Enlaces accesibilidad

El FMI estima que el embargo a Irán podría elevar un 30% el precio del petróleo

  • La UE aprobó esta semana un embargo al petróleo iraní
  • Teherán ha amenazado con cerrar la principal vía de tráfico de crudo

Por

El FMI ha advertido este miércoles de que el embargo al crudo de Irán aprobado esta semana por la Unión Europea puede suponer un aumento del precio del petróleo del 20 al 30%.

El documento de trabajo del FMI examina "los riesgos para el precio del petróleo", centrados en las tensiones diplomáticas entre Irán y los países occidentales, que se han incrementado desde que Teherán amenazara con cerrar el estrecho de Ormuz -la principal vía de tránsito marítimo del petróleo mundial- como respuesta a las sanciones de la UE. 

"Detener las exportaciones de Irán a las economías de la OCDE puede provocar un aumento inicial del precio del petróleo de alrededor de 20 a 30% (entre 20 y 30 dólares por barril), algo probablemente compensado con el tiempo por otros productores y las reservas de emergencia", señala el FMI en un comunicado interno elaborado para la delegación del organismo en la reunión del G20 que se celebrará en Ciudad de México los próximos 19 y 20 de enero.

La institución dirigida por Christine Lagarde también avisa de que el cierre del estrecho de Ormuz podría dar lugar a un incremento "mucho mayor" de los precios, ya que limitaría los  uministros de compensación de otros productores de la región.

Irán, el quinto proveedor de la UE

Así, incide en que el impacto que tendría en el mercado del crudo una intensificación de la crisis del petróleo en Irán sería "muy  grande si no es compensado por el aumento de suministro en otros lugares", ya que el embargo podría implicar un descenso de la oferta de 1,5 millones de barriles al día, cifra comparable con la caída media provocada por los problemas en Libia en 2011.

De hecho, el FMI señala que un bloqueo "sería percibido por los mercados como el presagio de tensiones geopolíticas mundiales más pronunciadas, lo que implicaría una interrupción del suministro mucho más grave y sin precedentes".

A través del estrecho de Ormuz, situado entre el golfo Pérsico y el golfo de Omán, transita el 40% de las exportaciones mundiales petroleras por vía marítima.

El embargo ha dejado al la Unión Europea sin uno de sus principales suministradores de crudo, un vacío que espera cubrir aumentando las compras a países como Arabia Saudí o Libia.

Consecuencias para España

Irán fue en 2010 el quinto proveedor de las importaciones europeas, con un 5,7% del total, solo superado por Rusia, Noruega, Libia y Arabia Saudí.

Junto a Grecia -el mayor importador de petrólo iraní de la UE, Italia y España serán los más afectados por el embargo. En 2010, el Gobierno español compró más petróleo a Irán que a ningún otro país, 7.671 toneladas que representaron el 14,6 % del total de las importaciones.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, reconoció este lunes que España tendrá que hacer un "gran sacrificio", pero aseguró que las empresas españolas ya han negociado suministros alternativos, fundamentalmente procedentes de los países del golfo Pérsico.

Sin embargo, la subida del precio del petróleo podría tener unas consecuencias devastadoras para la ya desgastada economía española, para la que el propio FMI pronosticó una recesión del 1,7% en 2012.

Noticias

anterior siguiente