Enlaces accesibilidad

El Open Arms viaja a Barcelona "no porque sea la mejor decisión, sino porque no hay otra" y con los puertos cerrados para repostar

  • Agradecen al Gobierno español la asignación del puerto, aunque "no es el lugar óptimo para ir"
  • La tripulación, triste por saber que han muerto 100 personas cerca de ellos que no pudieron rescatar

Por
Open Arms: "No vamos camino a Barcelona porque sea la mejor decisión, sino porque no hay otra"

"No vamos a Barcelona porque sea la mejor decisión, sino porque no hay otra". Así de claro se ha mostrado Óscar Camps, fundador de Proactiva Open Arms, quien ha hablado en Radio Nacional de España (RNE) sobre el hecho de que la ONG española tenga que ir a la Ciudad Condal "con muy poco combustible" para desembarcar a los 60 migrantes rescatados este sábado.

Camps ha denunciado la actitud de Malta e Italia. "Nos han cerrado todos los puertos, no nos dejan repostar", ha señalado el fundador de Proactiva Open Arms, quien también ha querido dejar claro que en ningún momento han podido entrar o salir de la isla y que ha criticado la postura que mantiene el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, que ha vetado a las ONG.

"Tenemos que agradecer al Gobierno español de que en tan poco tiempo nos haya podido asignar un puerto de desembarque. No es el lugar óptimo para ir, pero volvemos a casa con muy poco combustible porque no nos queda otra", ha señalado Camps a RNE.

Open Arms: "No vamos camino a Barcelona porque sea la mejor decisión, sino porque no hay otra"

Tristeza por el naufragio en el que murieron 100 personas

A bordo del barco de Open Arms viajan 60 personas de 14 nacionalidades: ocho palestinos, ocho de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Burkina Faso, otro de Costa de Marfil, cuatro eritreos, ocho egipcios, tres de República Centroafricana, dos de Camerún, dos etíopes, seis libios, ocho de Bangladesh y un guineano.

"Estamos atendiendo a estas personas que rescatamos un poco más animados", ha afirmado Camps, para quien "es muy cómodo" atender a ese número de personas, acostumbrados a llevar en la nave a 500.

No obstante, la tripulación del Open Arms no olvida el naufragio de una patera cerca de aguas libias. "La tristeza de saber que han muerto cien personas a pocas millas de nuestra posición y que no pudimos ayudarlas, todavía no desaparece de nuestras cabezas", ha asegurado Óscar Camps.

Se espera que el barco llegue dentro de tres días a Barcelona, "entre las 10 y las 12 horas" del miércoles, según han asegurado a Efe fuentes de esta oenegé. Tres administraciones -el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat catalana y el Gobierno- trabajan de forma conjunta para organizar la llegada de los rescatados y aplicar los protocolos establecidos.

Italia y Malta cierran sus puertos a las ONG

Matteo Salvini acusa a las ONG que salvan inmigrantes en el Mediterráneo de fomentar el tráfico de seres humanos. El Gobierno de Italia ha decidido prohibir el atraque de los barcos de estas organizaciones en territorio italiano, ni siquiera para aprovisionarse.

De hecho, el Ministerio de Infraestructuras transalpino anunció este viernes que prohibía el acceso a uno de los puertos del país al barco Astral, el otro con el que opera Proactiva, "por motivos de orden público", después de que se solicitara permiso para repostar y relevar su tripulación.

Una política similar ha impulsado Malta, que impedirá que las ONG usen sus servicios portuarios hasta que se aclare el caso de la nave de la organización alemana Lifeline, a la que permitió el acceso el pasado miércoles con 233 inmigrantes tras seis días a la deriva.

Noticias

anterior siguiente