Enlaces accesibilidad

Puigdemont, el gran ausente en la sentencia del 'procés'

  • El expresidente catalán cree que tras la sentencia se reactivará su extradición a España
  • Dos años después de su fuga a Bélgica, intenta recuperar el protagonismo perdido

Por
Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Puigdemont, el gran ausente del 'procés'

El expresidente catalán Carles Puigdemont dice que se levanta cada día pensando en que "sea el último en el exilio". Puede que el momento de volver a España se acerque tras la sentencia del 'proces', pero no como lo hubiera soñado.

Puigdemont está convencido de que habrá condena a sus excompañeros en el Govern y de que él será el siguiente. Tras dos intentos fallidos de la justicia española en Bélgica y en Alemania, ahora el expresidente espera que se reactive la euroorden en su contra y del resto de exconsejeros fugados a Bélgica, Toni CominMeritxel Serret y Lluis Puig, y que ahora se haga sobre la base de hechos probados por los jueces.

"Lo van a intentar seguro", decía hace dos semanas en rueda de prensa. Incluso iba más allá y aseguraba que las acusaciones pueden ser más graves. Tras las detenciones de varios miembros de los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) decía que las autoridades españolas "construirán un relato para acusarnos no sólo de rebelión sino de terrorismo".

No explica cómo, pero asegura que "está preparado" para afrontar lo que ocurra y que lo hará desde Bruselas, cerrando así los rumores sobre la posibilidad de fugarse a otro país donde sea más difícil una extradición a España. "Rotundamente, no", asegura.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - El Gobierno catalán ante la sentencia del 'procés' - Escuchar ahora

Protagonismo perdido

Puigdemont seguirá en Waterloo, donde en estos dos años su estela e influencia se ha ido apagando. Cuando llegó a Bruselas, hace ahora casi dos años, la sala de prensa donde ofreció sus primeras declaraciones estaba abarrotada. Micrófonos de medios de todos los países, cientos de periodistas, peleas por quién hacía la mejor foto y por quién preguntaba.

"Sólo cinco preguntas porque el presidente se tiene que ir", decían desde su equipo. Hubo tres en inglés, una en francés y una en catalán. Ninguna en castellano.

En cambio, su última rueda de prensa en el mismo lugar hace dos semanas fue muy diferente. Apenas hubo un par de medios internacionales y una cuestión en inglés, las demás en catalán o castellano. Y sin límite en la cantidad.

En su primera comparecencia, la abarrotada, Puigdemont dijo que venía a Bruselas "para hacer evidente el problema catalán en las instituciones europeas". Pero lo cierto es que en este tiempo no ha logrado más apoyos que el de los nacionalistas flamencos, que ya no forman parte del Gobierno belga. No ha encontrado soporte ni en la Comisión ni en el Parlamento Europeo.

Tanto el expresidente catalán como Toni Comín consiguieron escaño en la Eurocámara en las elecciones de mayo, pero no han podido tomar posesión de él, ni gozar, por tanto de inmunidad parlamentaria.

Las Mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Cronología del 'procés'

Respuesta desde Bélgica a la sentencia

Lejos quedan las ruedas de prensa multitudinarias, el interés por saber dónde vivía o la foto de los alcaldes nacionalistas con su bastón de mando peregrinando a Bruselas cuando Puigdemont se fugó tras la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña y la activación del artículo 155. Ahora se mantienen las reuniones periódicas con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y las de su grupo parlamentario, pero con mucho menos eco mediático.

Tal vez por eso, por recuperar parte del protagonismo, el expresidente catalán quiere capitanear desde Bélgica la respuesta a la sentencia. Anuncia que convocará una gran asamblea con cargos electos catalanes para estudiar cómo responder a las "condenas".

Pretende que vengan a Bruselas diputados, concejales, miembros de organizaciones sociales y no sólo de la órbita independentista, sino de "todas las fuerzas democráticas que quieran votar", decía hace dos semanas.

Los antiguos miembros del Govern que se fugaron a Bruselas repiten una y otra vez que la sentencia del ‘procés’ lo va a cambiar todo, que marcará un punto y final.

Puigdemont salió airoso de dos peticiones de extradición emitidas por la justicia española, veremos si hay una tercera y si es o no la vencida.

Noticias

anterior siguiente