Enlaces accesibilidad

Golpe de estado en Turquía

Más de 6.000 detenidos en Turquía entre militares y miembros de la judicatura tras el golpe fallido

  • Al menos 34 generales han sido arrestados
  • Erdogan asegura que continuará la purga hasta acabar con el "virus"
  • El Gobierno asegura tener el control total

Por
Prosiguen las detenciones en Turquía, que trata de recuperar la normalidad

Hasta 6.000 personas han sido detenidas hasta el momento en Turquía en relación con el fallido golpe de Estado contra el presidente, Recep Tayyip Erdogan, según la cadena de televisión NTV, que cita al ministro de Justicia, Bekir Bozdag.

Desde que fracasara la intentona, han sido arrestados militares de distinto rango, jueces y fiscales, todos ellos supuestamente relacionados con la red del clérigo Fethullah Gülen, residente en Estados Unidos, a quien Erdogan acusa de tramar el golpe.

El propio presidente ha anunciado que las detenciones continuarán hasta "eliminar el virus" causante del fallido levantamiento militar de todas las "instituciones estatales".

El Gobierno de Erdogan ha acusado directamente al clérigo Fethullah Gülen, antiguo aliado y ahora rival del AKP de haber impulsado el golpe militar desde su exilio en Estados Unidos. Sin embargo, éste lo niega y afirma que "a través de las intervenciones militares no se puede lograr la democracia".

34 generales arrestados

Según la emisora de noticias NTV, en total han sido detenidos ya al menos 34 generales del Ejército turco y la CNN turca asegura que también al coronel Ali Yazici, asistente militar personal del presidente Erdogan.

Según el diario digital opositor T24, Yazici se hallaba en Ankara la noche del viernes al sábado, cuando tuvo lugar el intento de golpe, y no acompañaba a Erdogan durante su estancia vacacional en un hotel de la localidad de Marmaris en la costa egea turca.

Este domingo, el comandante de la base aérea de la OTAN en Incirlik, general Bekir Ercan Van, ha sido arrestado también junto a una docena de soldados, informa Reuters. Otros 52 militares han sido arrestados en la base de Denizliincluyendo un general, según la agencia Anadolu, citada por Efe.

Otros ocho generales de la Fuerza Área, que estaban supuestamente en una lista para convertirse en comandantes regionales en el caso de que el golpe triunfara, fueron detenidos en la noche del sábado en el aeropuerto de Sabiha Gokcen, en la parte asiática de Estambul. Desde allí fueron trasladados al departamento antiterrorista de la policía de Estambul para ser interrogados.

Entre los detenidos hasta ahora destacan los responsables máximos del segundo y tercer ejército, respectivamente, Erdal Öztürk y Adem Huduti.

Otro de los arrestados es Akin Öztürk, excomandante de la Fuerza Aérea, que iba a ser supuestamente el nuevo jefe del Estado Mayor en caso de prosperar el golpe, según asegura la prensa turca y recoge Efe. Öztürk ha negado cualquier implicación, informa la emisora CNNTürk.

Varios soldados rasos que prestaban el servicio militar y salieron con sus unidades a tomar las calles han asegurado que pensaban que se trataba de un ejercicio.

Por otra parte, la agencia de noticias privada Dogan informa de que en el centro y sur del país han sido detenidos un total 136 jueces y fiscales. El sábado, el Gobierno anunció el despido de unos 2.700 de los aproximadamente 15.000 jueces de Turquía. La Fiscalía de Ankara, que dirige las investigaciones, los acusa de estar relacionados con la red de Gülen.

Un alto oficial, bajo condición de anonimato, ha asegurado a Reuters que un pequeño grupo de golpistas continúan atrincherados en Estambul, pero no suponen ningún riesgo.

Varios mandos destacados del Ejército, en búsqueda y captura, aún no han sido detenidos, según la misma fuente.

El Gobierno asegura haber recuperado el control

Mientras continúa la oleada represiva contra los supuestos autores o instigadores del golpe, el Gobierno ha asegurado haber retomado el control total del país.

Así lo ha asegurado el primer ministro, Binali Yildirim, quien ha asegurado que el golpe ha fracasado "al cien por cien".

El viceprimer minstro, Mehmet Simsek, ha intentado tranquilizar los inversores y ha afirmado a través de Twitter que lo sucedido ha reforzado la estabilidad del país. "Hemos tomado todas las medidas necesarias. Estamos al mando. No hay por qué preocuparse", ha escrito Simsek.

Pena de muerte

A pesar de estos mensajes de tranquilidad, Erdogan ha llamado a sus partidarios a no abandonar las calles para "defender la democracia".

"Esto no es un operativo de 12 horas. Esta semana es muy importante. No abandonen las plazas, no se relajen", ha dicho Erdogan después del entierro de varias víctimas del intento golpista.

En el sepelio, los seguidores del presidente han pedido a gritos el restablecimiento de la pena de muerte (eliminada en 2002), a lo que Erdogan ha respondido que el clamor "no se puede ignorar" y que el posible restablecimiento de la pena capital será discutido en el Parlamento.

Noticias

anterior siguiente