Enlaces accesibilidad

Imputados ocho guardias civiles de Melilla por los golpes a un inmigrante devuelto a Marruecos

  • El juez quiere dirimir si hubo delito de trato degradante y de lesiones
  • También investigará si algún inmigrante cometió atentado contra la autoridad
  • Los hechos ocurrieron el 15 de octubre y fueron denunciados por Prodein
  • La AUGC pide la dimisión del ministro por dejarles "a los pies de los caballos"

Por
Imputan a ocho guardias civiles de Melilla por lesiones y trato degradante contra un inmigrante que trató de saltar la valla

El juez que investiga las llamadas 'devoluciones en caliente' en Melilla ha imputado a ocho guardias civiles por los golpes que recibió un inmigrante que intentó saltar la valla el pasado 15 de octubre y que fue devuelto en volandas a Marruecos, según han confirmado a TVE fuentes cercanas al caso. Los hechos fueron denunciados por la ONG Prodein en un vídeo en el que se ve cómo un grupo de agentes devuelve a un subsahariano supuestamente inconsciente a Marruecos después de caerse de la valla tras recibir varios golpes. 

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Melilla, Emilio Lamo de Espinosa, quiere saber si los agentes pudieron cometer un delito de trato degradante y otro de lesiones. Para ello considera necesario determinar si el "empleo de la fuerza fue o no contraria a derecho" teniendo en cuenta que, según otra grabación aportada por la Guardia Civil, el inmigrante parece empuñar un garfio.

Según el auto conocido este jueves, el juez ha citado a declarar como imputados a estos ocho guardias civiles para dirimir si "pudo haberse producido un empleo de la fuerza desproporcionado y si tal manera de proceder pudiera estar tipificada en el Código Penal, sin perjuicio de mejor y más depurada calificación, al menos como un delito de trato degradante".

El magistrado indica además en el auto que "en el supuesto de que pudiera determinarse que alguno de los inmigrantes hubiera sufrido alguna lesión (...) se investiga un posible delito de lesiones".

Según informa Europa Press, los agentes llamados a declarar "en calidad de imputados" lo son "en relación a la acción que ha sido documentada en soporte videográfico de actuaciones", según el cual un inmigrante conocido como Danny "que no ha sido identificado hasta el momento", fue "rodeado y golpeado por un grupo de guardias civiles" cuando bajaba por una escala de la valla de Melilla, "siendo posteriormente trasladado en volandas hasta Marruecos desde España atravesando el perímetro fronterizo".

El juez investigará si los inmigrantes atentaron contra la autoridad

"Es necesario determinar si tal empleo de la fuerza fue o no contrario a derecho, teniendo en cuenta que en la grabación aportada por la Guardia Civil el ciudadanos subsahariano parece empuñar un garfio> en la mano derecha", añade el magistrado en el auto.

En este sentido, la intención del instructor es también la determinar si alguno de los subsaharianos que saltaron el 15 de octubre la valla pudo haber cometido algún delito de atentado a agentes de la autoridad.

La Asociación Pro Derechos Humanos, la propia Prodein, Andalucía Acoge y la Coordinadora de Barrios presentaron denuncia ante el juzgado tanto por la fuerza que emplearon los agentes como por la devolución sumaria a Marruecos que ejecutaron después de los inmigrantes que fueron interceptados.

La denuncia fue admitida a trámite el pasado mes de enero y acumulada a la causa abierta en este juzgado para investigar las llamadas devoluciones en caliente, la misma en la que fue imputado en septiembre el coronel jefe de la Guardia Civil de Melilla por un posible delito de prevaricación, ya que es el responsable del protocolo contrario a la Ley de Extranjería que rige este proceder en la frontera melillense.

Según ha informado a Europa Press el letrado de la acusación José Luis Rodríguez Candela, la Guardia Civil alega que respondió con un uso proporcionado de la fuerza a una agresión previa que el inmigrante habría ejecutado con el garfio que menciona el auto judicial. Este es el tipo de herramientas que se fabrican los migrantes para poder ascender por la malla, diseñada de tal manera que impide introducir los dedos entre los alambres.

El pasado domingo, en una entrevista en Salvados, de La Sexta, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, restó credibilidad a la denuncia de Prodein y señaló que el inmigrante "había simulado" su desvanecimiento.

La imputación de estos ocho agentes se suma a la de 16 agentes en Ceuta a los que un juzgado de esta otra ciudad autónoma ha citado a declarar entre el 3 y 11 de marzo en relación a la muerte de 15 inmigrantes que se ahogaron el 6 de febrero de 2014 mientras los agentes disparaban pelotas de goma y botes de humo.

La AUGC pide la dimisión del ministro del Interior

Precisamente, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha exigido este jueves la dimisión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por la imputación de 16 guardias civiles de Ceuta y ocho de Melilla por su actuación en la frontera, al entender que ha dejado a estos profesionales "a los pies de los caballos".

El portavoz de la AUGC, Juan Antonio Delgado, subraya que "nunca antes en la historia hubo tantas imputaciones" de este tipo, una situación que se debe "a la nefasta política del Ministerio del Interior. Por eso solicita la dimisión o la destitución de Jorge Fernández Díaz.

El portavoz de la asociación ha recordado que la AUGC ha reclamado repetidamente que se establezca un protocolo de actuación en las fronteras que dé garantías a los guardias civiles y a los inmigrantes, informa Efe.

Noticias

anterior siguiente