Enlaces accesibilidad

El PP aprueba en el Congreso la reforma eléctrica con toda la oposición en contra

       
  • Sin admitir comparecencias, el PP abre la puerta a enmiendas en el Senado
  •    
  • Los grupos denuncian que el déficit tarifario recae sobre los consumidores
  •    
  • El PP rechaza prohibir el corte de la luz para familias con dificultades

Por
Torres del tendido eléctrico

La Comisión de Industria del Congreso ha dado luz verde al proyecto de ley del Sector Eléctrico tras incluirse únicamente las enmiendas del PP y sin permitir comparecencias. El PP se ha quedado solo en la reforma eléctrica aunque ha abierto la puerta a negociar algún cambio en la tramitación en el Senado.

El portavoz de Energía del PP, Antonio Erías, ha defendido que este proyecto es "necesario" para atajar el "desajuste y la falta de estabilidad" de la electricidad, derivado de la "evidencia de que los ingresos no son suficientes para atender a los costes". Así, el objetivo es conseguir un precio "competitivo" para empresas y familias.

Entre las enmiendas que ha rechazado el PP está la de prohibir a las empresas eléctricas cortar el suministro por impago a familias vulnerables, como habían planteado PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), CiU, BNG y ERC, que instaban al Ejecutivo a hacer  frente a la pobreza energética que amenaza a miles de españoles en paro o que atraviesan dificultades económicas. El grupo mayoritario también se ha negado a revocar la licencia del proyecto Castor.

El socialista José Segura acusa al Ejecutivo de "dejar pasar la oportunidad de reducir el aislamiento energético" de España y de generar caos con los cambios retroactivos en las primas de renovables. Crítica la regulación del autoconsumo, con un peaje "injustificado y discriminatorio que impondrá barreras económicas que dificultarán las inversiones". Asimismo, rechaza la  "desprotección" en la que queda el consumidor.

Izquierda Plural: perpetuará un modelo desfasado e insostenible

Por la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Laia Ortiz ha expresado su "absoluta disconformidad" con la ley y con la "forma opaca" en que se ha tramitado, tilda el proyecto de "miope", "desconectado" de las necesidades sociales y cree que "perpetuará un modelo desfasado e insostenible". Además, considera un "atropello a la seguridad jurídica" el carácter retroactivo y pronostica que no se solucionarán los problemas de déficit  tarifario.

Favorece a las empresas con una posición dominante

Para Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, es una "nueva ley de partido", que afecta a un sector "sumido en un desbarajuste de dimensiones colosales y que ha provocado un problema económico importante": el del déficit de tarifa, la pérdida de competitividad y la subida de la factura de la luz. Sin embargo, este proyecto solo busca "salvar un modelo de negocio en gran parte caducado, favoreciendo a las empresas con una posición dominante" y "profundizando en los errores anteriores".

Desde CiU, Josep Sánchez Llibre, cree que el proyecto "obedece más a motivos de política económica que de política eléctrica", ya que su principal objetivo es acabar con el déficit pero "sin fijar una hoja de ruta de la política energética española". "Sería conveniente y urgente clarificar el modelo energético antes de decidir cómo reducir el déficit tarifario y cuál será el mix energético global", ha dicho.

CiU: No fija una hoja de ruta de la política energética

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, coincide en que el sector eléctrico debe servir para "mejorar la competitividad", pero "respetando escrupulosamente el marco competencial", y ha reclamado "reducciones" para algunos subsectores industriales.

Teresa Jordà (ERC) acusa al Gobierno de buscar proteger al oligopolio eléctrico "en detrimento claro" del autoconsumo y las renovables y "cargando" el déficit tarifario a los consumidores. "Es una gran estafa de la que se beneficiarán cuatro grandes compañías a costa de los consumidores y los contribuyentes" apunta, y reclama un cambio de modelo, una auditoría independiente de la deuda, y el fin de la "centralización y la invasión competencial".

Para Pedro Quevedo (CC-NC) ésta es una "enorme oportunidad perdida" porque se afronta el déficit tarifario de forma "inadecuada" y se "persiste en el castigo" a las renovables y el autoconsumo. Finalmente, Carlos Salvador (UPN) considera que éste debería ser "un tema de Estado", lamentando que PP y PSOE no sean capaces de ponerse de acuerdo en una cuestión tan importante.

Noticias

anterior siguiente