Enlaces accesibilidad

'Dallas Buyers Club', cómo plantar cara al sida cruzando la frontera y bordeando la ley

  • McConaughey interpreta a un enfermo que trapicheó con fármacos en los 80
  • Está nominada a seis Oscar, entre ellos Mejor Película, Actor y Guion Original
  • La película de Jean-Marc Vallée se estrena en España el 14 de marzo

Por
Tráiler de 'Dallas Buyers Club', película ganadora de tres Oscar

Título original: Dallas Buyers Club
Año: 2013
Duración: 117 min.
País: Estados Unidos
Director: Jean-Marc Vallée
Guion: Craig Borten, Melissa Wallack
Reparto: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Denis O'Hare, Steve Zahn

Una condena a muerte en forma de diagnóstico. 30 días de esperanza de vida. A eso se enfrenta el promiscuo electricista, consumidor de cocaína y bebedor Ron Woodroof en las primeras escenas de Dallas Buyers Club

A combatir esa maldición, esa desconocida “enfermedad de maricas” para muchos, dedicará sus esfuerzos el homófobo protagonista. Una lucha que le llevará a ser la tabla de salvación para una comunidad gay azotada por el sida.

Basada en un caso real, la película de Jean-Marc Vallée (C.R.A.Z.Y.cuenta cómo el texano Woodroof investigó soluciones alternativas para alargar su vida y cómo burló la ley importando desde México medicamentos no aprobados

A mediados de los años 80 la lucha contra el sida en EE.UU. apenas contaba con medicamentos y los ensayos de los nuevos fármacos podían prolongarse durante años. Un escenario desesperanzador reflejado también en el documental Cómo sobrevivir a una epidemia (David France, 2012), del que Dallas Buyers Club puede considerarse su reflejo en el cine de ficción.

Rechazado por sus amigos ‘redneck’, Woodroof buscará ayuda en la doctora Eve Saks (interpretada por Jennifer Garner), en cuyo hospital se realizan los tests del AZT, el primer antirretroviral. Cuando ese remedio conseguido ilegalmente no funcione, viajará a cualquier parte del mundo donde vendan lo que él y su Club de Compradores necesitan para sobrevivir.

El talento no se mide en kilos

Con un tono naturalista (fue rodada en solo 25 días con cámara en mano y sin luz artificial), Dallas Buyers Club se aleja de las feel-good movies de Hollywood y deja un regusto a cine auténtico y vitalista. Gran parte del mérito se lo debe al trabajo de Matthew McConaughey, responsable de dotar de dignidad a un personaje egoísta y malencarado. Su Woodroof no es ningún santo. Hace negocio con la enfermedad de los demás pero al mismo tiempo les ayuda a combatir contra una administración que les da la espalda.

El antiguo rey de la comedia romántica sabe dar el toque justo de orgullo, dolor y humor a un personaje que podía haberse quedado en el estereotipo. El valor de su interpretación, que ya ha sido galardonada con el Globo de Oro y el SAG, va mucho más allá de una espectacular pérdida de peso ‘cazapremios’. Es un hecho que a la Academia le gusta premiar a personajes que suponen una transformación física, pero en este caso el Oscar estaría totalmente justificado para el texano que decidió dar un giro en su carrera en 2009.

Desde Los fantasmas de mis ex novias, McConaughey ha encadenado trabajos con directores consagrados como Friedkin, Soderbergh o Scorsese y se ha puesto a las órdenes de cineastas que despuntan como Jeff Nichols (Mudo Lee Daniels (El chico del periódico). Es difícil encontrar una carrera más respetable en los últimos años y una elección de papeles más acertada. Lo próximo, el muy esperado y enigmático Interstellar de Christopher Nolan.

Jared Leto y Jennifer Garner, hombros sólidos en los que apoyarse

Dallas Buyers Club es también la historia de una extraña pareja. La que se establece por interés entre un Woodroof necesitado de clientes y el transexual Rayon, con contactos entre los enfermos de sida. 

Jared Leto regresa tras cinco años alejado de las cámaras para meterse de lleno en la piel de un Rayon que hará que cambie la visión del protagonista. El propio director reconoce que nunca llegó a conocer al actor: "Conocí a Rayon, no sé cómo es Leto. Jared nunca me mostró a Jared'.

La asociación entre Woodroof y Rayon para crear el Club de Compradores se irá transformando en respeto y aceptación y proporciona algunos de los momentos más conmovedores de la película. El tándem McConaughey-Leto apunta a doblete en la próxima gala de los Oscar.

En el extremo oficial de la balanza sanitaria se encuentra la doctora Saks, que se va implicando cada vez más con sus pacientes a medida que toma conciencia de que el sistema les falla. Jennifer Garner logra transmitir compasión con un personaje que supera lo meramente funcional en la mejor actuación de su carrera.

Los primeros años del sida, una zona oscura para el cine

La historia del Club de Compradores de Dallas ha tardado más de dos décadas en llegar a la pantalla. Desde que el guionista Craig Borten se entrevistara con Woodroof hasta el estreno, el proyecto ha pasado por distintas reescrituras y por distintas productoras. En 2009, los derechos volvieron a los guionistas y la idea vivió un nuevo impulso con el quebequés Jean-Marc Vallée.

Las razones de tan lento desarrollo habría que buscarlas en el poco interés que ha mostrado Hollywood por protagonistas afectados por el sida. Más allá de la valiente Philadelphia y la modesta Compañeros inseparables, el tema ha sido esquivado por los grandes estudios. La televisión sí se ha encargado de esos primeros años de la enfermedad, con miniseries como Angels in America y tv-movies como En el filo de la duda y la próxima The normal heart, producida por Julia Roberts.

Afortunadamente, Dallas Buyers Club arroja luz sobre esa época con una cuidada ambientación y un espléndido guion donde no hay buenos ni malos. Solo unas personas aferrándose a la vida y otras intentando que se cumpla una ley que no han creado.

Noticias

anterior siguiente