Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Italia registra el menor número de fallecidos en más de dos semanas y reduce la presión sobre las UCI

Por
Coronavirus en Italia: Ramas de olivo decoran un hospital en Turin el Domingo de Ramos, en el inicio de la festividad religiosa de Semana Santa
Ramas de olivo decoran un hospital en Turin el Domingo de Ramos, en el inicio de la festividad religiosa de Semana Santa. EFE

Día a día, Italia respira un poco más aliviada por la presión del coronavirus COVID-19. El número de muertos por coronavirus oficialmente registrados en las últimas 24 horas es de 525, el más bajo desde el 19 de marzo, hace ya 17 días. De esta manera, un total de 15.887 personas con coronavirus han muerto en Italia desde que se detectó el brote a finales de febrero, según los datos oficiales de Protección Civil.

El número de contagios totales -contando enfermos, fallecidos y curados- es de 128.948 personas, 4.316 más que el sábado, un número inferior al registrado el día anterior.

Hay actualmente 91.246 personas enfermas, con lo que el número de positivos ha subido en 2.972 en un día, y hay 21.815 curados, 819 más respecto a la víspera, aunque las altas el día anterior fueron mucho mayores, 1.238.

Descienden los hospitalizados por primera vez

Por otra parte, el número de hospitalizados ha descendido por primera vez desde que comenzó la crisis. En la actualidad hay 28.949 personas hospitalizadas en Italia, y aunque solo suponen 61 personas menos que la víspera, es la primera vez que se rompe la tendencia.

De ellos, 3.977 pacientes están ingresados en cuidados intensivos, 17 menos que el sábado, de modo que es el segundo día consecutivo en que descienden los casos atendidos en UCI. Por su parte, 58.320 personas (el 64%) de los casos activos, pasan la enfermedad aislados en sus domicilios.

El jefe de Protección Civil ha añadido por su parte que los hospitales de Lombardía, la región más castigada, ya no están saturados y no necesitan transferir enfermos ingresados en UCI a otros centros del país, por primera vez desde el inicio de la gestión de la emergencia.

"No debemos bajar la guardia. Es esencial que sigamos quedándonos en casa y salir solo por necesidad", ha declarado el jefe del departamento de Protección Civil, Angelo Borrelli, quien ha subrayado de todos modos "las buenas noticias" sobre la tendencia descendente.

"Si los datos se confirman, debemos pensar en una segunda fase"

Las autoridades sanitarias italianas consideran que la curva de la epidemia empieza a dar señales de descender, pero vuelven a pedir máximo esfuerzo de aislamiento y no dejarse engañar por esta concatenación de datos positivos.

El presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro, ha señalado en rueda de prensa que "la curva de transmisiones ha iniciado la ralentización, también la de fallecidos. Son dos datos positivos que demuestran que las medidas aplicadas están dando resultados", pero es necesario seguir respetando el confinamiento para controlar completamente la propagación del virus.

"Si los datos se confirman, debemos comenzar ya a pensar en una segunda fase" que devuelva la normalidad de forma gradual, al tiempo que se mantiene "baja y controlada la expansión del virus", añadió.

La prioridad es que la gente siga respetando el aislamiento, algo que no todos hacen, pues, según datos oficiales, el sábado fueron denunciadas 9.000 personas por no cumplir las normas, mil más que el día anterior.

Pero el Gobierno italiano advierte de que los ciudadanos tendrán que convivir con el coronavirus hasta que se encuentre una vacuna y el ministro de Sanidad italiano, Roberto Speranza, ha avanzado que se trabaja ya en un plan para cuando se levante el confinamiento total a nivel nacional, por ahora vigente hasta el 13 de abril, pero que a todas luces se acabará prorrogando hasta pasado el puente del 1 de mayo.

Este plan incluye la creación de más hospitales para asistir a enfermos con coronavirus, la aplicación de test masivos para intentar saber cuántos de los 60 millones de italianos han pasado ya la COVID-19 y son inmunes y el lanzamiento de una herramienta digital que ofrecerá datos sobre los movimientos de los enfermos durante los 48 días previos a haber dado positivo.

"El fin del aislamiento será progresivo, que nadie piense que se acabará de un día para otro", ha advertido el ministro.

Noticias

anterior siguiente