Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El portavoz de los militares que han dado un golpe de Estado en Malí ha anunciado el cierre de fronteras, el toque de queda nocturno y la convocatoria de elecciones tras la destitución del presidente, Boubacar Keita. Los golpistas han puesto fin a siete años de Gobierno de Keita, en los últimos meses muy condenado ante las sospechas de fraude y corrupción. La comunidad internacional condena el golpe en uno de los países más peligrosos del Sahel a día de hoy.

En Mali, los militares que este martes protagonizaron un golpe de estado, han tomado el poder y en un mensaje televisado han anunciado que convocarán elecciones en un plazo razonable. Y mientras la comunidad internacional condena el golpe, la calle lo celebra. 

El Ministerio de Defensa ha señalado, después del golpe, que los cerca de 200 militares que forman parte del contingente español en el país africano están a salvo. La Embajada de España en Malí ha pedido prudencia a los españols que residen en el país y recomienda que se eviten desplazamientos inecesarios.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha mantenido este viernes sus acusaciones a Vox de querer dar un golpe de estado, aunque ha reconocido que la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica por el coronavirus en el Congreso no era el lugar ni el momento. También Vox ha hablado de este enfrentamiento, que ha sido el último en una semana marcada por la crispación en el debate político.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha salido en defensa del vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno, Pablo Iglesias, por acusar a Vox de "querer dar un golpe de estado". "Es un acto de dignidad decirse las verdades a la cara" y "Vox lleva semanas llamando a la insubordinación del Ejército", ha asegurado en Los Desayunos de TVE, donde ha acusado también al PP de "llamar terroristas a quien Franco llamaba terroristas".

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha asegurado que a Vox le gustaría "dar un golpe de estado, pero no se atreven porque para eso además de desearlo y de pedirlo, hay que atreverse", ha dicho en su primera intervención en la comisión para la reconstrucción económica y social por la pandemia de coronavirus.

Pendiente del móvil y siempre bajo la maenaza de ser arrestado, Guaidó parece aguardar nuevas adhesiones a su "Operación Libertad", tras reconocer que esperaba más. Su llamamiento a los militares y la aparición junto al opositor Leopoldo López, recién liberado del arresto domiciliario por los militares que le custodiaban, parecía dar un nuevo impulso a Guaidó.

El nuevo hombre fuerte del país, Abdelfatah al Burhan, también militar pero menos identificado con el régimen derrocado de Al Bashir ha tomado las primeras medidas para calmar a la población: el fin del toque de queda nocturno, la liberación de los detenidos y la apertura de un proceso de diálogo con los partidos políticos, prometiendo que en un máximo de dos años habrá un gobierno civil en el que los militares no intervendrán.

El ministro de Defensa sudanés, Awad bin Auf, ha dimitido de su cargo al frente de la junta militar constituida para dirigir el país tras el derrocamiento del presidente Omar al Bashir, tan sólo 24 horas después de asumir el puesto y en medio de las protestas civiles. En un mensaje leído en la televisión estatal, Bin Auf ha anunciado que su decisión busca "preservar la unidad del Ejército" y "evitar grietas", y ha designado al general Abdelfatah al Burhan como presidente del Consejo Militar Transitorio, que está previsto que gobierne por un periodo de dos años.