Enlaces accesibilidad

Los últimos mamuts de América

  • Una población sobrevivió de manera aislada en Alaska
  • Se extinguió 5.000 años más tarde que las del resto del continente
  • Su desaparición coincidió con un período prolongado de escasez de agua

Por
La población de mamuts de la isla de Sant Paul vivió hasta hace aproximadamente 5.600 años.
La población de mamuts de la isla de Sant Paul vivió hasta hace aproximadamente 5.600 años. THINKSTOCK

Una población de mamuts de Alaska vivió 5.000 años más que el resto de su especie en el continente americano. La investigación, realizada por la Universidad de Alaska y registrada en la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, ha determinado que la extinción de este reducto coincidió con una fase seca y con una pérdida de calidad en el agua de la isla de Sant Paul, en el estrecho de Bering, donde vivían los mamuts.

El director del Alaska Stable Isotope Facility de la Universidad de Alaska y coautor del estudio, Matthew Wooller, ha explicado que los mamuts quedaron atrapados en la isla cuando los niveles del mar de Bering subieron. También ha afirmado que, mientras el resto de la especie habitó el continente hasta hace 10.600 años, en Alaska, 5.600 años atrás todavía habia poblaciones. La investigación también ha destacado que no se han encontrado evidencias de que hubiera humanos viviendo durante dicha era en la isla.

Para alcanzar estas conclusiones, los investigadores han cruzado, por una parte, los datos extraídos de los huesos y dientes de los mamuts y, por otra parte, los de los restos de organismos acuáticos que vivían en los lagos de agua dulce de la isla estadounidense.

"Los organismos que vivían en los lagos retienen pruebas sobre sus cuerpos, lo que ha permitido a los investigadores averiguar que los niveles de los lagos disminuyeron", ha comentado la organización. Igualmente, ha añadido que en la época previa a la extinción de los mamuts la calidad del agua se redujo.

Asimismo, el estudio ha podido concluir, a tráves de un análisis con isótopos de nitrógeno sobre los restos de los mamuts en el fondo de los lagos, que las condiciones fueron "más secas" para éstos. De este modo, la isla fue convirtiéndose en un lugar con "reducidas oportunidades" para los mamuts a la hora de encontrar agua. La edad, por otro lado, fue descubierta por dataciones radiológicas sobre los huesos y con un margen de error de 80 años.

Vulnerabilidad de las pequeñas poblaciones

La investigación también ha determinado que esta situación ha demostrado la vulnerabilidad a la que están expuestas las pequeñas poblaciones a un cambio climático. De igual forma, el profesor Wooller ha añadido que la investigación podría ser relevante para el cambio climático actual.

Finalmente, el estudio ha contado con la colaboración de investigadores de Canáda y Estados Unidos y ha sido liderado por el profesor de la Pennsylvania State University, Russ Graham.

Noticias

anterior siguiente