Enlaces accesibilidad
Asesinato

La familia de Laura Luelmo pedirá prisión permanente revisable para el asesino confeso

  • El asesino confeso deja la Comandancia de la Guardia Civil para pasar a disposición judicial
  • Hoy acaba el plazo máximo de detención de 72 horas establecido en la ley

Por
Imagen de las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva
Imagen de las puertas de la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva donde Bernardo Montoya ha estado detenido. Julián Pérez

La familia de Laura Luelmo, la profesora zamorana cuyo cadáver apareció el pasado lunes a las afueras de El Campillo (Huelva), y que ejercerá la acusación particular, ha asegurado este viernes que va a pedir para Bernardo Montoya, el autor confeso del crimen, la aplicación de la prisión permanente revisable.

En declaraciones a los periodistas a su llegada a los juzgados de Valverde del Camino (Huelva), la letrada que representará a esta familia, Patricia Catalina, también delegada en Andalucía de la asociación Clara Campoamor, ha asegurado que van a pedir la prisión permanente revisable, que es la máxima pena privativa de libertad que existe en el Código Penal español.

Se trata de una pena de cárcel, en principio por tiempo indefinido, sujeta a revisiones que pueden servir para que el reo recupere la libertad.

Al respecto, Catalino, al haber secreto de sumario de las actuaciones, ha declinado realizar más declaraciones aunque ha agradecido, en nombre de la familia, el respeto mostrado hacia ellos. "Ahora mismo está todo secreto, en cuanto se levante podremos estudiar con la Fiscalía y presentar una acusación formal", ha remarcado la letrada.

Traslado de Montoya desde la Comandancia

Aunque en un principio estaba previsto que el traslado de Montoya fuese directamente desde la Comandancia de la Guardia Civil de Huelva a los juzgados de Valverde, para ponerlo a disposición de la titular del Juzgado de Instrucción número uno, encargado de la investigación, por el momento Montoya no ha llegado a esta sede judicial aunque los agentes ya están acordonando la zona.

Montoya ha abandonado la Comandancia alrededor de las 9.15 horas custodiado por varios agentes y ha sido introducido en una patrulla de la Guardia Civil, que va acompañado por una segunda de escolta.

En ese momento, alrededor de medio centenar de vecinos que se encontraban a las puertas de estas dependencias lo han increpado al grito de "asesino" y se han abalanzado sobre el coche para insultarlo y mostrar rabia e indignación.

Montoya fue detenido el pasado martes a mediodía. Entonces fue trasladado al Cuartel de la Guardia Civil de Valverde y posteriormente al de la capital, donde se le tomó declaración al día siguiente y confesó haber acabado con la vida de la joven. El plazo máximo de detención de 72 horas establecido en la ley acaba este viernes a las 13.00 horas.

Noticias

anterior siguiente