Enlaces accesibilidad

El contable de Nóos confiesa delitos de corrupción y acusa a Torres y Urdangarin

  • Llega a un acuerdo con la Fiscalía para reducir la condena en el futuro
  • Asegura que Torres y Urdangarin se repartieron el dinero que recibió Nóos
  • Desvela que Aizoon tenía como fin recibir los fondos ilícitos de Nóos
  • El juez Castro se plantea volver a tomar declaración al contable arrepentido

Enlaces relacionados

Por
El contable de Nóos acusa a Torres y Urdangarin de la trama corrupta

El que fuera contable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, ha confesado a la Fiscalía Anticorrupción los delitos que se le imputan, y ha reconocido que Iñaki Urdangarin y Diego Torres emplearon esa entidad para cometer diversos delitos de corrupción.

El antiguo contable ha alcanzado un acuerdo de conformidad con el fiscal Pedro Horrach, a cuyo departamento ha remitido un escrito en en el que acusa a Iñaki Urdangarin y su cuñado Diego Torres -su mujer, Ana María Tejeiro, es hermana del contable- de crear un entramado para saquear fondos públicos mediante la organización de eventos cuyo coste hinchaban, la falsificación de facturas, el fraude tributario y la contratación de empleados ficticios.

Horrach ha acudido a mediodía al despacho del juez instructor del caso, José Castro, para informarle de la confesión de Tejeiro en lo que ha sido el primer encuentro entre ambos tras su enfrentamiento público por la imputación de la infanta Cristina. Ambos han coincidido en que la entrevista, que se ha prolongado unos 15 minutos, ha sido "cordial".

Para esclarecer los hechos

En un escrito de ocho páginas dirigido a la Fiscalía Anticorrupción de Baleares, Marco Antonio Tejeiro, expresa su voluntad de contribuir al "esclarecimiento de los hechos objeto de investigación" y hace una relación de una veintena de prácticas delictivas de las que tuvo conocimiento.

El arrepentido detalla en el escrito que ha dirigido a la Fiscalía Anticorrupción cómo el esposo de la infanta Cristina y su socio constituyeron un instituto que formalmente no tenía ánimo de lucro, pero que utilizaron para enriquecerse repartiéndose a través de una red de empresas los fondos que les pagaron organismos públicos de Baleares y la Comunidad Valenciana.

Esta red de empresas, que Tejeiro denomina Grupo Nóos, estaba bajo el "absoluto control y poder de decisión" del duque de Palma y su socio, que la emplearon para lucrarse con fondos públicos, según su confesión.

Torres y Urdangarin eran los "auténticos jefes y líderes del Grupo Nóos", sostiene Tejeiro, y como tales tenía "poder de decisión absoluto" para organizar el flujo del dinero que "se repartían" de manera equitativa.

No hace referencia a la infanta

Entre estas empresa se encuentra la sociedad común de los duques de Palma, Aizoon, aunque el arrepentido no hace ninguna alusión a que la infanta Cristina interviniera de alguna manera en las actividades de su esposo.

Según Tejeiro, que ha sido el primero en alcanzar un acuerdo en el marco del caso Nóos, Aizoon tenía precisamente como finalidad desviarse a su favor los fondos que de forma ilícita percibió el Instituto Nóos de las Administraciones públicas.

En el documento, Tejeiro revela cómo Aizoon carecía de infraestructura personal y de medios para acometer su actividad social, y asegura no constarle que la sociedad tuviera empleados con dedicación exclusiva.

El dinero de Nóos se lo repartieron Torres y Urdangarin

El imputado, quien ha optado por dar a conocer estos hechos de cara a una futura reducción de pena, relata cómo el giro de facturas falsas entre las empresas del entramado por el que Urdangarin y su exsocio Diego Torres se habrían apoderado de hasta 5,9 millones de euros públicos, suponía una práctica habitual dentro del conglomerado y, en el caso de Aizoon, subraya que las facturas libradas por ésta contra el Instituto Nóos y Nóos Consultoría Estratégica constituían una vía para que el dinero de origen presuntamente ilícito acabara en las cuentas de la sociedad de los duques de Palma,

En su escrito, Tejeiro confiesa que la actividad principal del conglomerado se centró principalmente en lograr la adjudicación para organizar las tres ediciones del denominado Valencia Summit y las dos del Illes Balears Forum, cuyo coste real, afirma, fue notablemente inferior a los fondos que el Instituto Nóos percibió de la Comunidad de Valencia y de Baleares.

En total, la entidad cobró por organizar estos eventos 5,9 millones de euros, a pesar de que su verdadero coste fue de 1,6 millones, según datos de la Agencia Tributaria.

El encausado recalca que el dinero que cobró Nóos acabó siendo repartido entre Torres y Urdangarin mediante el giro de facturas falsas de las sociedades que ambos controlaban. Unas facturas que, precisa, no respondían a servicios realmente prestados. Tejeiro señala, de hecho, que el Instituto, pese a promocionarse como una asociación sin ánimo de lucro, funcionaba en realidad como una mercantil con fines lucrativos.

Tejeiro hace alusión asimismo a la estructura fiduciaria investigada en la causa para desviar fondos al extranjero, y en este sentido, apunta a que la finalidad de ésta era evadir el dinero obtenido de las Administraciones públicas y ocultar a sus verdaderos beneficiarios así como lograr tributar menos que en España.

Según recuerda en su escrito, llegó a asistir por indicación de Torres a una reunión en la que se le expuso la creación de esta estructura, mostrando su desconocimiento acerca de si Urdangarin participó en ella.

La confesión podría afectar al proceso

Ante esta novedad en el caso, el juez instructor, José Castro, que ha sido informado este mismo jueves de la confesión del contable de Nóos, se plantea volver a tomarle declaración. "Podría ser", ha contestado a los periodistas que le han preguntado a la salida del juzgado sobre esta cuestión.

Castro ha sabido del relato de Tejeiro al fiscal Horrach apenas tres horas antes de que acabase el plazo que había dado para la presentación de recursos a su auto de pase a procedimiento abreviado.

No obstante, la irrupción del arrepentido podría trastocar el proceso previsto, que se encontraba teóricamente en las últimas fases de tramo de instrucción y con la perspectiva cercana de la presentación de los escritos de acusación de cara a la celebración del juicio.

En el juzgado de instrucción 3 de Palma se han registrado 15 recursos al auto dictado por Castro el pasado 25 de junio. Tres los han planteado las acusaciones (Fiscalía, Manos Limpias y grupo municipal socialista de Valencia) y los otros doce, trece de los imputados.

Así, han recurrido la defensa de la infanta Cristina y las de Iñaki Urdangarin, Jorge Vela (exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas) , Mercedes Coghen (ex consejera delegada de Madrid 2016), Miguel Tejeiro (exdirectivo de Nóos), Luis Lobón (exsecretario de Turismo valenciano), José Manuel Aguilar (exdirector de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia -CACSA-) Elisa Maldonado (exdirectora de Gestión de CACSA) y el arrepentido Marco Antonio Tejeiro.

Sin embargo, el grupo socialista del Ayuntamiento de Valencia, que ejerce la acusación particular, ha presentado un recurso de reforma, lo que significa que pide que sea el propio juez quien corrija su auto.

El mismo trámite han planteado en un recurso conjunto Diego Torres y su esposa, Ana María Tejeiro; el expresidente Balear Jaume Matas y Gonzalo Bernal, exdirector de la Fundación Illesport.

Noticias

anterior siguiente