Enlaces accesibilidad

Ciclismo

El coronavirus amenaza el calendario ciclista

  • La Strade Bianche ha sido cancelada y corren peligro las primeras grandes pruebas del año
  • Los positivos en el Tour de los Emiratos y las medidas de prevención complican a los equipos y multiplican sus bajas
  • ¿Qué se sabe del coronavirus?

Por
El pelotón, en una prueba de la pasada temporada
El pelotón durante una carrera del año pasado en Europa EFE

El ciclismo, uno de los deportes con una logística más complicada, ve amenaza la celebración de las primeras grandes carreras del año como consecuencia del coronavirus. La epidemia está enfrentando al pelotón a mil casuísticas diferentes, y de momento ha provacado la suspensión de la Strade Bianche, que debía disputarse este domingo en Italia.

[Última hora sobre el coronavirus]

Y en el aire están otras muchas otras pruebas, sobre todo después de que este miércoles el Gobierno italiano publicara un descreto según el cual todas las competiciones se deben disputar sin público hasta el 3 de abril.

FE DE ERRATAS: En una versión anterior de esta noticia se daban por suspendidas todas las pruebas ciclistas en Italia durante este plazo. Sin embargo, esa medida la tomarán eventualmente las autoridades con competencia en salud pública en cada territorio o los organizadores. En el momento de esta actualización, a primera hora de la tarde de este jueves, de las pruebas importantes solo la Strade Bianche ha sido suspendida oficialmente.

La sombra sobre el calendario de competición ciclista se ha cernido este miércoles desde que han empezado a darse de baja algunos equipos, en tanto que en Emiratos Árabes Unidos cuatro formaciones han sido obligadas a alargar la cuarentena para prevenir la propagación del coronavirus.

Por ahora, más de 90.000 personas se han infectado con este virus y 3.200 han fallecido, la gran mayoría en China, donde se originó el brote; y en los últimos días se está extendiendo por casi todo el mundo, de momento por unos 80 países.

[Mapa mundial del coronavirus]

Ante las cifras de esta pandemia (aún no declarada oficialmente como tal), otro dato sobre el ciclismo puede servir para hacerse una idea de la infinidad de casuísticas a las que se enfrentan principalmente los organizadores de las competiciones, que durante el año, y solo en el calendario profesional masculino de la Unión Ciclista Internacional, son unas 470.

Esto significa que al mismo tiempo se disputan varias. En el caso del circuito de élite (el ProTour), las formaciones además suelen ser muy cosmopolitas y pueden simultanear su participación en países diferentes.

Y en los próximos días uno de los los lugares donde se debía concentrar la atención es en el norte de Italia, precisamente la región del Viejo Continente donde más casos de coronavirus se han registrado.

Con este panorama, este miércoles el Jumbo holandés abrió la veda al anunciar que no se presentaría a la salida de la inminente cita transalpina de la Strade Bianche siguiendo la "recomendación general" del ministerio de Exteriores de su país de no viajar a esa zona. “El objetivo debería ser salvar la mayor parte de la temporada, no un puñado de competiciones”, añadía el equipo un comunicado traducido por Efe.

Mitchelton-Scott va más allá

Desde Australia, el equipo de máximo nivel de ese continente iba un poco más lejos: "Después de largas deliberaciones, Mitchelton-Scott ha tomado la decisión de retirar a sus equipos del próximo período de competición, independientemente de las regulaciones gubernamentales en vigor".

En su caso, la inactividad se extenderá hasta el 22 de marzo e incluía la París-Niza y la Tirreno-Adriático, las primeras carreras por etapas importantes del año; además de la primera gran clásica del año, la Milán-San Remo.

Estas dos últimas en Italia están organizadas por el grupo RCS, que ha dicho que va a apurar las opciones para celebrarlas aunque sea sin público, y en todo caso intentaría reprogramarlas para una nueva fecha, igual que la Strade Bianche.

Tras exponer los motivos de salud, la escuadra oceánica explicaba además que los "constantes viajes" que realiza "aumentan los riesgos para la salud y hacen extremadamente complicada la gestión de la logística con los posibles períodos de cuarentena".

Y este jueves, el Astana ha tomado una decisión muy parecida a la del Mitchelton-Scott.

Entre tanto, en Abu Dabi los equipos Groupama-FDJ, Cofidis y Gazprom-RusVelo, además del local UAE siguen en aislamiento por haber tenido un contacto más estrecho que otras formaciones con los asistentes que dieron positivo durante la celebración del Tour de Emiratos Árabes Unidos, prueba que tuvo que se cancelada la semana pasada. 

El Tour de los Emiratos se suspende y la caravana queda confinada

Lastrado por esta cuarentena, prolongada hasta el día 14, el Groupama también ha anunciado su baja para los próximos compromisos. Y los rumores empiezan a afectar ya a la primera grande de la temporada, el Giro de Italia, en mayo.

Con este panorama, la federación internacional emitía por la tarde una nota en la que decía que ella no iba a suspender ninguna carrera y que la medida eventualmente la tomarían las autoridades sanitarias de las regiones afectadas dependiendo de la evolución de la situación local y de los diferentes factores de riesgo.

"Los organizadores y todos los miembros de la familia ciclista estarán obligados a cumplir con dicha decisión", zanjaba la UCI, al tiempo que daba cuenta de algunas medidas de precaución que deberán adoptarse, como aumentar la distancia entre el público y los ciclistas.

Así las cosas, está por ver si la serpiente multicolor vuelve a las carreteras o si este año tiene que hibernar más de lo previsto. 

Noticias

anterior siguiente