Enlaces accesibilidad

Hollande asegura que los terroristas en Mali serán "destruidos o capturados"

       
  • El presidente francés lo ha afirmado en su visita a Abu Dabi
  •    
  • También ha anunciado que la operación se alargará "al menos una semana"
  •    
  • Los bombardeos nocturnos continuarán
  •    
  • Claves del conflicto militar en Mali 

Por
François Hollande advierte que los yihadistas serán "destruidos o capturados"

El presidente francés, François Hollande, ha afirmado que, cuando fuerzas francesas encuentren a terroristas en su ofensiva en Mali, tienen como misión "destruirlos, capturarlos en caso de que sea posible" y asegurarse de que "no vuelvan a actuar en el futuro".

Hollande ha hecho estas declaraciones en una comparecencia durante la VI Cumbre Mundial de la Energía del Futuro, inaugurada este martes en Abu Dabi  (Emiratos Árabes Unidos) y transmitida en directo por la televisión francesa, en la que ha dejado claro que el objetivo es asegurarse de que esos grupos "no puedan actuar en el futuro".

"Si somos atacados nos defenderemos", ha insistido el jefe del Estado, quien ha añadido que "si se les puede capturar se hará" y que las autoridades de Mali ya han tomado como prisioneros a algunos de esos rebeldes salafistas.

Explicó que, en su apoyo al Ejército maliense, Francia es "parte implicada" en el combate por frenar el avance salafista y ha justificado su modo de operar por el hecho de que esos terroristas no quieran "dejar de cometer atentados, abandonar las armas o salir de Mali, porque muchos son de fuera".

"La operación se alargará al menos una semana"

Hollande también ha asegurado que la intervención militar francesa de su país en Mali  podría alargarse al menos una semana, hasta que esté lista la fuerza africana que debe sustituirla.

Según Hollande, su país tiene ya desplegados 750 militares en el país africano y ha avanzado que esa cifra va a aumentar. "Continuaremos el despliegue de fuerzas sobre el terreno y en el aire", ha declarado durante una visita a la base militar que Francia tiene en Abu Dabi.

"Estamos confiados en la rapidez con la que podremos detener a los agresores, los enemigos, los terroristas", ha dicho Hollande.

El presidente francés también ha indicado que en la noche del lunes la operación llevada a  cabo desde el aire por los militares franceses alcanzó nuevos objetivos y  que "los grupos terroristas" habían sido detenidos en su avance.

Hollande ha indicado que los militares africanos están tomando posiciones, lo que "va a tardar todavía una buena semana", para "permitir el restablecimiento de la integridad territorial de Mali".

Precisamente este martes se reúnen en Bamako los jefes de defensa de los estados de África Occidental agrupados en la CEDEAO, para aprobar la constitución de una fuerza de intervención con 3.300 soldados. Sin embargo, incluso si estos soldados llegan pronto a Mali, su entrenamiento y preparación podría llevar más tiempo.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, que acompaña a Hollande, ha explicado que habrá un encuentro a finales de enero para captar fondos que financien la operación.

Daños a la población civil

Hollande asegura haber dado la directiva de evitar en los bombardeos víctimas mortales entre la población civil. "Tenemos que tener mucho cuidado, es la consigna que he dado para evitar daños a la población civil (...) Esta noche ha habido objetivos perfectamente selectivos para que no hubiera consecuencias dañinas para la población civil", ha afirmado.

Amnistía Internacional ha asegurado que al menos seis civiles murieron en los combates en la ciudad de Konna, donde los aviones franceses bombardearon posiciones islamistas, y ha llamado a ambas partes a evitar víctimas entre los no combatientes.

La ONU respaldó este lunes la intervención militar francesa para evitar que los radicales islámicos se hagan con el control del país, aunque de momento ningún otro país ha ofrecido participar directamente. Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Bélgica y Dinamarca sí han ofrecido apoyo logístico.

Los integrantes de los grupos islámicos radicales Ansar Al Din,  Monoteísmo y Yihad en África Occidental (MYAO) y Al Qaeda en el Magreb  Islámico (AQMI) controlan el norte de Mali  desde junio pasado, cuando arrebataron el territorio al movimiento  independentista tuareg MNLA, que había aprovechado un golpe de estado en  el país para dominar la región.

Noticias

anterior siguiente