Enlaces accesibilidad

El arte soviético de Rodchenko y Popova 'revoluciona' el Reina Sofía

       
  • La pinacoteca expone 350 obras en torno a las figuras del constructivismo
  •    
  • Este movimiento defendió el arte como instrumento social y como ingeniería
  •    
  • Fue imagen de marca de la "Nueva Política Económica" de Lenin
  •    
  • Publicidad y propaganda destacan en buena parte de la muestra
  •    
  • Organizada por la Tate Modern, la muestra estará abierta hasta el 11 de enero

Por
"Rodchenko y Popova: Definiendo el Constructivismo" estará en el Reina Sofía hasta el 11 de enero. EFE EFE/Manuel H. de León

"El arte pertenece al pueblo. Sus raíces deben hundirse en lo más profundo de las masas trabajadoras. El arte debe ser accesible a las masas. Debe concitar los sentimientos, los pensamientos y la voluntad de las masas y elevarlas. Debe despertar y desarrollar su sentido artístico".

Los 350 trabajos del constructivismo ruso que el Museo Nacional Reina Sofía expondrá a partir del miércoles ponen a prueba estas palabras de Lenin.

La muestra, organizada por la Tate Modern, integra pinturas, carteles de cine y teatro, dibujos de diseños de trajes, muebles, fotografías y esculturas colgantes, para repasar la trayectoria de Luibov Popova (1889-1924) y Aleksandr Rodchenko (1891-1956).

Ambos artistas son quizá la muestra más clara de la evolución que sufrió Rusia en menos de una década. Si en lo político se pasó de la revolución bolchevique al estado soviético, en el arte, de la abstracción pictórica pura al constructivismo, un movimiento que defendió el arte como instrumento social y al que ambos artistas dieron forma.

La exposición, una de las más destacadas del museo Reina Sofía de la temporada, recoge la obra de dos figuras clave del constructivismo ruso: la artista culta y de familia acomodada y uno de los impulsores de la creación de los museos de arte contemporáneo que surgieron en la Unión Soviética.

El constructivismo creía en la obra de arte como un objeto manufacturado

El constructivismo es una corriente que, aunque apenas sobrevivió al estalinismo, cuestionaba los principios fundamentales del arte y pensaba que el artista tenía que emplear los materiales, científica y objetivamente como un ingeniero, y que la producción de obras de arte debía atenerse a los mismos principios racionales que cualquier otro objeto manufacturado.

El director del Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, ha destacado que a ambos artistas se les ha otorgado el mismo espacio expositivo, lo que demuestra la igualdad de trato entre hombres y mujeres, muy en consonancia con los ideales de la Revolución Rusa.

Una revolución que comienza con materiales alternativos

La exposición arranca en 1917, año de la revolución de octubre. Rodchenko y Popova empiezan a aplicar el diseño a sus experimentos sobre abstracciones geométricas en una colección donde prima el interés por la textura, los efectos psicológicos del color y una geometría en movimiento.

El recorrido continúa con los primeros bocetos de objetos como lámparas, esculturas tridimensionales colgantes y la continuación de formas geométricas pero no sobre lienzo sino en madera contrachapada o cartulina salpicadas con serrín con el fin de recalcar la naturaleza física de la superficie pintada.

La línea con regla y compás es otro de los motivos protagonistas de estas primeras salas que abarcan el periodo de 1919 a 1921 hasta llegar a 5x5=25, título de la exposición celebrada en Moscú en 1921 y en la que participaron además de Popova y Rodchenko, Varvara Stepanova, Aleksandr Vesnin y Aleksandra Exter.

Arte al servicio de la propaganda

Las siguientes salas demuestran la transición desde la pintura a otros medios como el diseño gráfico o la moda; tanto Rodchenko como Popova crearon carteles, bocetos de vestuario para teatrodiseños de tazas de café cajetillas de cigarros.

El constructivismo fue imagen de marca de la política de Lenin

A partir de 1921, el constructivismo se convertiría en imagen de marca de la "Nueva Política Económica" de Lenin a través de los trabajos publicitarios, propagandísticos y educativos, con un mensaje marcado por la pura geometría, los colores planos y la letra "de palo seco".

Al abrirse al campo del diseño, el arte se vuelve proyecto y se pone al servicio de la productividad, de manera que entabla una relación con la industria.
La temprana muerte de Popova, en 1924, no le permitió entrar en la siguiente fase del constructivismo, mientras que Rodchenko se dedicaría exclusivamente a la fotografía y al cine.

Noticias

anterior siguiente
-->