de las almas de las víctimas. 

Temor ante la propagación del coronavirus

Se han retomado así las masivas manifestaciones contra el régimen del Líbano que en septiembre dejaron centenares de heridos y que se vieron interrumpidas a causa del coronavirus.

Se teme, sin embargo, que las nuevas concentraciones y las precarias condiciones de vida de los afectados por la explosión puedan disparar la incidencia de la enfermedad, que ya ha afectado a más de 5.000 personas y ha dejado más de  65 muertes. 

El Líbano atraviesa una gravísima crisis económica y política que incluso el día antes de la explosión había llevado al anterior ministro de Exteriores Nassif Hitti a dimitir afirmando que el país se dirigía a ser un Estado fallido.

Un instante que ha cambiado la vida de Beirut

Noticias

anterior siguiente