Enlaces accesibilidad
Tiroteo en Florida

Los alumnos del instituto en Parkland retoman las clases: "Estoy esperando a ver cuándo me golpean mis emociones"

  • El instituto ha reabierto este miércoles, dos semanas después de la masacre
  • Los 3.000 estudiantes han acudido nerviosos y angustiados, aunque esperanzados
  • Grupos de voluntarios, asesores, animales de terapia y policías los han recibido

Por
Los estudiantes del instituto de Parkland retoman las clases

Los 3.000 alumnos del instituto Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, han vuelto a las clases este miércoles dos semanas después del tiroteo en el que murireron 17 personas y varias resultaron heridas a manos de un exalumno

Sin libros, ni mochilas, angustiados pero también tranquilos, los estudiantes han regresado al lugar de la tragedia pasadas las 7:40 horas, con sentimientos encontrados sobre la vuelta. El objetivo de esta jornada era volver al lugar de la masacre, buscar apoyo entre los compañeros y, sobre todo, conversar para vencer el miedo.

Muchos han asegurado que quieren recuperar ese sentido de la normalidad, pero otros siguen asustados. "Me siento un poco raro, angustiado. Va a ser diferente", ha explicado uno de ellos, mientras que otra joven ha destacado que la masacre "ha sido lo más extraño que he experimentado en mi vida". 

Un superviviente de la matanza de Parkland: "Era uno de mis mejores amigos, no esperaba que se fuera a morir"

Flores y animales de terapia para suavizar la transición

Dentro de la escuela, grupos de voluntarios formados por familiares, amigos y vecinos se han unido a los agentes policiales para levantar carteles de bienvenida. Fuera, otros han acudido con carteles de apoyo, flores y dulces, que han ido entregando a cada alumno.

La junta del condado de Broward se ha propuesto como misión propia logar que la transición sea lo más posible para los estudiantes, profesores y demás empleados. Estos últimos ya volvieron al escenario de la tragedia la pasada semana para recuperar sus objetos personales. 

Casey Sherman, superviviente de 17 años, llegaba a la escuela con incertidumbre: "Estoy esperando a ver cuándo me golpean mis emociones porque estoy segura de que lo harán en algún momento.Pero por ahora, estoy bien", ha explicado. "Lo importante de esto no es cómo se cae, sino cómo uno se levanta [...] porque vamos volver y a levantarnos", ha asegurado esperanzada.

No sé si alguna vez se llega a estar listo para esto

"No sé si alguna vez se llega a estar listo para esto, porque empezamos el día con la clase en la que todo ocurrió", ha indicado otro estudiante. 

Además, varios asesores han acudido al campus para brindar "amor y comprensión" y ayudar a los estudiantes a "volver tranquilamente" a las clases, ha explicado el superintendente de la junta, Robert Runcie. Mientras, perros de terapia, un burro y dos caballos han recibido a los alumnos para liberar su estrés.

Vecinos, familiares y amigos apoyan a los alumnos de Parkland a su vuelta al instituto
Vecinos y familiares apoyan a los alumnos de Parkland

Vecinos y familiares apoyan a los alumnos de Parkland REUTERS / Mary Koeth

Inquietud ante la presencia policial

Unos 50 oficiales uniformados de granate y blanco, los colores de la escuela, han escoltado la vuelta a clase, cuya presencia ha incomodado a muchos alumnos. "Estamos acostumbrados a volver a la escuela, no a tener un millón de policías en el parking", ha explicado otro estudiante a los medios.

Todo en un día en que el horario de las clases ha comenzado en el cuarto periodo, la misma hora a la que ocurrió el tiroteo, para ayudar a los jóvenes a afrontar el trauma cuanto antes. El edificio donde tuvo lucar la masacre ha permanecido cerrado y acordonado por el cordón policial, y los legisladores estatales han iniciado ya una campaña en la escuela para derribarlo y convertirlo en un monumento en honor a las víctimas. 

No tengo miedo

Otros como Sean Cummings (16), se han armado de valor y han dejado el miedo atrás: "No tengo miedo. Solo que es raro volver después de todo lo que pasó", ha asegurado a AFP. "Es agradable que todo el mundo esté aquí", afirma.

Entretanto, el mismo día en que el centro ha reabierto sus puertas, el debate sobre las armas en Estados Unidos sigue de actualidad. Así, durante la mañana, De Dick Sporting Goods, una de las cadenas de distribución de productos destinados a la caza y actividades de ocio al aire libre de Estados Unidos, ha anunciado que dejará de vender fusiles de asalto inmediatamente y que no venderá ningún arma a menores de 21 años. 

Nacido en Alcobendas pero residente en Estados Unidos desde hace lustros, Calderón es uno de los impulsores del movimiento Never again (Nunca más), la plataforma para reclamar mayores restricciones de las armas de fuego que han creado varios de los supervivientes de la matanza de Parkland.

Este martes, los padres de las víctimas del tiroteo se unieron a los alumnos, en campaña contra las armas, y presionaron a los legisladores de Florida para cambiar las leyes y elevar la edad mínima de compra de armas de los 18 a los 21, ley que salió adelante con 23 votos a favor y 6 en contra. Otra de las propuestas de la nueva ley implica que los profesores reciban entrenamiento por parte del sherif y puedan llevar armas en las escuelas, tal como sugirió el presidente Donald Trump en su encuentro con los supervivientes, a lo que el instituto se opone.

Noticias

anterior siguiente