Enlaces accesibilidad

El 'tuiteo' sobre el estado de la nación y un repaso mutuo de Rajoy y Rubalcaba por la hemeroteca

Por
Rajoy junto a la vicepresidenta al inicio del debate del estado de la nación
El presidente y la vicepresidenta del Gobierno, Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría, al inicio del debate sobre el estado de la nación. EFE EFE/Chema Moya

En la semana en que el mundo de la telefonía móvil y las comunicaciones online expone lo último de su catálogo en el Mobile   World Congress de Barcelona, los diputados han hecho su propia demostración de cómo sacar partido de las nuevas tecnologías y   las redes sociales en el transcurso del debate sobre el estado de la nación. Aunque también ha habido tiempo para otros recursos más clásicos en la oratoria parlamentaria, como el de dar un repaso al contrincante a base de repasar la hemeroteca. Por partes.

Mientras el presidente del Gobierno se dedicaba en la sesión de la mañana a leer su discurso durante hora y media, veía de soslayo cómo en los ojos de sus señorías no se reflejaba la atención, sino la luz espectral de una pantalla retroiluminada, sacando buen partido al 'kit tecnológico' de smartphone y tableta con el que se les dotó al comienzo de la legislatura.

Es un hecho, la política también es móvil, y la penetración de los dispositivos no distingue edades ni grupos parlamentarios. En la bancada del Gobierno,   los ministros Gallardón, Fernández Díaz, Báñez o Arias Cañete echaban miradas más o menos furtivas a sus teléfonos inteligentes y tabletas mientras su jefe, esto es, el jefe del Ejecutivo, desgranaba su texto a la vez que intuía, como un profesor desde su tarima, que su auditorio no se centraba solo en su explicación.

Y más allá, pasando el Cabo de Hornos del hemiciclo -la metáfora geográfica triunfó en esta jornada-, Alfredo Pérez   Rubalcaba también repartía tareas entre su teléfono y las notas garrapateadas al oído del discurso del presidente del Gobierno.

Entre los socialistas, sorprendía el   contraste de un 'analógico' Eduardo Madina llenando hojas con anotaciones tan cerca de un Alfonso Guerra, el diputado más   veterano del Congreso, ojeando aplicaciones de su teléfono móvil, o quizá los tuits de algún compañero, como Rafael Simancas, todo un ejemplo de multidispositivo a apenas unos escaños de distancia, que al mismo tiempo escribía su propio minuto a minuto del debate en Twitter, leía un periódico en su   tableta y echaba un vistazo a la portada de un diario digital en el ordenador de su escaño.

Debate y universo paralelo en Twitter

Le delatan sus comentarios con la etiqueta #DEN2014 en un timeline al que se sumaban también los tuits de Carlos Martínez   Gorriarán (UPyD), otro conspicuo comentarista digital en esta jornada, y... ¿es posible? Sí, @marianorajoy está   también escribiendo en Twitter los principales anuncios de su discurso mientras Mariano Rajoy lo está leyendo a la vez desde un atril en   el que ni hay móvil y ni siquiera ha tocado su vaso de agua.

La realidad virtual iba camino de abrir un universo paralelo cuando ya se   podía descargar en las redes sociales el .pdf del discurso que el presidente llevaba aún por la mitad. Por la tarde repitieron el milagro Alfredo Pérez Rubalcaba y su émulo digital @_Rubalcaba_, que ilustraba con imágenes lo que narraba 'el de verdad' en la tribuna de oradores.

Para su consuelo, las palabras de uno y otro fueron capaces de arrancar unos cuantos 'Me gusta' reales en forma de aplausos por parte de los diputados, el mayor para el presidente cuando terminó su defensa de la Constitución frente a la consulta catalana y para Rubalcaba cuando hablaba de la recuperación de derechos para los españoles una vez que el PSOE vuelva al Gobierno.

Es posible que los diputados encuentren en las redes sociales un desahogo a sus pensamientos y comentarios, sobre todo   aquellos que luego se ven urgidos por el poco tiempo de que disponen al micrófono o por ni siquiera poder hacerlo, Por eso, los catalanes Pere Macias (CiU) y Alfred Bosch y Joan Tardà (ERC) atendían con un ojo a Rajoy y con otro a sus   pantallas cuando el presidente insistía en que la consulta soberanista catalana no se va a celebrar.

Intercambio de titulares y un viaje al pasado

Por la tarde, Rubalcaba y Rajoy reeditaron en su esperado rifirrafe lo que más tarde se calificó en los pasillos como un recurso clásico en los debates parlamentarios, el repaso a los titulares, con el que Rajoy empezó por la mañana para mostrar la mejora de la economía en España y con el que quiso rebatir Rubalcaba el estado del ciudadano medio en este 2014 que el líder de la oposición no ve tan promisorio.

Y en este duelo, una estocada: la de un artículo publicado por un Rajoy de 28 años en 1983 en El Faro de Vigo, titulado "Igualdad humana y modelos de sociedad", en el que dice que "ya se sabe que los hijos de la buena estirpe tienen mejores resultados". Cómo no, la foto del artículo la subió el PSOE a Twitter. Porque, sea cual sea el formato, 'verba volant scripta manent'.

Una lectura, "fin de la cita" incluido, que sacudió a las filas populares y causó uno de los mayores estruendos de la tarde. No gustó a los miembros del PP, según expresó uno de ellos más tarde en el pasillo, que calificó el truco de airear un texto escrito hace 30 años por un Rajoy entonces veinteañero como una "vergüenza", entre otras razones porque todos tienen una huella impresa de la que lamentarse.

Algo en lo que coincidía un veterano socialista en el mismo pasillo, que calificaba el recurso de los titulares como "efectista". "La hemeroteca pesa para todos, sobre todo para los que llevamos más tiempo". Pero "es parte del espectáculo del debate", concedía.

Por cierto, las notas de las intervenciones de los diputados en el debate, que luego irán a las actas, se siguen tomando con una máquina de estenotipia, la de toda la vida.

 

Noticias

anterior siguiente