Enlaces accesibilidad

Maduro abre la Conferencia de Paz pidiendo respeto a la Constitución y el fin de la violencia

       
  • En su discurso ha tendido la mano a Capriles para una nueva reunión
  •    
  • Maduro ha propuesto la creación de una comisión "de enlace" entre las partes 

Por
Maduro abre la Conferencia de Paz pidiendo respeto a la Constitución y el fin de la violencia

El presidente de VenezuelaNicolás Maduro, ha puesto en marcha la Conferencia Nacional de Paz con un llamamiento a un diálogo "amplio y tolerante" entre todos los sectores del país en el que ha propuesto la creación de una comisión de “coordinación y enlace”. La apertura se ha producido delante de un amplio espectro de la sociedad del país que no ha contado con la presencia de la alianza opositora, que ha rechazado participar en la reunión, a la que Maduro ha tendido la mano.

"Ni pitas, ni aplausos, ni consignas, esto es un acto para el diálogo, lo más amplio posible, tolerante y respetuoso. Hemos abierto la casa para eso", ha afirmado Maduro al dar inicio a la conferencia en el palacio presidencial de Miraflores acompañado por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, el gabinete ministerial y con la presencia de líderes religiosos, empresarios y artistas.

Antes de ceder el turno de palabra a los participantes, Maduro ha planteado la creación de una comisión de "coordinación y enlace" de "todos” los convocados y ha planteado al menos tres puntos de trabajo "claves" que van desde el respeto a la Constitución "por parte de todos", al levantamiento de “los focos de violencia que existen en el país", pasando por la defensa de la soberanía nacional de Venezuela “ante el intervencionismo”.

“Crear un clima de paz” para trabajar en “el bien común”

En el turno de intervenciones, el secretario General de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Jesús González Zarate, ha ofrecido la contribución que desde la Iglesia se pueda brindar para crear "espacios de encuentro para la solución de los problemas de Venezuela para la construcción del bien común".

Por su parte, el diputado opositor, Pedro Pablo Fernández, que ha acudido a la reunión a pesar de que la MUD no lo ha hecho, ha llamado a "crear un clima de paz" y, como uno de los primeros factores para ello, a establecer "las responsabilidades en todos los hechos de violencia" y "castigar a los culpables".

En el mismo sentido, el gobernador de Anzoátegui, el chavista Aristóbulo Istúriz, ha destacado la necesidad que “el diálogo” llame “a la condena” de los hechos. "Esta sociedad no puede premiar a nadie que ponga una guaya (un cable) en la calle", ha señalado en alusión a los alambres colocados para interrumpir el tráfico y que han supuesto la muerte de al menos una persona.

Buscar “la vacuna contra la violencia y el odio”

Desde la capital del país, Caracas, su alcalde, el oficialista Jorge Rodríguez, ha asegurado que los venezolanos a pesar de "tantas agresiones" tienen "una vocación indeclinable por la paz", aunque, en su opinión, el país "ha sido víctima de una de las más graves infectaciones de matrices y guerras psicológicas que se hayan visto en la historia de la comunicación en el mundo entero". Rodríguez ha llamdo a asumirse como "vacunados y vacunadores en contra de esa matriz" que tiene una pequeña parte del país "enfermo de violencia y de odio".

Por último, el presidente de Fedecámarcas, la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela, Jorge Roig, ha pedido a Maduro que escuche "otras voces diferentes a las que le acompañan", diciendo que en este momento hay legítimas protestas que no justifican la violencia. "Nosotros creemos en el diálogo (...) el diálogo no significa claudicar posiciones, tenemos profundas diferencias con su sistema económico y su sistema política pero la democracia gracias a dios permite que procesemos estas diferencias en este tono en que las estamos procesando en el día de hoy", ha señalado.

"Tenemos una responsabilidades cada quien en la suya y usted necesita un empresariado que corrija errores para que no escuche solamente las voces que normalmente un presidente en el aislamiento en el poder está acostumbrado a escuchar", ha agregado.

Maduro tiende la mano a Capriles para “la próxima”

En su discurso de apertura de la Conferencia, el jefe del Ejecutivo venzolano ha agradecido la presencia de todos y ha tendido la mano a los integrantes de la ausente Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de Henrique Capriles. "Aquellos sectores que no aceptaron participar en esta reunión (...) no hagamos un drama de que alguien haya dicho que no viene (...) busquemos que diga que sí vienen en la próxima reunión", ha indicado.

La MUD anunció en la mañana del miércoles su negativa a asistir a esta conferencia al considerar que la invitación suponía un "simulacro de diálogo" al cual no puede prestarse.

Esta "Conferencia de Paz" tiene lugar en el contexto de fuertes protestas en Venezuela desde el pasado 12 de febrero por parte de sectores estudiantiles y de oposición política en contra de las decisiones de equipo de Gobierno.

Marcha blanca por las calles de Caracas

Mientras tanto, en las calles de Caracas, mujeres de todas las edades vestidas de blanco han acudido a la sede de la CEV, desde donde ha arrancado la marcha en silencio por los fallecidos en las jornadas de protestas suscitados en el país en los últimas días, con destino a los destacamentos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

En la marcha han participado la diputada opositora María Corina Machado y Lilian Tintori esposa del dirigente Leopoldo López, encarcelado desde el pasado día 18 en una prisión militar a las afueras de Caracas acusado de los delitos de incendio, asociación para delinquir e instigación.

"Queremos paz", "No más balas", "S.O.S Venezuela", son algunos de los mensajes que se han podido leer en las pancartas, muchas de ellas acompañadas con fotos de los fallecidos durante los incidentes.

El oficialismo también tuvo su marcha horas antes del inicio de la "Conferencia de Paz" en Miraflores, donde Maduro recibió a miles de campesinos, en un acto en el que el gobernante aprobó ayudas y créditos al sector. 

Según fuentes oficiales, las protestas han dejado 13 muertos, cifra que llega a 16 según fuentes extraoficiales. Además, Maduro ha afirmado que ha habido 50 muertos si se incluyen a personas que no pudieron llegar a centros médicos de salud para ser atendidos por culpa de las barricadas en las calles. 

Noticias

anterior siguiente