Enlaces accesibilidad

Los pescadores de Fukushima vuelven a la mar por primera vez desde el accidente nuclear

       
  • Pruebas realizadas a las capturas indican niveles de radiación bajos o indetectables
  •    
  • Detectan una nueva filtración radioactiva a las aguas subterráneas

Por
Imagen de archivo de la central de Fukushima, Japón
Imagen de archivo de la central de Fukushima, Japón. REUTERS REUTERS/Issei Kato/Files

Los pescadores de la prefectura japonesa de Fukushima han vuelto a pescar por primera vez desde el accidente nuclear ocurrido en la central del mismo nombre, a consecuencia del terremoto y tsunami del 3 de marzo de 2011.

Este viernes, los pescadores de dos cooperativas de la ciudad de Iwaki se han hecho a la mar, aunque se trata aún de una actividad de prueba después de que la asociación de pescaderías haya realizado análisis de seguridad de la vida marina

Trece barcos se han hecho a la mar. Sus capturas están limitadas a aguas situadas a más de 40 kilómetros de la planta nuclear. Además, solo pueden capturar 16 especies, que incluyen pulpo y cangrejo.

Las capturas pasarán un control de niveles de radiación el sábado, antes de ser distribuidas.

El máximo permitido por la legislación nacional es de 100 bequereles por kilo de animal, pero las cooperativas han restringido aún más estas medidas, hasta los 50 bequereles.

Los pescadores aseguran que los animales capturados hasta ahora han arrojado niveles de radiación inferiores a 50 bequereles o indetectables.

Nueva filtración detectada

La operadora de la central, Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO en sus siglas en inglés) anunció este jueves la existencia de una nueva fuga de agua radiactiva de uno de los tanques de almacenamiento, según informó la cadena de televisión pública japonesa NHK.

Según representantes de la empresa, el jueves se detectaron en un pozo de observación 400.000 becquerelios por litro de estroncio y otras sustancias radiactivas emisoras de rayos beta.

Se trata de un nivel 6.500 veces superior al registrado el día anterior. El pozo se excavó para observar el impacto de la fuga y se encuentra a unos diez metros del tanque.

El personal de TEPCO considera que los datos medidos el jueves indican que sustancias radiactivas como el estroncio, que se filtran con relativa lentitud, han llegado al agua subterránea.

La empresa eliminará la tierra contaminada alrededor del tanque y seguirá midiendo los niveles de radiactividad del agua subterránea en el pozo de observación, según informa la NHK.

El anuncio de Tepco tuvo lugar apenas un día después de que el primer  ministro de Japón, Shinzo Abe, afirmara que las filtraciones de agua  radiactiva estaban bajo control, si bien reconoció que siguen existiendo.

Noticias

anterior siguiente