Enlaces accesibilidad

Un coleccionista llamado Joaquín Sorolla

       
  • El Museo Sorolla, en Madrid, muestra los trajes tradicionales que compró el pintor
  •    
  • Le servían para retratar las costumbres de algunos pueblos de España

Por
 'Los guitarristas'
'Los guitarristas, costumbres valencianas', de Sorolla. Museo Sorolla

Joaquín Sorolla era, además de un gran pintor, un magnífico coleccionista, y, para que quede ampliamente demostrado, el Museo Sorolla de Madrid le ha dedicado una exposición que une pinturasfotografías trajes típicos populares de la España de principios del siglo XX.

“Esta exposición retoma una faceta diferente de Sorolla que no sólo se basa en su pintura, sino también en su labor como etnógrafo”, ha explicado este lunes a los medios Covadonga Pitarch, comisaria de Fiesta y color. La mirada etnográfica de Sorolla.

A partir de este martes 10 de diciembre y hasta el 25 de mayo de 2014, los que la visiten encontrarán 27 pinturas12 fotografías y 9 maniquís con indumentaria popular.

El encargo de Archer Milton Huntigton

Todo comenzó cuando el mecenas Archer Milton Huntigton encargó al pintor valenciano “una serie de paisajes de las provincias en las que se realzaban los trajes típicos”. Sorolla, durante ocho años, realizó viajes cuya finalidad era la de encontrar la inspiración para sus grandes cuadros.

Para ello adquirió una pequeña colección de indumentaria y joyería popular, que se ha completado para la muestra con la donación de las colecciones de la Familia Pons-Sorolla y que se expone por primera vez al público.

“Compró una colección de indumentaria popular muy importante. Y lo era por dos motivos: en primer lugar, por la gran calidad que tenían las piezas y, por otro, porque son muy antiguas”, cuenta Pitarch.

Esta búsqueda de personajes populares fue difícil, según la comisaria, ya que "los trajes regionales habían empezado a desaparecer y los pastores ya no vestían con la indumentaria que le interesaba al artista".

Castilla, Valencia, Pirineos y Andalucía

La exposición comienza con un espacio dedicado a Castilla, la región que más emocionaba al pintor. Durante el año 1912 y parte de 1913, se acercó a lo pueblos castellanos y pintó Castilla, y la Fiesta del Pan.  

En esta primera sala se pueden ver los trajes de Lagartera y de la Alberca, y un traje de charra de la colección de Isabel de Borbón procedente del Museo del Traje.

Seguimos el recorrido y nos encontramos con un espacio dedicado a Valencia, su tierra natal. Su empeño en retratarla concluyó con cuadros de pequeño formato en los que mostraba las costumbres valencianas.

San Sebastián, los Pirineos Andalucía fueron también objeto de la atención del valenciano, que pintó Visión de España para inmortalizar el típico baile andaluz o Bailaora Flamenca, un boceto en el que aparece el traje de Encarnación López, Argentinita, a la que Sorolla vio actuar.

Sobre si es la primera vez que se pueden ver juntas las obras de Sorolla y los trajes que las inspiraron, Pitarch aclara: “Es la primera ocasión en que se combinan sus obras con sus propios trajes, aunque hace dos años en EE.UU. se organizó una muestra con las vestimentas que están en el Museo del Traje”.

Noticias

anterior siguiente