Enlaces accesibilidad
Caso Skripal

La toxina que envenenó al exespía ruso y su hija fue depositada en la puerta de su casa, según la investigación

  • Allí se habría producido el primer contacto con el veneno, según la Policía
  • Moscú pide a Londres que colabore en la investigación abierta en Rusia

Por
Entrada principal del domicilio del exespía ruso envenenado en Reino Unido
La investigación británica apunta al domicilio de Skripal como el lugar donde, supuestamente, se produjo el primer contacto con el veneno. AFP PHOTO / Chris J Ratcliffe

El exespía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenados con una toxina nerviosa de uso militar que había sido depositada en la puerta principal de su casa de Salisbury, en Reino Unido, según ha desvelado la Policía Antiterrorista británica. Ese habría sido el primer punto de contacto que tuvieron con el veneno, según la investigación. Al mismo tiempo, Moscú ha pedido de forma oficial a Londres que le comunique los resultados de esa investigación y realice pruebas adicionales para esclarecer lo sucedido a la hija de Skripal, la única sobre la que Rusia está investigando.

"Hasta ahora, los especialistas han identificado la mayor concentración del agente nervioso en la entrada principal del domicilio", señala el comunicado difundido este jueves por Scotland Yard.

Las primeras pesquisas de la Policía británica apuntaban a que el envenenamiento se podría haber producido en un restaurante de Salisbury.

Skripal -de 66 años y antiguo coronel del servicio militar de inteligencia ruso que delató a decenas de agentes rusos ante el MI6 británico- y su hija Yulia, de 33 años, fueron encontrados el pasado 4 de marzo, inconscientes y en estado crítico, en un banco público de la ciudad de Salisbury, donde residían. Las autoridades británicas han advertido que, debido al envenenamiento, podrían sufrir daños cerebrales permanentes.

Este ataque, considerado el primero realizado con armas químicas en suelo europeo desde la II Guerra Mundial, ha provocado un enfrentamiento con Moscú, al que Londres acusa de estar detrás del envenenamiento. Hasta el momento, y como represalia, los países occidentales han expulsado de sus territorios a 130 diplomáticos rusos.

El Kremlin solicita la colaboración británica para su propia investigación

Sin embargo, el Kremlin niega esas acusaciones: asegura que no posee Novichok -la toxina desarrollada por el Ejército soviético y señalada por los investigadores británicos como causante del envenenamiento- e insiste en sus sospechas de que los servicios secretos de Reino Unido intentan culpar a Moscú para desatar un sentimiento anti-ruso.

Este jueves, un comité establecido en Rusia para investigar lo sucedido a Yulia Skripal ha informado del envío de una comisión rogatoria a Reino Unido para solicitar la colaboración de las autoridades británicas.

Moscú ha pedido a Reino Unido que "realice determinadas pruebas para tratar de establecer las circunstancias del crimen, así como que le facilite copias del material de la investigación criminal" británica.

En concreto, solicita "los resultados de la inspección del lugar donde Yuli Skripal fue hallada inconsciente" y "los resultados de su examen médico".
 

Noticias

anterior siguiente