Enlaces accesibilidad

Egipto reconoce que el avión ruso fue derribado por terroristas

Por
Personal de emergencias ruso y egipcio trabajando en los restos del Airbus A321 siniestrado en Egipto
Personal de emergencias ruso y egipcio trabajando en los restos del Airbus A321 siniestrado en Egipto AFP

El gobierno egipcio reconoce por primera vez que el avión ruso siniestrado en octubre en el Sinaí con 224 personas a bordo fue objeto de un atentado terrorista. Así lo ha afirmado oficialmente el presidente Abdel Fatah Al Sisi este miércoles.

El derribo del avión y las especulaciones sobre la autoría provocaron una crisis diplomática con Moscú y un daño irreparable a la industria turística egipcia, que experimentó pérdidas por 300 millones de dólares.

"¿Ha acabado el terrorismo? No, pero lo hará si permanecemos unidos. Quienquiera que haya derribado el avión ruso, ¿qué pretendía? Buscaba golpear el turismo, y minar nuestras relaciones con Rusia", ha dicho Al Sisi en un discurso televisado.

El análisis de Moscú, la bomba en una lata de refresco

Tras realizar sus propios análisis, Moscú afirmó que una bomba explotó en el interior del Airbus A-321 de la compañía MetroJet, siniestrado el 31 de octubre sobre el desierto del Sinaí. Desde entonces, los gobiernos de Rusia y el Reino Unido decidieron suspender entonces sus vuelos a Sharm al Sheij por motivos de seguridad, así como repatriar a sus ciudadanos presentes en esa localidad.

La confirmación y reconocimiento oficial por parte del El Cairo de que alguien introdujo una bomba en el avión abre la posibilidad de que Egipto deba asumir las millonarias indemnizaciones a los familiares de las víctimas.

La organización terrorista Estado Islámico (EI), cuya filial egipcia encabeza un movimiento insurgente en el Sinaí, afirmó en un comunicado que lograron introducir el explosivo camuflado en una lata de refresco.

Sospechas no confirmadas

El pasado 18 noviembre, los yihadistas publicaron en su revista propagandística "Dabiq" una imagen del supuesto artefacto explosivo fabricado con una lata de refresco y lo que parece ser un detonador, un interruptor y varios cables para activar la bomba.

Además, detallaron que la decisión de derribar la aeronave fue adoptada después de que el 30 de septiembre "los rusos decidieran apoyar al régimen de Bachar al Asad en la guerra contra los musulmanes de Siria". A pesar de la reivindicación de la autoría, el gobierno egipcio insistió en la falta de evidencias definitivas.

Las sospechas recaen sobre un mecánico de la compañía EgyptAir, cuyo primo pertenece al Estado Islámico, según fuentes relacionadas con el caso mencionadas por Reuters. Sin embargo, no hay confirmación oficial de que se hayan producido arrestos en este sentido.

Los ataques contra soldados y policías egipcios han ido en aumento desde que Al Sisi, como jefe de las fuerzas armadas, destituyera al presidente electo el islamista Mohamed Mursi en 2013, tras convocarse manifestaciones en su contra.

El discurso de Al Sisi, que se prolongó durante hora y media, tuvo lugar durante la presentación del "Proyecto Estratégico de Desarrollo Sostenible-Egipto 2030", donde detalló los principales proyectos de infraestructuras acometidos en el último año y medio con el objetivo de atraer inversiones.

Noticias

anterior siguiente