Enlaces accesibilidad

Francia y Alemania estudian un rediseño radical de la zona euro a dos velocidades

  • Las discusiones se encuentran en el plano teórico
  • Se discute la posibilidad de pedir la salida de uno o dos países

Por
Merkel y Sarkozy proponen un núcleo duro en la zona euro

Francia y Alemania están discutiendo planes para realizar una reforma radical de la Unión Europea que implicaría la creación de una zona euro mas pequeña e integrada y, que también baraja la salida del bloque de uno o dos países, según han informado a Reuters fuentes diplomáticas de la Unión Europea.

“Han habido distintas conversaciones sobre estos temas en los últimos meses, a todos los niveles”, ha manifestado a la misma agencia un funcionario de Bruselas  que ha preferido mantener el anonimato.

“Tenemos que ir con mucho cuidado, pero lo cierto es que tenemos que establecer una lista con aquellos que no quieren ser parte del club y los que no pueden ser parte”, ha añadido la misma fuente.

En este sentido, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, ya dio unas pinceladas sobre este supuesto plan en un discurso dirigido a un grupo de estudiantes de Estrasburgo, cuando manifestó que la Europa de dos velocidades era el único modelo viable para el futuro.

El 'núcleo duro'

En las supuestas discusiones mantenidas entre responsables políticos del más alto nivel de París, Berlín y Bruselas, se planteó la posibilidad excluir a uno o dos países de la zona euro, mientras que el núcleo duro continuara trabajando hacia una mayor integración económica, especialmente en política fiscal y tributaria.

Esta propuesta se habría mantenido en un plano “intelectual” y no en discusiones técnicas ni operativas. Sin embargo, un portavoz del ministerio de Finanzas francés ha negado que exista ningún plan en marcha según informa la misma agencia.

"No ha habido conversaciones entre las autoridades francesas y alemanas en todos los niveles en la disminución del tamaño de la zona euro", ha manifestado este portavoz.

Por su parte, el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha advertido desde Berlín acerca del coste económico de cualquier división en la zona euro. "El producto interno bruto de Alemania podría contraerse su economía y se derramó un millón de empleos", ha manifestado Barroso en un discurso.

También ha añadido que cualquier avance hacia una integración mayor no debería ser a costa de la división entre los miembros de la UE. "No puede haber paz y la prosperidad en el Norte o en el Oeste de Europa, si no hay paz y prosperidad en el sur o en el Oriente", ha dicho.

La Europa de las dos velocidades

Francia y Alemania se ven como la columna vertebral de la zona euro y con frecuencia promueven iniciativas que otros países de la zona euro rechazan, con lo que la Europa de dos velocidades a que se refirió Sarkozy parece que ya es una realidad en muchos aspectos. Sin embargo, los funcionarios entrevistados por Reuters han hablado de un proceso más formal para crear una estructura de dos niveles y permitir que un grupo más pequeño pueda continuar adelante.

"Esto es algo que ha estado en el aire desde hace algún tiempo, al menos en conversaciones de alto nivel", ha dicho un diplomático de la UE. "La diferencia ahora es que algunos países están avanzando muy rápidamente ... El riesgo de una escisión, de una Europa de dos velocidades, nunca ha sido tan real".

Sin embargo, Gran Bretaña, que está firmemente fuera de la zona euro, también se opone a cualquier movimiento que daría lugar a una Europa de dos velocidades, o institucionalizar un proceso, incluso si ya está en marcha.

Llevar a cabo este plan pasaría por una modificación del Tratado fundacional de la eurozona, además de que actualmente no están establecidos ningún tipo de mecanismos para la salida de la moneda única.

Algunos funcionarios de la UE han manifestado a Reuters que una posible modificación del Tratado será formalmente discutida en una cumbre en Bruselas del 09 de diciembre, con una «Conferencia Intergubernamental».

Noticias

anterior siguiente