Enlaces accesibilidad

Encuesta de Población Activa

La creación de empleo se frena en 2019 hasta el ritmo más bajo desde la salida de la crisis

  • El año pasado se crearon 402.300 puestos de trabajo, la menor cifra desde 2013, cuando aún se destruía empleo
  • Pese a la desaceleración del mercado laboral, la tasa de paro cierra en el 13,78 %, su nivel más bajo desde 2008

Enlaces relacionados

Por
La creación de empleo se frenó en 2019, pese al tirón del último trimestre

El frenazo de la economía española a lo largo de 2019 redujo la creación de empleo hasta su ritmo más bajo desde la salida de la crisis, con 402.300 nuevos puestos de trabajo, 163.900 menos que el año anterior, según la Encuesta de Población Activa, que refleja como la ralentización de la actividad ha llevado al mercado laboral a anotarse sus cifras más modestas desde 2013, cuando aún se destruía empleo. Pese a todo, el cuarto trimestre apunta a que la situación se repone, ya que ha sido el mejor desde la recuperación, con 92.600 empleos creados.

Las cifras publicadas este martes por el Instituto Nacional de Estadística revelan que España, pese a que ha perdido pujanza, mantiene el impulso de los años recientes: es el sexto ejercicio consecutivo en el que se crea empleo, este año un 2,06 %, y el séptimo en el que se reduce la tasa de paro, que, además, logra dejar atrás el umbral del 14 % que batió entre julio y septiembre. Así, el número de desempleados disminuyó en 112.400 personas y se situó al cierre de 2019 en 3.191.900, lo que representa el 13,78 % de la población activa, el porcentaje más bajo desde el tercer trimestre de 2008.

Asimismo, los ocupados rozan ya la cifra de los 20 millones, un listón que se alcanzó antes de que estallara la crisis pero que se le resiste a la economía española pese al ritmo de crecimiento de los últimos años, con crecimientos del empleo que han rondado el medio millón de puestos de trabajo. El año pasado acabó con 19.966.900 personas empleadas, después de que entre octubre y diciembre se crearan 92.600 trabajos, lo que representa la mejor cifra en el último trimestre del año desde 2006.

Ese impulso del mercado laboral, más lento pero aún no agotado, anima a cada vez más personas a intentar trabajar: la población activa creció a lo largo del año pasado un 1,2 % hasta superar la barrera de los 23 millones de personas, en concreto, 23.158.000 activos, lo que significa que 290.000 personas más que en 2018 tienen un empleo o están buscándolo. La tasa de actividad de los españoles se sitúa ya, de ese modo, en el 58,74 %.

Mejora el paro juvenil, la temporalidad y el empleo femenino

La evolución del mercado laboral refleja, por un lado, los vaivenes de la actividad económica, lastrada a lo largo de 2019 por la incertidumbre global del Brexit y las guerras comerciales, si bien ya hay indicios de estabilización, y, por otro, el aumento de los costes laborales, con una histórica subida del salario mínimo y aumentos también en los salarios fijados por convenio y las cotizaciones sociales, lo que desincentiva la creación de empleos.

Sin embargo, y pese a todas las dificultades, las cifras de creación de empleo son aún robustas y el mercado laboral, además, mejora algunos de sus indicadores. Así, la tasa de paro juvenil, que en 2018 marcó su mínimo en diez años, sigue reduciéndose: en 2019 se contabilizaron 462.800 parados menores de 25 años, es decir, 40.100 menos que el año anterior, lo que sitúa el porcentaje de jóvenes desempleados en el 30,5 %, tres puntos menos.

Además, el número de asalariados con contrato indefinido aumentan en 414.200, un 3,44 %, hasta un total de 12,44 millones, mientras que los que tienen un contrato temporal bajan en 21.600, un descenso leve del 0,49 % pero que deja el total de trabajadores temporales en 4,39 millones. El resultado es que la tasa de temporalidad disminuye hasta el 26,11 %.

También destaca que la creación de empleo se vuelca sobre todo en las mujeres, las más castigadas por el desempleo, sobre todo en el último trimestre del año, cuando se contabilizaron 108.500 trabajadoras más, frente a la destrucción de 15.900 trabajos entre los hombres; en el conjunto del año, se crearon 246.800 empleos femeninos, un 0,45 % más que en 2018, y 155.500 masculinos, un 0,21 % menos. Y la tasa de paro cae más en el caso de las mujeres, si bien ellas siguen sufriendo más el desempleo: hay 1.685.800 paradas, un 15,55 %, por 1.506.100 hombres parados, un 12,23 %.

Los servicios acaparan la creación de empleo

Por sectores, tan solo la agricultura sufre destrucción de empleo en el conjunto de 2019, con 31.700 trabajadores menos, una caída del 3,84 %, a pesar de que el último trimestre tuvo un repunte de 47.600 ocupados más. Los servicios, en cambio, acaparan la mayor parte de la creación de empleo del ejercicio, con 374.600 trabajadores más que en 2018, una mejora del 2,54 %, aunque menor que la del año anterior. La industria, que en 2018 perdió trabajadores, ahora se anota 55.400, un 2,05 % más -a pesar de que entre octubre y diciembre perdió 52.100- y la construcción, otros 4.000, un magro 0,31 % después de que las excepcionales cifras del año anterior .

El empleo privado creció a lo largo del año un 2,2 %, con 360.000 trabajadores más, lo que sitúa el total en 16,71 millones de empleados. El sector público también repuntó, aunque en menor medida, un 1,32 %, es decir, 42.300 contratos más, lo eleva el número de empleados públicos a 3,25 millones.

Por regiones, Madrid es la locomotora del empleo en el país, ya que no solo se anota la mayor subida en el último trimestre, con 78.400 ocupados más, y en el conjunto del año, con 138.900 trabajadores, sino que solo Baleares, con un 2,21 %, supera su ritmo de creación de puestos de trabajo, del 2,04 %. En cualquier caso, salvo Castilla - La Mancha, Extremadura y Melilla, todas las autonomías crean empleo.

En términos de paro, tanto Madrid como Cataluña, los dos grandes polos económicos del país, reducen su porcentaje de desempleados a tasas de dos cifras, un 11,07 % y un 10,09 %, respectivamente, por delante de Navarra (9,93 %) y Aragón (9,54 %); en el otro extremo se sitúan Murcia, Melilla y, sobre todo, Cantabria, donde el paro repunta un 18,9 % en 2019. En cualquier caso, las regiones con mayor tasa de paro, al margen de las ciudades autónomas, vuelven a ser Andalucía, con un 20,8 %, y Extremadura, con un 23,48 %.

El Gobierno dice avanzar "en la buena dirección" tras conocer los datos de la EPA

La CEOE, sorprendida por el repunte del empleo en el último trimestre

Los buenos datos de creación de empleo en el último trimestre de 2019 han supuesto una buena noticia para un mercado laboral que declinaba en los anteriores trimestres, hasta el punto que la patronal CEOE ha mostrado su sorpresa por la aceleración de la ocupación entre octubre y diciembre.

"Los resultados de la EPA del cuarto trimestre sorprenden", reconoce la organización empresarial en un comunicado, "en cuanto reflejan un incremento de la ocupación de 92.600 personas. Esto difiere de la senda de moderación observada desde el comienzo del año y de la tendencia de desaceleración de la afiliación a la Seguridad Social". Con todo, alerta sobre la desaceleración en la creación de puestos de trabajo y pide mantener el actual entramado normativo: "No deberían introducirse medidas laborales o tributarias que ralenticen la creación de empleo".

El Gobierno, en este sentido, también ha destacado la aceleración en la creación de empleo durante el cuarto trimestre y ha considerado que su gestión va “en la buena dirección", en palabras de la ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Desde los sindicatos, mientras tanto, se ha vuelto a insistir en la temporalidad y parcialidad involuntaria que exhibe el mercado de trabajo: "La EPA pone de manifiesto la precariedad del empleo que se crea", ha declarado el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, según recoge Efe, mientras que desde CC.OO. se ha emitido un comunicado que recalca que la calidad del empleo sigue siendo la asignatura pendiente: “Los indicadores laborales siguen mostrando algunos profundos déficits: profunda brecha de género, elevadas tasas de temporalidad y de paro".

Noticias

anterior siguiente