Enlaces accesibilidad

El Gobierno recurre al Constitucional la reforma del reglamento del Parlamento catalán

  • El Gobierno pide la suspensión de dicha modificación
  • La reforma permite a los independentistas la aprobación 'exprés' del referéndum
  • Rajoy advierte de que no habrá referéndum independentista el 1 de octubre
  • Mantiene su disposición al diálogo

Por
Rajoy: "No habrá referéndum el 1 de octubre porque el TC ha dicho que es inconstitucional y por lo tanto ilegal"

El Gobierno ha presentado este viernes ante el Tribunal Constitucional (TC) el recurso contra la reforma del reglamento del Parlamento catalán, aprobada esta semana, y pide su inmediata suspensión.

Según la información facilitada por el Gobierno, el recurso de inconstitucionalidad invoca al artículo 161.2 de la Constitución con el fin de que se suspenda lo impugnado. Ese artículo dice que cuando el Gobierno impugne disposiciones o resoluciones adoptadas por los órganos de las comunidades autónomas, la impugnación producirá la suspensión de lo recurrido, pero el TC deberá ratificarla o levantarla en un plazo no superior a cinco meses.

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) se reunirá el próximo lunes, a partir de las 17.30 horas, para decidir sobre la admisión a trámite del recurso.

El recurso lo ha anunciado en rueda de prensa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tras el Consejo de Ministros que ha analizado el informe del Consejo de Estado que avala el recurso de inconstitucionalidad por entender que el nuevo reglamento de la Cámara catalana vulnera el derecho de participación política en condiciones de igualdad reconocido en el artículo 23.2 de la Constitución así como el artículo 29 del Estatuto de Autonomía de Cataluña, que regulan el derecho de los ciudadanos a participar en los asuntos públicos a través de sus representantes al impedir el trámite de enmiendas".  

Un informe que ha servido de base al Consejo de Ministros para aprobar el acuerdo por el que se recurre la nueva redacción del artículo 135.2 del reglamento del Parlamento de Cataluña, introducida por la reforma parcial que salió adelante en el pleno de la Cámara del pasado miércoles.

Dicho procedimiento se caracteriza por la reducción de los trámites parlamentarios con el fin de acelerar el proceso al excluir la necesidad de unanimidad de todos los grupos parlamentarios, sin poder debatir ni presentar enmiendas a la totalidad y/o al articulado. Algo que permitiría a los partidos independentistas una aprobación 'exprés' del referéndum del 1 de octubre.

"No habrá referéndum el 1 de octubre"

El presidente del Gobierno ha advertido que "no habrá referéndum el 1 de octubre" y ha argumentado que no lo habrá "porque el TC ha dicho claramente que es inconstitucional y por lo tanto ilegal" y porque va directamente contra la propia arquitectura constitucional que "ha dado a Cataluña el mayor nivel de autogobierno de toda su historia".

Aunque ha insistido en que él siempre ha estado dispuesto "a dialogar de la mejor manera en beneficio de todos", ha recalcado que lo que "nadie puede pretender" es que negocie la ruptura de la Constitución, que no es patrimonio suyo, ni del Gobierno, sino del conjunto de los españoles. Rajoy ha recordado que "no le corresponde a él decidir el futuro de Cataluña sino que le corresponde a todos los españoles".

Rajoy ha hecho hincapié en que hay que "exigir el cumplimiento de la ley" porque de no hacerlo no podrían pedir a cualquier ciudadano que cumplan las leyes. Además, ha recordado que mantiene la determinación de defender la ley "con la serenidad y la mesura que le brindan los instrumentos del Estado de derecho".

El Gobierno vela por la legalidad

Rajoy ha argumentado que con este recurso el Gobierno cumple con su obligación de velar por la legalidad, defendiendo a la vez a las instituciones autonómicas catalanas y a sus funcionarios, que "no pueden ser utilizados al servicio de una actuación abiertamente contraria al derecho".

El jefe del Ejecutivo ha señalado que la reforma del reglamento del Parlamento catalán tiene como objetivo aprobar por el trámite de urgencia "y sin las mas elementales garantías democráticas" las leyes con las que se pretende liquidar la Constitución española y el propio Estatuto de Autonomía.

Rajoy ha recordado que la patronal catalana pidió a la Generalitat que renuncie a sus planes rupturistas y que incluso el letrado mayor del Parlamento se ha mostrado contrario, lo que demuestra que "la sociedad catalana es muy plural y de talante muy moderado".

Noticias

anterior siguiente