Enlaces accesibilidad

Ford reforzará la producción "en casa" con una inversión de 1.200 millones en tres plantas de EE.UU.

  • La firma espera generar 130 puestos de trabajo en Michigan con la inversión
  • Trump, cuyas amenazas hicieron a Ford cambiar de planes, celebra la noticia
  • El anuncio es parte del acuerdo sindical pactado en 2015, según la prensa local

Por
El logotipo de Ford en una imagen de archivo.
El logotipo de Ford en una imagen de archivo. REUTERS/Athit Perawongmetha

El gigante automovilístico de EE.UU. Ford ha anunciado este martes una inversión de 1.200 millones de dólares en tres plantas de Michigan para reforzar la producción "en casa" tras el cambio de planes de la compañía provocado las amenazas del presidente Donald Trump de imponer sanciones si no aumentaba sus empleos en el país.

No obstante, según informan los medios locales recogidos por la agencia Efe, estas inversiones forman parte del acuerdo con el sindicato de trabajadores del automóvil pactado en 2015.

De este modo, Ford invertirá 850 millones en la planta de Wayne para fabricar los nuevos modelos Bronco y Ranger; 150 millones para aumentar la capacidad de la Romeo, centrada en piezas y componentes; y 200 millones adicionales en el centro de datos de Flat Rock con los que prevé generar un total de 130 nuevos empleos.

"En Ford, estamos invirtiendo con agresividad para incrementar nuestras fortalezas (...) Como el principal productor de automóviles de EE.UU., estamos orgullosos de avanzar aún más en nuestros compromiso de invertir en manufacturas aquí en casa", ha indicado el presidente de Ford Joe Hinrichs en un comunicado.

Trump:  "Las compañías de coches están volviendo a EE.UU."

El anuncio de la compañía se produce pocas horas después de que Trump adelantase desde su cuenta de Twitter la noticia. "Gran anuncio de Ford hoy. Enorme inversión en tres plantas de Michigan. Las compañías de coches están volviendo a EE.UU.. ¡Empleos! ¡Empleos! ¡Empleos!, ha exclamado el presidente en la red social.

En enero, Ford suprimió sus planes para abrir una fábrica en México por valor de 1.600 millones, y en su lugar aumentó las operaciones en EE.UU. con 700 nuevos empleos, poco después de que Trump advirtiese directamente a la compañía de represalias si continuaba con sus proyectos de trasladar parte de sus operaciones fuera de las fronteras estadounidenses.

Otras empresas como Toyota o General Motors también han recibido amenazas del presidente, quien ha subrayado como prioridad de su mandato devolver empleos al sector industrial estadounidenses en el marco de una agenda de nacionalismo económico y proteccionismo comercial, que han provocado aumento de inversiones y traslado de la producción hacia EE.UU.

Noticias

anterior siguiente