Enlaces accesibilidad

El conseller de Justicia no ve posible una consulta independentista sin acuerdo con el Gobierno

  • Germà Gordó apela a no ir "acelerados" en el proceso
  • Por su parte ERC no acepta que se retrase la consulta 
  • Mientras, el PSC cree que la postura de Gordó es "muy razonable"

Por

El conseller de Justicia, Germà Gordó, ha afirmado que no ve posible una consulta de independencia sin acuerdo con el Gobierno central y ha apelado a no ir "acelerados" en el proceso, ya que el pacto con ERC permite aplazar el calendario para la convocatoria del referéndum.

"No tenemos que ir todos acelerados ni nerviosos", ha pedido el conseller de Justicia. Gordó ha recordado que una consulta de autodeterminación solo sería posible en el marco de un acuerdo con el Estado: "No acabo de ver otra manera, se me hace difícil verla", ha añadido, si el Gobierno está dispuesto a acudir al Tribunal Constitucional para impedirla.

En ese sentido, ha insistido en que el gobierno de CiU "tiene la obligación de trabajar para organizar la consulta", pero también ha recordado que el acuerdo con ERC que permitió la investidura de Artur Mas permite modificar el calendario para ese hipotético referéndum, en un principio fijado para el año próximo.

En opinión de Gordó, en estos momentos "parece difícil" un acuerdo con el Gobierno central en ese asunto, dado que "los puntos de partida" están muy alejados y no se ve "un punto de encuentro" posible en perspectiva.

"Ahora todos partimos de determinados marcos conceptuales", ha sostenido el conseller de Justicia, que cree que para alcanzar un acuerdo es necesario que ambas partes "busquen otros marcos" desde los que entenderse.

El conseller, sin embargo, se ha mostrado convencido de que existe "espacio suficiente para llegar a un acuerdo para hacer la consulta" y ha animado a no dejarse llevar por las dificultades, porque la obligación del Ejecutivo catalán es "seguir con el diálogo en Cataluña y con el Gobierno del Estado".

El diálogo es absolutamente básico

"El diálogo es absolutamente básico", ha retirado Germà Gordó, que, a preguntas de uno de los asistentes a la conferencia ha lamentado que "ojalá" el Gobierno hubiera ofrecido un acuerdo en materia financiera a Cataluña, pero "ni siquiera eso".

Consultado sobre si cree que hay una guerra sucia orquestada por el Estado para frenar el proceso soberanista en Cataluña, Gordó ha mantenido que, como punto de partida, un conseller debería creer que no existe, pero, ha añadido: "yo también tengo los pies en el suelo". En esa línea, ha precisado: "No hay ninguna prueba (de esa guerra sucia), pero sí muchos indicios".

ERC no acepta que se retrase la consulta 

Por su parte, ERC considera que la prioridad debe seguir siendo que se celebre una consulta de autodeterminación y avisa que, con el "escenario" actual, hay que pensar en adelantarla y no en retrasarla, si bien también ve "legítima" una declaración unilateral de independencia por parte del Parlament.

Según ha indicado en una rueda de prensa la portavoz de ERC, Anna Simó, después de la reunión de la comisión permanente de su partido, Esquerra espera que ciertas declaraciones realizadas en los últimos días por dirigentes de CiU no impliquen la posibilidad de que a algunos de ellos ya les "tiemblan las piernas" y ello provoque que pidan retrasar el proceso soberanista.

Lejos de compartir la opinión expresada esta mañana por el conseller de Justicia, Germà Gordó, en el sentido de que la consulta puede hacerse si cuenta con la aprobación del Gobierno español, ERC considera que debe hacerse "sí o sí" tal y como prometió el presidente de la Generalitat, Artur Mas.

Después de apuntar que "el escenario" actual de una Generalitat asfixiada financieramente y la falta de voluntad del Gobierno español de dialogar sobre la consulta "aconseja avanzarla y no retrasarla", ERC defiende la legitimidad de "una DIU" (Declaración Unilateral de Independencia) una vez agotadas las otras vías, que son el referéndum o la consulta.

El PSC cree que es "muy razonable"

Mientras, el PSC, formación a la que el presidente de la Generalitat tendió la mano para que entre en el Govern, ha calificado de "muy razonable" y de "sentido común" que Gordó no vea posible una consulta si no está acordada antes con el Gobierno.

Para el portavoz del PSC, Jaume Collboni, las declaraciones del titular de Justicia ponen en evidencia las discrepancias y contradicciones en el seno de la federación nacionalista: "CiU navega sin hoja de ruta y con la brújula rota", ha concluido.

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha coincidido con Mas en descartar la opción de que Cataluña apruebe una declaración unilateral de independencia.

Duran ha acusado a ERC de poner "palos en las ruedas" al pacto de legislatura al urgir a celebrar la consulta soberanista y amenazar con no apoyar los presupuestos de la Generalitat y, aunque confía aún en que los republicanos apoyen las cuentas de 2013, ha apuntado que "esto no priva de dialogar con otras fuerzas como el PSC".

Margallo llama al diálogo

En pleno debate soberanista, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha visitado Barcelona, en donde ha llamado a la unidad, al diálogo y al consenso entre todas las autonomías y el Gobierno para que España "remonte" como lo hizo en un momento "mucho más difícil" que el actual como fue el de la Transición.

Ante el empresariado catalán, García-Margallo ha instado a la "negociación y al consenso" entre todas las autonomías para resolver asuntos pendientes como la financiación.

El ministro ha rechazado un modelo de financiación "singular" para una autonomía, ya que esto no sería beneficioso ni para la propia comunidad, una afirmación que desde algunos sectores se ha visto como contradictorio con los objetivos del PP Catalán.

El PPC acusa a CiU de "ambigüedad calculada"

Por su lado, el portavoz del PPC en el Parlament, Enric Millo, ha acusado a CiU de tener una "ambigüedad calculada" en el debate soberanista que genera confusión e inestabilidad y perjudica por tanto a Cataluña.

"Sería posible que estuviéramos asistiendo a la coexistencia de un doble mensaje desde la misma fuerza política (CiU), y eso sería un engaño flagrante a los catalanes, sería poco ético", ha considerado Millo en rueda de prensa.

Por su parte, el portavoz de Ciutadans, Matías Alonso, ha criticado que el presidente de la Generalitat en lugar de "gobernar" haya iniciado una campaña para explicar el proceso soberanista y ha alertado de una posible declaración unilateral de independencia en el Parlamento catalán al estilo "kosovar".

Noticias

anterior siguiente