Enlaces accesibilidad

La policía investiga como "terrorismo" la muerte a tiros de una periodista en Irlanda del Norte

  • Los hechos acaecieron la pasada noche en Londonderry
  • La policía apunta a disidentes republicanos como posibles autores de la muerte

Por
La policía investiga como "terrorismo" la muerte a tiros de una periodista en Irlanda del Norte

La policía norirlandesa investiga este viernes el asesinato a tiros de la periodista Lyra McKee durante los disturbios ocurridos este jueves por la noche en Londonderry -ciudad situada en la frontera con Irlanda-, en un acto considerado "terrorismo", cuya autoría atribuye presuntamente a disidentes republicanos.

La reportera, de 29 años y natural de Belfast, resultó gravemente herida en la cabeza sobre las 23.00 horas del jueves (hora local), después de que un pistolero enmascarado abriera fuego de forma indiscriminada contra efectivos policiales en el área de Creggan, una zona residencial llena de niños y adolescentes.

Al percibir la gravedad de lo ocurrido, los agentes trasladaron a McKee en un vehículo policial hasta el hospital de Altnagelvin, sin que se pudiera hacer nada por salvarle la vida.

En una rueda de prensa, el inspector jefe adjunto del servicio policial de Irlanda del Norte (PSNI), Mark Hamilton, ha apuntado este viernes como "probable" autor de los disturbios al llamado Nuevo IRA, al que culpó de perpetrar un acto "premeditado" y "horrendo".

"Creemos que esto es un acto terrorista, que ha sido perpetrado por disidentes republicanos violentos. Nuestra valoración en este momento es que es probable que el Nuevo IRA esté detrás y esto constituye nuestra primera línea de investigación", ha revelado.

Noche de actos violentos

Los disturbios se desataron en respuesta a una operación previa que llevaba a cabo la policía, con redadas en varias propiedades de la zona en busca de armas de fuego a fin de evitar posibles ataques de disidentes republicanos durante este fin de semana de conmemoración de la independencia de la República de Irlanda.

Los agentes contabilizaron más de 50 lanzamientos de cócteles molotov contra coches de la policía y señalaron que se quemaron dos vehículos del cuerpo en la ola de violencia. "Sacar un arma de fuego y disparar en la calle en una zona residencial donde saben que hay muchísimas personas es un acto calculado y despiadado, solamente diseñado para herir y matar", ha subrayado Hamilton a la prensa.

La malograda reportera era una civil "perfectamente inocente", que perdió la vida "en un acto horrendo, innecesario y totalmente injustificado", ha remachado. "Esto no solo supone el asesinato de una mujer joven, sino el ataque, una vez más, contra las personas de esta ciudad", ha añadido.

El Nuevo IRA, conformado por varios grupos armados opuestos al proceso de paz, se atribuyó recientemente la responsabilidad de los envíos a Londres y Glasgow de varios paquetes bomba. La amenaza que representa para la policía en Irlanda del Norte es elevada. Ese grupo fue responsable también de la explosión de un coche bomba a las afueras de un tribunal de Derry el pasado enero.

La llamada "salvaguarda" irlandesa, contenida en el acuerdo del 'Brexit' (salida del Reino Unido de la Unión Europea), consensuado entre Londres y Bruselas, ha generado malestar entre esos grupos disidentes en los últimos meses.

Según señalan este viernes medios locales, la víctima, que no estaba trabajando como periodista cuando recibió las balas, se había mudado a Derry hacía poco tiempo para vivir con su pareja. 

McKee era editora del portal informativo de California Mediagazer, que cubría noticias de la industria de los medios de comunicación. En 2016, la revista Forbes la incluyó en su lista de 30 periodistas menores de 30 años y se encontraba preparando un libro, cuya publicación se preveía para 2020.

Políticos y periodistas lamentan la muerte de la joven

Su muerte ha sido condenada desde todos los sectores políticos y periodísticos. La ministra para Irlanda del Norte, Kaen Bradley, se ha mostrado este viernes "profundamente en 'shock' y entristecida" por lo ocurrido y ha remarcado que los "responsables de la violencia no tienen nada que ofrecerle a nadie en Irlanda del Norte. Sus acciones intolerables son rechazadas por una mayoría abrumadora de personas".

La primera ministra británica, Theresa May, ha calificado en un tuit de "sinsentido" el asesinato de McKee, a quien sus colegas han recordado como una profesional "íntegra, valiente y comprometida".

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, ha transmitido su "solidaridad a la gente de Derry y a toda la comunidad periodística". "No podemos permitir que los que quieren propagar la violencia, el miedo y el odio nos arrastren hasta el pasado", ha afirmado.

También el presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani, ha lamentado el asesinato de la periodista y ha pedido que las autoridades arrojen "toda la luz" sobre el suceso. "No podemos aceptar que aquellos que tienen la tarea de informar y buscar la verdad paguen con sus vidas".

Por su parte, el número dos del opositor Partido Laborista, Tom Watson, ha apuntado en su cuenta de Twitter: "Otra pérdida sin sentido de una vida joven. Hoy es un día muy triste".

La líder del Partido Democrático Unionista (DUP), Arlene Foster, ha considerado "descorazonador que un Viernes Santo, 21 años después de firmarse el Acuerdo de Belfast, haya quien aún piense que la violencia es la manera de solucionar las cosas". "Éste ha sido un ataque contra todos en Irlanda del Norte", ha asegurado.

Desde el Sindicato Nacional de Periodistas (NUJ), la secretaria general, Michelle Stanistreet, ha recordado a McKee como una de las periodistas "más prometedoras" de Irlanda del Norte.

Estos hechos coinciden con la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, quien encabezó este jueves una delegación del Congreso en Londonderry, como parte de un viaje para mostrar su apoyo al acuerdo de paz que los políticos de Washington ayudaron a negociar.

Noticias

anterior siguiente