Enlaces accesibilidad

La odisea de la migración de las aves

Por
Ciencia al cubo - Aves migratorias - 22/12/10

Ciencia al cubo

El nacimiento de perritos fluorescentes, la muerte de una chimpancé calva, qué son las neuronas espejo, el origen de los ojos azules o por qué nos salen canas. De la mano de América Valenzuela, en 'Ciencia al Cubo' pueden escuchar las historias más variopintas sobre temas científicos de actualidad. Emisión en Radio 5: Lunes a jueves a las 15: 42; Sábados 09:22 / 17:52 / 21:06; Domingos 09:22 / 17:55

Estos días si miran al cielo de la península ibérica lo más probable es que vean bandadas de aves volando, algunas en formación de uve, otras en grupos desordenados o individuos sueltos. Las aves están en plena migración.

Vienen del norte y centro de Europa y viajan hacia el cálido sur para pasar el invierno en lugares con buen alimento. El viaje es una odisea durísima. La migración de las aves.

Las migraciones comienzan en septiembre. Poco a poco y de manera escalonada, las diferentes especies de aves realizan su larguísimo viaje. Algunas recorren cientos de kilómetros y otras miles. Pasan por encima de las cumbres de los Pirineos y luchan contra las constantes ráfagas de viento.

Algunas llegan a su destino relativamente pronto y se instalan en el centro y sur de la península ibérica. Otras continúan su recorrido hasta África. De ellas, la gran mayoría hacen una parada en las muchas marismas que hay en España y Portugal.

Todo un espectáculo

El espectáculo es digno de admirar. Por eso los amantes de los pájaros se reúnen en las cercanías para observar a estos animales con prismáticos y catalejos.

La marisma de Guadalquivir por ejemplo recibe estos días miles de aves. En su mayoría son ánsares. Allí se han contabilizado hasta 60.000 ejemplares. Pero también viajan y hacen parada allí cigüeñas blancas, grullas, águilas culebreras y garzas reales.

Otro punto interesante es la Ría Formosa en el Algarve, ideal para observar aves marinas, o las lagunas de Villafáfila, en Zamora, donde paran gran cantidad de patos. O también el Delta del Ebro, por donde pasan flamencos.

Pero sin duda, el punto más caliente para ver aves migratorias es el Estrecho de Gibraltar. Por allí pasan hasta 30 millones de aves de más de 300 especies, incluidas 27 tipos de rapaces.

Es así porque en el estrecho confluyen las migraciones de norte a sur y de este a oeste. Por eso, es el lugar perfecto para hacer los censos de poblaciones.

Cambios en el comportamiento de las especies

En los últimos años se han notado cambios en el comportamientos de algunas aves un poco inquietantes. Por ejemplo, por efecto del aumento de la temperatura media y la desertificación hay algunas aves que ya no se van en busca de lugares más cálidos porque están cómodas con esta nueva temperatura peninsular. Una de ellas es la cigüeña blanca.

Hace una década se iban casi todas a África. Hoy es normal que se quede un buen número de ellas a pasar el invierno con nosotros. Y también hay aves que no es que no se vayan, es que vienen a la Península.

Aves como el camachuelo trompetero, cuyo hábitat hace años se limitaba al continente africano. Hoy vive también en el sur de España.

CIENCIA AL CUBO

SUSCRÍBETE al podcast de Ciencia al Cubo, el programa sobre Ciencia de América Valenzuela en Radio 5.

Noticias

anterior siguiente