Enlaces accesibilidad

Polonia encara unas elecciones donde el partido anticlerical puede ser determinante

  • Alta participación en las primeras horas de las elecciones polacas
  • La formación liberal Plataforma Ciudadana es favorita para repetir mandato
  • Todo indica que necesitará apoyos para gobernar

Por
Polonia elige nuevo parlamento

La elevada participación protagoniza las primeras horas de las elecciones legislativas de Polonia, en las que el partido liberal Plataforma Ciudadana parte como favorito para alzarse con la victoria y renovar su mandato.

Hasta las nueve de la mañana, dos horas después de que se abrieran los colegios electorales, la participación era del 2,79 %, informa la Comisión Electoral.

La participación es elevada en comparación con los comicios presidenciales celebrados en Polonia el pasado año, cuando dos horas después del arranque electoral había votado menos del 1,9 % de ciudadanos.

Paquete sospechoso obliga al desalojo

La jornada se desarrolla con normalidad a excepción de un incidente que tuvo lugar en la localidad de Gorzowie (oeste del país), donde un paquete sospechoso obligó a evacuar el colegio electoral y suspender temporalmente la votación.

La falsa alarma ha impedido a los vecinos ejercer su derecho durante dos horas, lo cual podría obligar a retrasar hasta las once de la noche  el final de la jornada electoral en todo el país, aunque la Comisión estudia el caso y todavía no ha adoptado una decisión.

Más de 30 millones de polacos están convocados este domingo a las urnas, para lo cual se habilitaron cerca de 26.000 locales, de ellos más de siete mil adaptados para minusválidos y 773 en hospitales.

Polonia elige hoy a 460 diputados y cien senadores, en unos comicios liderados por el partido liberal Plataforma Ciudadana, actualmente al frente del Gobierno.

Posibles pactos

La formación liberal Plataforma Ciudadana es la favorita para repetir mandato, aunque todo indica que necesitará apoyos para gobernar, incluido el del primer partido abiertamente anticlerical del país.

Todos los sondeos dan la victoria al partido del primer ministro, Donald Tusk, con hasta nueve puntos de ventaja sobre su principal rival, Jaroslaw Kaczynski, el líder de Ley y Justicia, una amalgama nacionalista-conservadora que ya ganó los comicios de 2005.

Kaczynski y su partido tienen un apoyo superior al que la mayoría de encuestas preveían inicialmente, aunque sus recientes comentarios negativos sobre la canciller alemana, Angela Merkel, han hecho mella en el electorado y el último sondeo, elaborado por el instituto TNS OBOP, le da un 30% de los votos, menos que días atrás.

Tusk, a un paso de la reelección

Con un 39% de sufragios se situaría Plataforma Ciudadana, lo que significa que Tusk está a un paso de su reelección o, lo que es lo mismo, a las puertas de hacer historia en la joven democracia polaca, ya que de confirmarse estos pronósticos sería la primera vez que un partido gana dos elecciones consecutivas.

Pero la victoria casi segura de los liberales no será suficiente para gobernar en solitario, y les obligará a entenderse con las otras formaciones del Parlamento: la plataforma de izquierdas SLD, el partido liberal-anticlerical Movimiento Palikot y el Partido Campesino (PSL), este último socio de coalición en la legislatura que acaba.

La encuesta de TNS OBOP sitúa a Movimiento Palikot, un partido creado apenas algunos meses atrás, con un 10% de los sufragios, lo que lo convertiría en la tercera fuerza política del país, por delante de la izquierda, que obtendría un 9%. El Partido Campesino, actual socio de gobierno, quedaría con un 8,5%, según este sondeo.

Posible pacto con otra formación

Esto podría dar lugar a un panorama inimaginable hace algunas semanas: la necesidad de que Plataforma Ciudadana necesite, además del apoyo de los Campesinos, pactar con una segunda formación, a elegir entre la izquierda y el Movimiento Palikot.

Janusz Palikot es un empresario de éxito y antiguo diputado liberal, que abandonó la formación para crear su nuevo partido, cansado, dijo entonces, del moralismo y del peso de los democristianos en el partido de Tusk.

El Movimiento Palikot propugna una economía liberal pero es su defensa radical del anticlericalismo y de la liberalización del consumo de marihuana lo que ha calado más hondo en el electorado polaco, sorprendido y en parte encandilado por un candidato experto en llamar la atención que se atreve a ir más allá que el resto.

El empresario pide incesantemente finalizar el concordato con el Vaticano y poner fin a la presencia de la iglesia Católica en las instituciones, en un país donde casi obligatorio, por ejemplo, que un sacerdote bendiga los nuevos coches de la policía.

"No vamos a pactar con alguien que quiere la legalización de las drogas", dijo hoy Donald Tusk en referencia a su antiguo colega de partido, quien de confirmarse los resultados sería el gran vencedor de estas elecciones, en las que concurre por primera vez y podría ocupar el tercer lugar en número de escaños.

Noticias

anterior siguiente