Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El BCE aumenta su artillería contra la crisis del coronavirus y amplía en 600.000 millones la compra de deuda

Por
El BCE amplía su programa de compra de deuda en 600.000 millones y lo extiende hasta junio de 2021

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado este jueves que amplía en 600.000 millones de euros -hasta los 1,35 billones- el Programa de Compra de Activos contra la Pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) ante la revisión a la baja de la inflación, para que los países de la zona euro puedan hacer frente al impacto del coronavirus, si bien ha decidido mantener en el 0 % los tipos de interés de referencia de las operaciones principales de refinanciación.

"En esta situación en la que la economía necesita condiciones financieras más laxas para alcanzar la estabilidad en los precios, hemos considerado que había que incrementar el tamaño -del programa-. Le puedo asegurar que ha habido una visión unánime en el Consejo de Gobierno del BCE de que había que actuar", ha señalado la presidenta del BCE, Christine Lagarde, durante una rueda de prensa al término del encuentro.

El horizonte de compras netas bajo este programa se extenderá "al menos hasta finales de junio de 2021", aunque ha reconocido que continuarán "hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado". Además, se reinvertirá la deuda que vaya venciendo hasta “al menos” finales de 2022, lo que significa que el banco volverá a usar el principal de los bonos cuando lleguen a su fecha de vencimiento, manteniendo así un crecimiento constante de la liquidez.

14 horas - El BCE redobla su apoyo a los estados frente a la crisis del coronavirus - Escuchar ahora

Estos 600.000 millones de euros se suman a los 750.000 millones anunciados el pasado 18 de marzo, alcanzando una cuantía total de 1,35 billones de euros, que se añaden al programa de compra de deuda de 120.000 millones para este año. Por su parte, las adquisiciones del actual Programa de Compra de Activos (PPA) continuarán a un ritmo mensual de 20.000 millones. Mientras, en este caso no ha habido novedades con las inyecciones de liquidez TLTRO, que sí se revisaron en la pasada reunión, mejorando en gran medida las condiciones para la banca.

De marzo a mayo, el BCE ha inyectado 234.665 millones de euros, un 31 % del total del Programa de Compra de Activos contra la Pandemia. España se sitúa como el segundo beneficiario con 22.392 millones, tan solo por detrás de Italia con 37.365 millones.

"En el entorno económico actual en rápida evolución, el Consejo de Gobierno sigue plenamente comprometido a hacer todo lo necesario dentro de su mandato para apoyar a todos los ciudadanos de la zona euro en este momento extremadamente desafiante", ha recalcado Lagarde, al tiempo que ha confirmado que el organismo "continúa dispuesto a ajustar todos sus instrumentos, según corresponda, para garantizar que la inflación avance hacia su objetivo de manera sostenida".

Tipos sin cambios

Tras la reunión de su Consejo de Gobierno, que ha tenido lugar entre este miércoles y jueves, el BCE ha decidido mantener sin cambios los tipos de interés de referencia para sus operaciones de refinanciación, que se sitúan en el 0 %. Mientras, la tasa de facilidad de depósito -porcentaje que cobra a los bancos por el exceso de reservas a un día- continuará en el -0,50 % y la tasa de facilidad de crédito -cifra que cobra por prestarles a un día- seguirá en el 0,25 %.

El objetivo del supervisor es ofrecer condiciones de financiación mejores sin tener que bajar más los tipos de interés, que están al 0 %, ni la facilidad de depósito, que ya es negativa.

"Esperamos que los tipos permanezcan en sus niveles actuales o más bajos hasta que hayamos visto que las perspectivas de inflación convergen sólidamente a un nivel suficientemente cercano, pero inferior al 2% dentro de nuestro horizonte de proyección", ha asegurado Lagarde.

Recuperación en el tercer trimestre

Respecto a las previsiones macroeconómicas, el BCE estima que el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro caiga un 8,7% en 2020 y se recupere un 5,2 % en 2021 y un 3,3 % en 2022.

En comparación con las proyecciones realizadas en marzo de 2020, el supervisor ha revisado "sustancialmente a la baja" las perspectivas de crecimiento para 2020 en 9,5 puntos porcentuales, cuando aseguraba que crecería un 0,8 %, y "al alza" en 3,9 puntos en 2021 y 1,9 puntos en 2022, cuando estimaba que crecería un 1,3 % en 2021, y del 1,4 % en 2022.

Según ha señalado la presidenta, los datos apuntan a "una significativa contracción del PIB en el segundo trimestre" y una progresiva recuperación en el tercer trimestre, ya que las medidas de contención "se alivian aún más" y serán respaldadas por condiciones financieras favorables, una posición fiscal expansiva y una reanudación de la actividad global, "aunque la velocidad y escala general de la recuperación sigue siendo altamente incierta", ha recalcado.

Asimismo, Lagarde ha considerado que "el alcance de la contracción y la recuperación dependerá de manera crucial de la duración y la efectividad de las medidas de contención, del éxito de las políticas para mitigar el impacto adverso sobre los ingresos y el empleo y del grado en que la capacidad de oferta y la demanda interna afecten permanentemente".

El BCE también ha celebrado la puesta en marcha de la triple red de seguridad aprobada por el Consejo Europeo para trabajadores, empresas y Estados por valor de 540.000 millones de euros, que "proporciona un importante apoyo financiero en este contexto", si bien el Consejo de Gobierno insta a que "se realicen más esfuerzos firmes y oportunos para preparar y apoyar la recuperación". Por ello, "acogen con beneplácito" la propuesta de la Comisión Europea de un plan de recuperación dedicado a apoyar a las regiones y sectores más afectados por la pandemia de 750.000 millones de euros.

Noticias

anterior siguiente