Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Así se preparan los hoteles para reabrir con el coronavirus: distanciamiento social, más limpieza y menos decoración

Por
Así se preparan los hoteles para afrontar la nueva realidad con el Covid-19

Los alojamientos turísticos ya disponen de un documento con las especificaciones técnicas para que puedan planificar las reaperturas e implantar un plan de contingencia para la prevención de riesgos frente al Covid-19, que ha sido elaborado por el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

Este documento se ha desarrollado en coordinación con la Secretaría de Estado de Turismo y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), y los protocolos han sido consensuados con los sindicatos de mayor implantación en el ámbito estatal, así como con la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral (ASEPLA). Además, ha sido coordinado por la Secretaría de Estado de Turismo, las Comunidades Autónomas y la FEMP.

El documento, al que el Ministerio de Sanidad ha dado el visto bueno, se ha creado con el objetivo de que sirva como base para que cada establecimiento desarrolle su propio plan de contingencia adaptado a sus características, siempre cumpliendo con los mínimos establecidos en los diferentes departamentos, la limpieza y desinfección de todos los espacios, y su oferta complementaria, como restaurantes, salones, gimnasios o spa.

El distanciamiento social, principal medida 

Cuando la actividad hotelera se reinicie, los futuros usuarios se encontrarán con unas medidas de seguridad y distanciamiento que tendrán que respetar y que el propio alojamiento turístico les comunicará antes de realizar la confirmación de su reserva.

Se deberá mantener una distancia mínima entre personal y clientes. Para ello, los hoteles determinarán el aforo máximo en las zonas comunes, colocarán marcadores de distancia para evitar aglomeraciones y elementos como las pantallas de protección, y aprovisionarán a sus empleados de mascarillas, guantes y otros materiales recomendados por las autoridades sanitarias.

Se recomienda la instalación de elementos físicos que aseguren la protección del personal de recepción, de fácil limpieza y desinfección. Si no se dispone de dichos elementos físicos, el personal debe utilizar mascarilla.

En el caso del uniforme del personal, deberá ser lavado a una temperatura de al menos 60ºC y portar diariamente la ropa de trabajo limpia. 

No se podrá compartir los ascensores con personas de otras unidades familiares si no se hace uso de mascarillas y el servicio de limpieza no realizará su trabajo en las habitaciones mientras el cliente permanezca dentro, excepto por causa justificada. En este caso, el personal que se encargue del la limpieza de las habitaciones deberá llevar al menos guantes y mascarillas y se recomienda el cambio de guantes para la limpieza de cada habitación. 

Además, en el documento se recomienda que los hoteles adquieran alfombras desinfectantes para las entradas de sus establecimientos y se indica que deben disponer de soluciones hidroalcohólicas, así como un termómetro sin contacto para poder comprobar la salud de los clientes en caso de que muestren síntomas del Covid-19.

Reducir el riesgo de contagio

Entre otras de las medidas del protocolo, se encuentra la de evitar compartir objetos para reducir el riesgo de transmisión del virus. De este modo, se recomienda evitar prestar materiales como los bolígrafos, que deberán ser desinfectados tras su uso, o toallas y otros objetos en los aseos comunes.Además, en la zona de recepción y acogida se debe contar con solución desinfectante.

Se fomentará el pago con tarjetas u otros medios electrónicos y habrá que desinfectar el TPV o datáfono después de utilizarlo. En el caso de que se usen tarjetas o llaves para acceder a las habitaciones, estas se depositarán en un recipiente con desinfectante al finalizar la estancia.

El equipo informático y cualquier otro elemento de uso (por ejemplo el teléfono) deberá limpiarse y desinfectarse al inicio y al finalizar el turno de trabajo, recomendándose disponer de auriculares y cascos de uso individual. 

Si el personal transporta el equipaje del cliente, deberá hacerlo con guantes y desinfectar las asas y manillas, y se aconseja parar el servicio de aparcacoches. Los empleados también tendrán que limpiar las herramientas de uso común, como por ejemplo los ordenadores, entre uso y uso.

El plan de limpieza incluye aumentar la frecuencia, en especial en las zonas de mayor contacto como pueden ser superficies, grifos o barandillas; y una mayor ventilación.

Habitaciones sin decoraciones ni obsequios

Los clientes no encontrarán tanta decoración ni obsequios o ammenities en sus habitaciones, donde además solo tendrán una papelera con tapa de accionamiento no manual y doble bolsa. También debe analizarse la reducción de textiles (incluidas alfombras).

Las mantas y almohadas en los armarios deben encontrarse protegidas. En caso de que la habitación disponga de secador de pelo, se debe limpiar (incluido el filtro) a la salida del cliente. Las perchas, en caso de que no se ofrezcan precintadas, deben ser desinfectadas a la salida del usuario y se deberá limitar el servicio de plancha.

En el caso de habitaciones compartidas por personas que no conformen una unidad familiar, debe ser el comité de seguridad y salud/riesgos el que determine las medidas adecuadas ateniendo a la tipología de clientes.

Otros servicios: cafeterías, gimnasios y piscinas

En cuanto al servicio de comedor o cafetería, los clientes ya no contarán con objetos de uso compartido como saleros o vinagreras. Se optará por los emplatados individuales o de monodosis.

Tanto en los comedores como en los locales de ocio y descanso se deberá establecer un aforo máximo que permita guardar la distancia mínima de seguridad. Para asegurar esto, el documento recoge las posibles medidas a tomar como el aumento de los turnos de comida, retirar las sillas en número suficiente para asegurar que las que quedan respeten la distancia social de seguridad, no compartir utensilios de cocina o  menaje y colocar careles que recuerden el lavado de manos antes y después de pulsar los botones en las máquinas de vending y café, en caso de que las hubiese. 

En el servicio de 'room service' el camarero, si entra en la habitación, debe hacer uso de guantes al acceder a la misma tanto para servir como para retirar el servicio. Además, el camarero debe portar mascarilla si no puede mantener la distancia de seguridad con el cliente.Todo el material de vajilla (incluidas bandejas y campanas cubreplatos) se higienizará en lavavajillas y se debe definir un protocolo para la retirada de los residuos, del que se informará al cliente.

Para poder ofrecer actividades de gimnasio, se limitará el aforo de las instalaciones y también la distancia de seguridad (también entre máquinas). 

Las clases colectivas o grupales deben garantizar un espacio de al menos dos metros al margen del profesor y las posiciones deberían marcarse en el suelo.

También se deben evitar los ejercicios que conlleven contacto y las actividades que se puedan realizar al aire libre se llevarán a espacios abiertos.

Se debe asegurar un período sin actividad entre sesiones de clases colectivas para acceder a la limpieza y desinfección de las salas después de cada sesión impartida y así garantizar la seguridad de empleados y de clientes y en cualquier caso, se ventilarán las salas varias veces al día.

Se deben precintar las fuentes de uso común, a no ser que sean de fluido continuo, activación automática o con pedal y se debe instar a los usuarios a utilizar toalla en todos los equipamientos deportivos. Tras la utilización de cada una de las máquinas entre clientes, se procederá a su limpieza y desinfección.

Lo mismo será de aplicación para elementos comunes de gimnasio como pueden ser pesas, bolas de fitness, mancuernas, etc., que deberán retirarse si su limpieza y desinfección no se puede asegurar. 

Las zonas de piscina, spa y de acceso a la playa quedan a la espera de un informe científico del CSIC sobre desinfección y riesgos de propagación del Covid-19 en el agua y la arena.

Se recomienda la instalación de taquillas en los vestuarios y aseos

En los vestuarios y aseos se debe disponer de las medidas pertinentes para mantener la distancia de seguridad y reforzar las medidas de limpieza.

La ropa de calle debe guardarse en bolsas de plástico o porta traje para que no haya contacto entre la ropa de calle y la de trabajo, recomendándose la instalación de taquillas.

De acuerdo a la Orden SND/386/2020, de 3 de mayo, los aseos de uso común deben limpiarse y desinfectarse como mínimo 6 veces al día.

Medidas informativas en varios idiomas

Los establecimientos deben informar a los clientes antes de la confirmación de reserva de las condiciones de servicio y medidas de prevención establecidas, para su aceptación.

En el propio establecimiento, las medidas informativas deben contemplar cartelería con medidas preventivas implantadas en el centro y pautas a seguir por los clientes, la indicación de posiciones respetando la distancia de seguridad con marcado o medidas alternativas (como por ejemplo en recepción o en la entrada al restaurante, etc.) y la información sobre los centros de asistencia sanitaria, bomberos, policía local y nacional en la zona, con horarios y teléfonos de atención de emergencia y su ubicación.

La cartelería dispuesta deberá encontrarse en al menos una lengua extranjera (considerando el país/países de origen de los clientes).

Noticias

anterior siguiente