Enlaces accesibilidad
Crisis en Venezuela

Maduro tilda de ilegal el referéndum que plantea la oposición sobre su proceso constituyente

  • El presidente defiende que solo el Poder Electoral puede organizar votaciones
  • La oposición convocará un referendo para el 16 de julio en la Asamblea Nacional

Por
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto reciente
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en un acto reciente. REUTERS

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha situado este martes al margen de la legalidad el referéndum que la oposición plantea convocar sobre su propuesta para iniciar un proceso que modifique la actual Constitución, al asegurar que cualquier consulta popular impulsada al margen del Poder Electoral es inconstitucional.

Maduro devuelve así las acusaciones de la oposición, que, a su vez, ha calificado de inconstitucionales varias decisiones del Ejecutivo y, en concreto, la pretensión de elegir una Asamblea Nacional Constituyente que renueve la actual Carta Magna, un movimiento que se percibe como un intento del chavismo para perpetuarse en el poder.

De hecho, el referéndum que plantea la coalición opositora a través de la Asamblea Nacional, en la que dispone de mayoría, busca revelar que la iniciativa gubernamental carece de respaldo ciudadano y forzarle a convocar elecciones presidenciales anticipadas. Así, el objetivo es celebrar la consulta el 16 de julio, dos semanas antes de la elección de la Asamblea Constituyente.

Sin embargo, Maduro ha salido al paso con una intervención en la que ha leído varias disposiciones de la Constitución vigente en el país, aprobada en 199 por iniciativa de Hugo Chávez, y ha asegurado que el Consejo Nacional Electoral es "el único poder que puede organizar" cualquier proceso de votaciones.

"Para uno convocar consultas públicas de carácter nacional refrendarias, tipo referéndum, amerita cumplir un conjunto de requisitos y mecanismos constitucionales y nadie puede pretender convocar consultas públicas que tengan carácter vinculante violando la constitución los derechos establecidos aquí, o por su cuenta, a lo loco", ha argumentado Nicolás Maduro.

Venezuela cumple tres meses de protestas antichavistas que dejan un saldo de más de 80 muertos

Desmantelar el estado constitucional

En su intervención, rodeado de cargos públicos oficialistas, Maduro ha reafirmado su apuesta por la Asamblea Constituyente como único camino hacia "la paz" y para avanzar en el legado del fallecido expresidente Hugo Chávez. Así, los venezolanos están llamados a las urnas por el Gobierno el próximo 30 de julio para elegir a quienes deben redactar una nueva Carta Magna, a la que se opone la oposición, que ha anunciado que boicoteará la jornada electoral.

En respuesta, el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, anunciaba este lunes que pedirá a la Cámara que convoque a los venezolanos a una consulta ciudadana para que aprueben o rechacen el proceso constituyente, un referendo que preguntará también los ciudadanos sobre la organización de nuevas elecciones y la formación de un Gobierno de "unidad" que sustituya al actual Ejecutivo.

Maduro, en cualquier caso, rechaza que eso sea posible: "Nadie puede pretender instalar un Estado paralelo, ilegal, inconstitucional, improvisado", ha recalcado, además de aludir al "desmantelamiento del estado constitucional" de Hitler, Mussolini o Franco en Alemania, Italia y España.

Nadie puede pretender imponerle al país un evento político que no tiene visos de constitucionalidad y legalidad

"Nadie puede pretender imponerle al país un evento político que no tiene visos de constitucionalidad y legalidad", ha apostillado el jefe del Estado.

Noticias

anterior siguiente