Enlaces accesibilidad

La UE llevará el plan de la Liga Árabe a la ONU y aprueba nuevas sanciones contra Siria

       
  • El objetivo es acabar con el veto de China y Rusia en el organismo
  •    
  • El gobierno sirio denuncia la "interferencia flagrante" de la Liga Árabe
  •    
  • Bruselas establece sanciones contra 22 personas y 8 organizaciones
  •    
  • Rusia vende aviones de combate a Asad

Por
La Unión Europea aprueba más sanciones económicas contra Siria

Varios países de la UE llevarán al Consejo de Seguridad de la ONU el plan de la Liga Árabe para que Bachar el Asad deje el poder en Siria y se establecerán nuevas sanciones a nivel europeo, concretamente contra 22 miembros de su aparato de seguridad y ocho organizaciones, por la continuación de la represión violenta de las protestas.

Así lo ha decidido el Consejo de Ministros de Asuntos de Exteriores de los 27, que  ha acordado "atribuir el mayor protagonismo a la Liga Árabe y reforzar su actuación", según ha adelantado el ministro español, José Manuel García-Margallo, a la salida de su encuentro con sus homólogos en Bruselas.

"El objetivo es buscar una solución unánime del tema sirio", ha remarcado Margallo, que ha recordado que el Plan de la Liga Árabe pasa por forzar contactos con la oposición en un plazo breve, que Asad delegue sus funciones en el vicepresidente y que se forme un gobierno de unidad nacional para preparar el terreno para unas elecciones libres.

La ofensiva europea pasa por retomar el diálogo sobre Siria "lo más pronto posible" con el secretario general de la Liga Árabe, de forma que las decisiones que se han tomado el pasado fin de semana en El Cairo cambien la dinámica dentro del Consejo de Seguridad, donde Rusia y China vetan por sistema cualquier intento de condenar o sancionar al régimen de Asad.

El gobierno sirio denuncia "interferencia flagrante"

Los países árabes instaron el pasado domingo a Al Asad a traspasar el poder  el vicepresidente del país y a formar un gobierno de unidad nacional en  el plazo de dos meses, para convocar elecciones presidenciales, una  idea que este lunes ha sido rechazada por el régimen.

Sin embargo, Siria considera la resolución adoptada el domingo como "una violación de su soberanía nacional, una interferencia flagrante en sus asuntos internos y una infracción descarada de los estatutos de la Liga Árabe".

En vez adoptar ese tipo de medidas, los ministros de la Liga Árabe deberían "asumir su responsabilidad  para evitar que los grupos terroristas que asesinan a sirios inocentes y  atacan edificios gubernamentales y las infraestructuras del Estado se  financien y armen", ha subrayado la fuente.

Por ese motivo, Damasco opina que la nueva hoja de ruta de la Liga Árabe  va en contra de los intereses de su pueblo y no evitará que el país  "avance en sus reformas políticas, y traiga la seguridad y la  estabilidad a su gente, que ha demostrado durante la crisis su apoyo a  la unidad nacional".

En cuanto a las nuevas sanciones europeasm se trata de la décimo primera lista de sanciones contra personalidades o entidades del régimen del presidente Bachar al Asad, y que incluye congelación de activos financieros y la prohibición de viajar a Europa.

"La decisión de hoy pondrá más presión sobre los responsables de la inaceptable violencia y represión en Siria. El mensaje de la Unión Europea es claro: la ofensiva debe detenerse inmediatamente", ha indicado en un comunicado la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton. La Alta Representante ha asegurado que los Veintisiete harán todo lo posible para ayudar a los sirios a disfrutar de sus "legítimos derechos políticos".

Aviones rusos

Por otro lado, Rusia suministrará a Siria 36 aviones de instrucción de combate Yak-130 en virtud de un contrato firmado en diciembre por ambos países, según revela este lunes el diario ruso Kommersant.

"Las partes negociaron las condiciones en diciembre tras lo cual formalizaron un contrato", ha asegurado al periódico una fuente cercana a Rosoboronexport, la agencia rusa de exportación de armamento. Según el diario ruso, el valor del contrato asciende a unos 550 millones de dólares, a razón de 13,5 millones por cada avión.

El director del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías ruso, Ruslán Pújov, ha calificado el acuerdo de muy arriesgado desde el punto de vista de las garantías de pago dada la actual fragilidad del régimen sirio.

"Teniendo en cuenta la inestabilidad política en Siria y las presiones que recibe por parte de Estados Unidos es difícil predecir lo que sucederá de aquí en adelante. El régimen de Bachar al Asad puede caer, lo que conllevará pérdidas financieras y de imagen para Rusia", ha subrayado el experto.

Noticias

anterior siguiente