Enlaces accesibilidad

Una cadena de atentados suicidas deja más de 30 muertos en Afganistán

       
  • Los ataques se han producido en la provincia de Zaranj
  •    
  • Según fuentes del gobierno local han sido cinco atacantes suicidas
  •    
  • Se inmolaron en un mercado popular y a la entrada de un hospital local

Por

Cerca de 37 personas, la mayoría civiles, han muerto y más de 70 han resultado heridas en una cadena de atentados suicida  perpetrados en Afganistán.

El primer ataque ha tenido lugar en Zaranj, capital de la provincia meridional afgana de  Nimroz, según ha informado una fuente policial. El segundo atentado se ha producido en la provincia de Kunduz, al norte del país, ha informado a Efe una fuente oficial.

Varios niños y al menos 15 miembros de las fuerzas de seguridad afganas estaban entre los muertos en la ciudad de Zaranj, la capital provincial de la provincia de Nimroz junto a la frontera con Irán. "Los bombardeos no sólo se han producido en un bazar sino también a la entrada de un hospital local", ha asegurado Mohd Musa Rasooli, jefe de la policía de Nimroz.

"Se espera que estas cifras aumenten", ha dicho el gobernador provincial Abdul Karim Barahawi a Reuters.

Fuentes policiales han asegurado a la cadena británica BBC que los ataques se han producido en cuatro localizaciones distintas de Zaranj.  Los atentados se han producido en un bazar donde la gente se preparaba  para celebrar el fin del ayuno de Ramadán, según las mismas fuentes.

Tres de los cinco atacantes se han inmolado

"Cinco asaltantes han cometido estos atentados suicidas. Dos fueron  fusilados por las fuerzas de seguridad pero los otros tres habían  explotado en tres lugares diferentes, incluso cerca de un hospital", ha explicado Karim Brahawi. "Los atacantes se inmolaron en un mercado popular, el objetivo eran civiles, no hay instalaciones del Gobierno cercanas", ha asegurado.

Según ha explicado a Efe el jefe de la policía provincial, Mohamad Musa Rasouli, las tres explosiones de Zaranj sacudieron la citada ciudad en torno a la 13.50 (horario peninsular español). Rasouli, que no ha precisado los puntos atacados, ha explicado que  civiles y policías han sido trasladados a un hospital por las fuerzas de  seguridad.

Por su parte, el atentado en Kunduz, ha ocurrido a última hora del día en el distrito de  Dasht-e-Archi, donde decenas de personas se habían congregado para  realizar compras con motivo del Eid-ul-Fitr, una festividad que esta  semana marcará el fin del mes sagrado islámico de ayuno o Ramdán.

En declaraciones a la agencia local AIP, la jefa del Consejo provincial de Nimroz, Shakila Hakimi, ha explicado que la cadena de atentados suicida tuvo lugar poco después de que las autoridades detuvieran en esa misma ciudad a otros dos insurgentes equipados con explosivos que planeaban cometer acciones similares.

La fase más sangrienta de la guerra afgana

Pese a que los incidentes violentos son especialmente frecuentes en el sur y este de Afganistán, donde predomina la etnia pastún de la que proceden tradicionalmente los insurgentes talibán, Nimroz no es una de las zonas más conflictivas del país.

Los talibán recurren habitualmente a bombas colocadas en caminos y a atentados suicidas en su lucha contra las autoridades afganas y las fuerzas internacionales, y esta primavera han abogado por lanzar un mayor número de ataques coordinados.

Las tropas de la OTAN comenzaron en julio de 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y a transferir la competencia de la seguridad al Ejército y Policías afganos. Este proceso debe concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos, y transcurre en una de las fases más sangrientas de la guerra afgana.

Los civiles se han consolidado como un colectivo muy vulnerable en la  guerra afgana, que ya dura más de una década desde la invasión de EEUU y  la caída del régimen integrista talibán a finales de 2001. Según la ONU, en 2011 perdieron la vida 3.021 civiles a causa del conflicto, la mayor parte en acciones atribuibles a la insurgencia. Esa cifra es la más alta desde que el organismo multilateral comenzó a registrar este tipo de datos hace cinco años.

La violencia está en su peor momento

El ataque ha sido el peor desde 2001 en la provincia, relativamente tranquila. En Helmand, su provincia vecina, sí se multiplican los ataques a lo largo del año.

Un portavoz de las fuerzas dirigidas por la OTAN ha dicho que no tenía ningún detalle del ataque, pero Sharifa Hamidiha, un diputado local, ha dicho que la cadena privada afgana Tolo TV ha considerado que el ataque fue un acto brutal sin justificación.

A pesar de una disminución de víctimas civiles en el primer semestre de este año en comparación con el 2011, las Naciones Unidas dijeron la semana pasada que los civiles estaban teniendo la peor parte de los combates entre los insurgentes y la coalición extranjera afgana.

Un informe semestral de las Naciones Unidas dijo la semana pasada que 1.145 civiles han sido asesinados entre el 1 de enero y el 30 de junio este año, así como 1.954 heridos, que representa una disminución del 15% con respecto al pasado año.

La violencia está en su peor momento a pesar de la presencia de miles de tropas extranjeras y afganas, la lucha contra la insurgencia encabezada por los talibanes en Afganistán está plagada por tres décadas de conflicto.

Noticias

anterior siguiente
-->