Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Una web coordina las peticiones de material de protección de los sanitarios con empresas y 'makers'

Por
 Fabricación de respiradores con impresoras 3D
Fabricación de respiradores con impresoras 3D EFE/Alejandro García

Santiago Martín Iglesia no podía dormir. Es el responsable de ingeniería aditiva y prototipos, especialista en diseño e impresión 3D, del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial, el INTA, la NASA española. No podía dormir pensando en cómo podía él contribuir en esta crisis del coronavirus hasta que se dio cuenta de que muchos “makers”, personas que tienen una impresora 3D, ofrecían su ayuda para realizar en sus pequeñas empresas o sus casas piezas para los respiradores y máscaras de protección EPI que necesitan en hospitales y ambulatorios desbordados de todo el país. También de la dificultad de encontrar los materiales necesarios para realizarlos. Y se le ocurrió una idea. Coordinar en una web las peticiones de los sanitarios con las empresas y particulares que pueden fabricarlos.para contribuir a frenar la crisis del coronavirus, que deja en nuestro país más de 3.400 fallecidos.

Para construir la web pidió la ayuda de la empresa EDDM, con la que colabora dando másteres sobre tecnología 3D. Allí sus trabajadores llevan todo el fin de semana teletrabajando desde casa para diseñarla y ponerla en funcionamiento. En esta página web encontramos un formulario en primer lugar para las peticiones de los que necesitan material clínico para un hospital, desde “máscaras protectoras a cualquier tipo de componente” como piezas de respiradores, o incluso aquellas que haya que diseñar especialmente.

Santiago Martín: "Coordinamos a las empresas para que ayuden a producir material de protección sanitaria"

Desde la web centralizan su producción. Dice Santiago que es importante que en cada centro médico se pongan de acuerdo para unificar las peticiones “porque les han llegado de un mismo centro solicitudes desde varios departamentos diferentes”.

Una solución de urgencia para las necesidades del sistema sanitario

En segundo lugar otro formulario para todos aquellos que tengan impresoras 3D u otros medios de producción para atender a las “demandas de los sistemas sanitarios”.

Por último, hay un formulario de donación, tanto de EPIS no necesariamente homologadas a nivel sanitario, como de los materiales que se pueden utilizar para fabricarlos. También para aquellas empresas de logística que ayuden a repartir por los hospitales o centros que lo requieran.

Es ahí donde están encontrando más carencias, y necesitan que se difunda este proyecto para que se pueda repartir el material donde haga falta. También buscan voluntarios para colaborar con la coordinación de mensajes y correos.

Tanto esfuerzo ya está mereciendo la pena. Porque en solo un día Santiago y sus compañeros del INTA ya han fabricado 1.000 unidades solicitadas. Y varias empresas y particulares han ofrecido sus recursos. Dicen que “un poco de cada uno hace mucho, y entre todos vamos a parar a este virus COVID-19”.

Empresas catalanas lanzan un respirador hecho con tecnología 3D

Noticias

anterior siguiente