Enlaces accesibilidad

Los mineros están a menos de un metro de Julen tras excavar más de tres metros de la galería horizontal

  • La dureza del terreno ha obligado hasta ahora a los especialistas a realizar cuatro microvoladuras controladas
  • Llevan ya más de 24 horas excavando y no han dado plazos de tiempo de lo que queda por hacer

Por
La excavación de la galería horizontal para llegar hasta Julen ha avanzado hasta los 3,15 metros
La excavación de la galería horizontal para llegar hasta Julen ha avanzado hasta los 3,15 metros. EFE Daniel Pérez

Los efectivos de la Brigada de Salvamento han excavado tres metros y treinta y cinco centímetros de la galería horizontal para llegar al lugar donde se cree que está Julen, el niño de 2 años que cayó el pasado 13 de enero en un pozo en Totalán (Málaga), con lo que quedaría apenas medio metro por perforar.

Desde el mediodía, han tomado tierra en la zona de trabajo tres helicópteros, el primero de ellos con material explosivo que había recogido en Sevilla para que el dispositivo no se quedara en ningún momento sin provisiones de este material para hacer microvoladuras que ayuden a desmoronar la roca.

Un segundo y tercer helicóptero han trasladado desde Palma de Mallorca y desde Cantabria a cuatro guardias civiles del Equipo de Montaña, especialistas en espeleología y microvoladuras (dos de cada sitio), para reforzar el dispositivo de rescate por si fuera necesario hacer relevos.

La dureza del terreno encontrado en la perforación de esta galería horizontal ha obligado hasta ahora a los especialistas a realizar cuatro microvoladuras controladas, la última de ellas esta misma tarde, que ha sido "extremadamente precisa" porque los rescatadores están muy cerca de donde creen que se halla el niño, ha explicado el portavoz de la Guardia Civil, Jorge Martín.

Cada una de estas microvoladuras supone un proceso de más de dos horas, entre que se perforan los orificios donde se colocarán las cargas, se instalan éstas, se procede a la detonación y se extrae el aire contaminado y los gases que se concentran en el túnel.

En esas microvoladuras se requiere la intervención de la Guardia Civil. De hecho, efectivos de dicho cuerpo también forman parte del equipo de rescate, junto a los mineros y miembros del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga. El portavoz de la Guardia Civil de Málaga, Jorge Martín, ha incidido este viernes en que la montaña es la que está marcando el ritmo de trabajo, dada su extrema dureza.

Una vez que se acceda al lugar donde está el niño, los mineros dejarán el rescate de Julen en manos de la Guardia Civil, según ha indicado Martín.

Vecinos y amigos de Totalán han acompañado a los padres de Julen, en la dura espera de la fase final del rescate. Con cánticos, los acompañantes transmitían sus ánimos a la familia del niño atrapado. Una vigília que concentró a unas 200 personas y que finalizaba hacia las cuatro de la madrugada. Silencios, aplausos, y muchas emociones.

Dentro de la normalidad

Por su parte, el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Francisco Delgado Bonilla, ha explicado a los periodistas que por ahora la operación discurre dentro de la normalidad y ha destacado que pese a la dificultad del trabajo y la dureza extrema de las rocas todo va bien en un rescate que ha calificado de "inédito, con decisiones complicadas en tiempo récord".

Delgado Bonilla ha recordado que los mineros se están jugando la vida y ha indicado que los primeros que tienen que conocer los avances de los trabajos son los padres de Julen, que están en continúo contacto con los psicólogos.

Ha indicado que están atentos a cualquier incidencia o necesidad y que no están "escatimando en nada. Todos los bomberos del consorcio quieren echar una mano. Estamos trabajando sin descanso y sin desánimo".

Más de 24 horas de trabajo

La brigada minera, que empezó a trabajar a las 17.33 horas de este jueves en la excavación de la galería horizontal, cifró inicialmente en 24 horas el tiempo necesario para excavarla de forma manual pero ese plazo ya ha transcurrido en su totalidad.

Se trata de una operación laboriosa porque los mineros deben subir y bajar de dos en dos en una cápsula a través del túnel.

El terreno donde se encuentra el pozo ya presentó dificultades de dureza cuando se perforó un túnel vertical paralelo al pozo de 60 metros, lo que demoró el plazo inicial establecido para este trabajo, previo al de los mineros.

Noticias

anterior siguiente