Enlaces accesibilidad
Mensaje de Navidad

La foto de la España que desea el rey para 2020

  • Felipe VI cita en su mensaje de Navidad a los 41 ciudadanos a los que condecoró con la Orden del Mérito Civil en junio
  • Resalta con su ejemplo los valores de "diversidad", "generosidad" y preferencia por el "bien común" frente al propio interés

Enlaces relacionados

Por
La Familia Real con los condecorados con la Orden del Mérito Civil, el pasado 19 de junio
La Familia Real con los condecorados con la Orden del Mérito Civil, el pasado 19 de junio. © CASA DE S.M. EL REY

Una imagen ha querido expresar más que las 1.400 palabras del mensaje de Navidad del rey Felipe de este 2019, el sexto de su reinado desde que sucedió en la Corona a su padre, el rey Juan Carlos I. Esta imagen ha sido una fotografía de la Familia Real con los 41 españoles a los que Don Felipe condecoró con la Orden del Mérito Civil el pasado 19 de junio y en la que el jefe del Estado ha querido ver proyectada la España que desea y cuyas cualidades ha resaltado [Discurso de Navidad del rey en pdf].

"Mujeres y hombres, mayores y jóvenes, de orígenes y condiciones diversos", ha subrayado el rey sobre estas personas, entre las que había ciudadanos de las 17 comunidades autónomas y también de Ceuta y Melilla.

En un acto en el Palacio Real, que coincidía con el quinto aniversario de la proclamación de Don Felipe como rey, recibieron la Orden del Mérito Civil -creada por el rey Alfonso XIII para reconocer el compromiso personal y la contribución social- profesores, voluntarios, religiosos, empresarios, obreros, ganaderos, deportistas, profesionales de la sanidad, investigadores y hasta un gran donante de sangre y un ama de casa de 107 años, Clotilde Veniel, que luchó por los derechos de este colectivo, y que murió el pasado mes de octubre siendo la voluntaria de Cáritas de mayor edad en España.

El rey concede las medallas al Mérito Civil en el quinto aniverario de la proclamación

En un año marcado por las tensiones políticas y el bloqueo político e institucional, el rey ha puesto el acento en las personas, y en su discurso de este 24 de diciembre ha ensalzado las virtudes que apreció "personalmente" en estos 41 ciudadanos: "generosidad y espíritu solidario, su capacidad de sacrificio y superación, su disposición para ayudar a los demás y anteponer el bien común a los intereses particulares".

A través de estas vidas ejemplares, el rey Felipe ha resaltado las "actitudes que han ido forjando paso a paso la personalidad de los españoles y moldeando nuestra sociedad actual", que ha descrito como "profundamente europea e iberoamericana" -junto a la pared, detrás del rey, se veían la bandera de España y de la Unión Europea-, y, lejos de estar aislada, "muy abierta al mundo y plenamente integrada en la sociedad global".

Para todos los públicos Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey de 2019
Transcripción completa

Buenas noches.

Hace cinco años tuve el honor, por primera vez como rey,

de felicitaros la Navidad

y de transmitiros un mensaje de afecto

y buenos deseos para el nuevo año.

Un mensaje también de compromiso con mi vocación de servir a España

con lealtad, responsabilidad y total entrega.

Por tanto, os agradezco que me permitáis nuevamente

compartir con vosotros unos minutos en esta noche tan especial.

Y lo primero que quiero hacer, naturalmente,

es desearos -junto a la reina,

la princesa Leonor y la infanta Sofía-

la mayor felicidad y paz en estos días

en los que nos reunimos con nuestras familias y seres queridos.

Y en estas horas queremos tener un recuerdo muy especial

con todo nuestro cariño

para las familias y personas más afectadas

y que más han sufrido -incluso trágicamente-

las consecuencias de las inundaciones

y las riadas que se han producido en España durante los últimosdías,

como lo fueron otras muchas a lo largo del año.

Se dice -y es verdad- que el mundo no vive tiempos fáciles.

Quizás nunca lo sean del todo;

pero los actuales son, sin duda, tiempos de mucha incertidumbre,

de cambios profundos y acelerados en muchos ámbitos

que provocan en la sociedad preocupación e inquietud,

tanto dentro como fuera de nuestro páis:

La nueva era tecnológica y digital,

el rumbo de la Unión Europea,

los movimientos migratorios,

la desigualdad laboral entre hombres y mujeres

o la manera de afrontar el cambio climático y la sostenibilidad,

entre otras...,

son cuestiones, en fin, que están muy presentes

y condicionan ya de manera inequívoca nuestras vidas.

Y junto a todo ello, la falta de empleo

-sobre todo para nuestros jóvenes-

y las dificultades económicas de muchas familias,

especialmente aquellas que sufren una mayor vulnerabilidad,

siguen siendo la principal preocupación en nuestro país.

Es un hecho que en el mundo -y también aquí-,

en paralelo al crecimiento y al desarrollo,

la crisis económica ha agudizado los niveles de desigualdad.

Así mismo, las consecuencias para nuestra propia cohesión social

de la revolución tecnológica a la que me he referido antes,

el deterioro de la confianza

de muchos ciudadanos en las instituciones,

y desde luego Cataluña,

son otras serias preocupaciones que tenemos en España.

Ahora,

después de las elecciones celebradas el pasado 10 de noviembre,

nos encontramos inmersos

en el procedimiento constitucional previsto

para que el Congreso de los Diputados

otorgue o deniegue su confianza

al candidato propuesto para la Presidencia del Gobierno.

Así pues, corresponde al Congreso, de acuerdo con nuestra Constitución,

tomar la decisión que considere más conveniente

para el interés general de todos los españoles.

Os decía al principio que no vivimos tiempos fáciles;

pero también creo que, por eso precisamente,

debemos tener más que nunca una confianza firme en nosotros mismos

y en España,

que siempre ha sabido abrirse camino

cuando hemos afrontado el futuro con responsabilidad,

con generosidad y rigor;

con determinación, pero también con reflexión y serenidad.

Y tenemos razones sobradas para tener esa confianza.

El progreso de un país depende, en gran medida,

del carácter de sus ciudadanos, de la fortaleza de su sociedad

y del adecuado funcionamiento de su Estado.

El pasado 19 de junio

tuve el gran honor de condecorar con la Orden del Mérito Civil

a 41 ciudadanos procedentes de toda España.

Mujeres y hombres, mayores y jóvenes,

de orígenes y condiciones diversos,

que son un verdadero ejemplo de dignidad

y fiel reflejo de lo mejor de nuestra sociedad.

Pude apreciar personalmente su generosidad y espíritu solidario,

su capacidad de sacrificio y superación,

su disposición para ayudar a los demás

y anteponer el bien común a los intereses particulares,

su coraje en situaciones adversas;

cualidades que son expresión de las virtudes cívicas

que inspiran a la inmensa mayoría de nuestros ciudadanos.

Se trata, sin duda -y me interesa especialmente resaltarlo-,

de actitudes que han ido forjando paso a paso

la personalidad de los españoles y moldeando nuestra sociedad actual

a lo largo de estas ya cuatro décadas de democracia.

Una sociedad que ha experimentado una transformación muy profunda,

como jamás antes en nuestra historia;

que vive conforme a valores y actitudes

compartidos con las demás sociedades libres y democráticas;

que es y se siente profundamente europea e iberoamericana;

y que no está aislada,

sino muy abierta al mundo

y plenamente integrada en la sociedad global.

Una sociedad que ha hecho frente -y ha superado-

situaciones muy difíciles con una serenidad y entereza admirables,

demostrando una gran resistencia y madurez.

Una sociedad, en fin, emprendedora, generosa,

que desarrolla una gran creatividad y un liderazgo indiscutible

en muchos campos como la ingeniería, la medicina, la ciencia, la cultura,

el deporte o la empresa.

Vivimos en un Estado Social y Democrático de Derecho

que asegura nuestra convivencia en libertad

y que ha convertido a España en un país moderno,

con prestaciones sociales y servicios públicos esenciales

como en educación y en sanidad;

que está equipado con una gran red de infraestructuras

de comunicaciones y transportes de vanguardia,

y garantiza como pocos la seguridad de los ciudadanos.

Una Nación, además, con una posición privilegiada

para las relaciones internacionales

gracias a su clara vocación universal,

a su historia y a su cultura.

Quienes nos visitan, invierten aquí o deciden vivir entre nosotros,

son testigos de todo ello, lo reconocen y lo destacan.

Es mucho, así pues, lo que hemos construido juntos,

lo que juntos hemos avanzado.

Y podemos sentirnos muy orgullosos

de los valores que inspiran a nuestros ciudadanos,

de la energía, la vitalidad y el dinamismo de nuestra sociedad

y de la solidez de nuestro Estado.

Y creo que es importante decirlo, no por una autoestima mal entendida

sino porque es una realidad contrastada

que debemos poner en valor.

Ante esa realidad

no debemos caer en los extremos,

ni en una autocomplacencia

que silencie nuestras carencias o errores,

ni en una autocrítica destructiva

que niegue el gran patrimonio cívico,

social y político que hemos acumulado.

Sin duda queda mucho por hacer, por mejorar y renovar.

Para ello es preciso tener una conciencia clara y objetiva

de nuestras fortalezas y de nuestras debilidades;

y además, tener una visión lo más realista y completa

de cómo y hacia dónde va el mundo.

Todo cuanto hemos logrado -como he comentado otras veces-

no se ha generado de manera espontánea.

Es el resultado, en última instancia,

de que millones de españoles, gracias a nuestra Constitución,

hemos compartido a lo largo de los años unos mismos valores

sobre los que fundamentar nuestra convivencia,

nuestros grandes proyectos comunes

o nuestros sentimientos e ideas.

Y de entre esos valores,

quiero destacar en primer lugar, el deseo de concordia

que, gracias a la responsabilidad, a los afectos,

la generosidad, al diálogo y respeto

entre personas de ideologías muy diferentes,

derribó muros de intolerancia, de rencor y de incomprensión

que habían marcado muchos episodios de nuestra historia.

En segundo lugar,

la voluntad de entendimiento y de integrar nuestras diferencias

dentro del respeto a nuestra Constitución,

que reconoce la diversidad territorial que nos define

y preserva la unidad que nos da fuerza.

Y en tercer y último lugar,

la defensa y el impulso de la solidaridad, la igualdad

y la libertad

como principios vertebradores de nuestra sociedad,

haciendo de la tolerancia y el respeto

manifestaciones del mejor espíritu cívico

de nuestra vida en común.

Esos valores llevan muchos años presentes entre nosotros

y constituyen una seña de identidad de la España de nuestros d/c>ias;

pero no podemos darlos por supuestos ni tampoco olvidar su fragilidad;

y por ello debemos hacer todo lo posible

para fortalecerlos y evitar que se deterioren.

El tiempo no se detiene y España no puede quedarse inmóvil,

ni ir por detrás de los acontecimientos.

Tiene que seguir recorriendo su camino,

sin encerrarse en si misma como en otras épocas del pasado

y levantando la mirada para no perder el paso

ante los grandes cambios sociales, científicos y educativos

que señalan el futuro.

Los desafíos que tenemos por delante no son sencillos

pero, como en tantas ocasiones de nuestra historia reciente,

estoy convencido de que los superaremos.

Confiemos en nosotros mismos,

en nuestra sociedad;

confiemos en España y mantengámonos unidos

en los valores democráticos que compartimos

para resolver nuestros problemas;

sin divisiones ni enfrentamientos

que solo erosionan nuestra convivencia

y empobrecen nuestro futuro.

Tenemos un gran potencial como país.

Pensemos en grande.

Avancemos con ambición.

Todos juntos.

Sabemos hacerlo y conocemos el camino.

Con ese ánimo y con ese espíritu, la Reina, nuestra hijas y yo,

os deseamos a todos -y de manera especial a cuantos estáis lejos,

trabajando y velando por nuestro país,

o prestáis aquí servicios esenciales en estas hora-

muy felices Pascuas y todo lo mejor para el Año Nuevo 2020.

Eguberri on.

Bon Nadal.

Boas festas.

(Himno nacional de España

Mensaje de Navidad de Su Majestad el Rey de 2019

Con ellos, ha ensalzado a una sociedad que "ha superado situaciones muy difíciles con una serenidad y entereza admirables, demostrando una gran resistencia y madurez", un mensaje del que se deduce también una aspiración del jefe del Estado.

Y es que, con el apoyo de esta instantánea, el rey ha dado su personal receta para afrontar los tiempos actuales, de los que ha reconocido su dificultad e "incertidumbre". "El progreso de un país depende, en gran medida, de sus ciudadanos, de la fortaleza de su sociedad y del adecuado funcionamiento de su Estado", ha sentenciado.

Especiales RNE - El Rey Felipe VI desea concordia, entendimiento, igualdad y democracia - Escuchar ahora

Por lo demás, el escenario del mensaje navideño del rey Felipe ha sido similar al de los últimos años, el Salón de Audiencias del Palacio de la Zarzuela. La decoración a su alrededor también ha sido como la de otras nochebuenas: un gran árbol de Navidad, un Misterio con el nacimiento del Niño Jesús, la Virgen María y San José, y, sobre la consola del fondo, además de una única fotografía, un ejemplar de la Constitución Española y, sobre él, un volumen histórico sobre La Insigne Orden del Toisón de Oro, de Patrimonio Nacional.

Noticias

anterior siguiente