Enlaces accesibilidad
Acuerdo para un gobierno de gran coalición en Alemania

Un salario mínimo, regular el trabajo temporal y facilitar la jubilación anticipada, claves del pacto

       
  • A partir de enero de 2015 existirá una retribución mínima fijada por ley
  •    
  • No se podrá mantener a trabajadores como temporales más de 18 meses
  •    
  • Los trabajadores con 45 años cotizados podrán jubilarse a los 63 años

Por
División de opiniones sobre el acuerdo de coalición en Alemania, mientras los socialdemócratas se preparan para votarlo

La fijación por ley de un salario mínimo, la regulación del trabajo temporal y las facilidades para acceder a la jubilación anticipada son las claves que han permitido cerrar el acuerdo para un gobierno de coalición entre el partido de Angela Merkel (el conservador CDU), su aliado en Baviera (el CSU) y los socialdemócratas del SPD. Ese pacto no será definitivo hasta que sea ratificado por los militantes de este partido, el próximo 6 de diciembre.

Las medidas de política económica han sido el eje central de las duras negociaciones que se han prolongado durante cinco semanas y que han concluido con un sprint final de 17 horas de la madrugada de este miércoles. De hecho, Merkel ha asegurado este miércoles que los tres pilares del acuerdo son la consolidación fiscal, el refuerzo del bienestar general y la mejora de la justicia social.

Finalmente, las 185 páginas del acuerdo se pueden resumir en los puntos que se detallan a continuación:

  • Salario mínimo: por primera vez se fijará por ley una retribución mínima para el trabajo, que a partir de 2015, será de 8,5 euros por hora. Se establecen excepciones transitorias para los convenios colectivos pactados en las empresas que, deberían desaparecer antes de enero de 2017, cuando el salario mínimo debería convertirse en obligatorio en todo el país. Según datos publicados por el diario económico germano Hansdelblatt, uno de cada cuatro trabajadores en el este de Alemania gana menos de ese límite en la actualidad.
  • Limitaciones al trabajo temporal: las empresas del país no podrán emplear trabajadores de forma temporal más de 18 meses. Además, a los nueve meses de contrato, los temporales deberán cobrar lo mismo que el personal fijo de su empresa que haga el mismo trabajo. Según datos de la oficina estadística federal alemana, el 22% de los ocupados en 2012 tenía un empleo temporal o a tiempo parcial.
  • Más facilidad de acceso a la jubilación anticipada: a partir del 1 de julio de 2014, los trabajadores que hayan cotizado durante 45 años podrán jubilarse a los 63 años, en lugar de a los 67, sin ser penalizados como hasta ahora.
  • Mejora de pensiones para padres y madres que dejaran su empleo para cuidar a sus hijos: se subirá la pensión "a todas las madres y todos los padres" que recortaran su jornada laboral o dejaran el empleo para atender a sus hijos antes de 1992, ya que ese hecho les llevaría a cobrar pensiones más bajas.
  • Impulso a las ayudas para asistencia de niños: se invertirán 6.000 millones de euros en subsidios para guarderías, escuelas o centros que cuiden a los menores durante todo el día.
  • Aumento de la inversión: en general, se ha pactado destinar a ese fin 23.000 millones de euros adicionales en cuatro años. En concreto, se han comprometido a dedicar el equivalente al 3% del PIB alemán a la investigación y a aumentar "sustancialmente" la inversión en infraestructuras de transporte.
  • No habrá aumentos de impuestos: a pesar de que las medidas anteriores supondrán un coste extra a los cálculos presupuestarios, no se han acordado subidas de impuestos y el pacto establece que, desde enero de 2015, no se creará nueva deuda pública. Los expertos estiman que los partidos que han negociado el acuerdo confían en financiar los gastos extra con una subida de las cotizaciones sociales o con el superávit comercial que registra el país, un superávit que ha causado la apertura de un expediente por parte de la Comisión Europea para comprobar cómo afecta al resto de la eurozona. Sí se ha aprobado que la tasa que pagan los camiones en las autopistas se extienda al uso de carreteras nacionales, y se podría crear un gravámen para los conductores extranjeros que usen autopistas, siempre y cuando no vaya contra las normas de la UE.
  • Más energía renovable: se incrementa el porcentaje de energía eléctrica que deberá de proceder de fuentes renovables: en 2025 deberá superar el 40% del total y en 2030, tendrá que alcanzar entre el 55% y el 60%. Para ello, la inversión del Gobierno se repartirá entre nuevos parques eólicos plantas de generación convencionales. El compromiso fija que el nuevo gobierno lleve al Parlamento una nueva ley del sector que reduzca los subsidios a la energía verde, con una reducción de las ayudas a las plantas eólicas, el mantenimiento de las destinadas a las solares fotovoltaicas y un modelo que gradúe las dedicadas a las eólicas marinas. También se ha pactado mantener la prohibición de la fractura hidráulica o fracking.
  • No se limitan las retribuciones de los altos directivos de las empresas: el acuerdo no fija un tope, pero establece que el consejo de administración de las compañías deberá "establecer una relación máxima entre la remuneración total de los miembros de la junta y el salario medio de los empleados de cada empresa". Además se prevé la creación de una cuota femenina que deberá cumplirse en las direcciones de las grandes empresas.
  • Continuidad de la política económica de Merkel en Europa: la coalición de gobierno apoyará la unión bancaria, aceptando la creación de un órgano común para la resolución bancaria y de un fondo de resolución común que se financie con un gravámen a los bancos. Sin embargo, no se detalla en qué bancos aceptará que actúe ese organismo comunitario de resolución, ya que Alemania quiere evitar que se aplique un mecanismo de resolución único a todas las entidades de crédito de la zona euro. En esa misma línea, el pacto fija que el regulador financiero germano deberá garantizar que el BCE respete "las particularidades" de algunos bancos alemanes cuando empiece a actuar como supervisor bancario común en los países del euro. Además, se especifica el rechazo a cualquier forma de mutualización de deuda dentro de la eurozona, por ejemplo, a través de eurobonos. También se recoge el "firme compromiso" de luchar para que los contribuyentes no asuman ningún coste de la reestructuración o liquidación de bancos, y para que la ayuda directa del fondo de rescate europeo a bancos con problemas solo sea el último recurso y solo una vez que el BCE haya asumido por completo su papel supervisor de las entidades.

Noticias

anterior siguiente