Enlaces accesibilidad

La pareja española desaparecida durante el terremoto en Sumatra abandona la zona afectada

  • Viajarán a Malasia desde Padang y no descartan continuar con sus vacaciones
  • Ana Pelegrín y Ricardo Gil aparecieron en buen estado en Siberut, en las islas Mentawai
  • El español Óscar Navarro continúa desaparecido desde el día del seísmo

Por
La pareja española dada por desaparecida tras el fuerte seísmo que sacudió la isla indonesia de Sumatra la semana pasada abandonará este martes la zona afectada y viajará a la vecina Malasia.

Ana Pelegrín Sánchez y Ricardo Gil Vivas-Pérez, murcianos de 45 años, abordaron un barco en la isla de Siberut que los ha dejado este martes en Padang, la capital de la provincia más dañada, y tienen previsto partir esta tarde en avión hacia Kuala Lumpur.

"Pensamos en cancelar las vacaciones y volver a casa después del susto que hemos dado a nuestras familias, pero nos lo vamos a pensar ahora que todo ha pasado", ha explicado Gil a Efe.

Cuando ocurrió el terremoto de magnitud 7,6 la pareja se encontraba en Siberut, donde se sintieron los temblores pero los daños fueros leves y no causaron víctimas. Ambos quedaron atrapados en esa pequeña isla de la costa occidental de Sumatra por la suspensión del único servicio de ferry, que comunica con Padang.

Las conexiones telefónicas también se vieron afectadas y no pudieron informar de que se encontraban bien a sus respectivas familias, quienes denunciaron su desaparición porque sabían que se encontraban en el área afectada.

Un español sigue desaparecido

Otro español, Óscar Navarro, continúa desaparecido desde el día del seísmo y su familia cree que estaba también en las islas Mentawai, pero la embajada de España en Indonesia aún no ha podido confirmar este extremo.

Una segunda pareja de españoles fue localizada el lunes en buen estado en la localidad de Medan, a 500 kilómetros de la zona afectada.

El Gobierno indonesio estima que el balance total de muertos ascenderá hasta las 3.000 personas, la mayor parte de ellas todavía enterradas bajo las toneladas de escombros en que se han convertido los edificios derruidos.

Los equipos de rescate suspendieron el lunes, seis días después del seísmo, las operaciones de búsqueda de supervivientes, mientras el hambre y las enfermedades empiezan a castigar a los afectados del terremoto.

Está previsto que este miércoles aterrice en Padang un avión español con 48 toneladas de ayuda humanitaria y 40 profesionales -médicos y bomberos en su mayoría-, que montarán un hospital de campaña en los alrededores de Pariaman, el área más próxima al epicentro y la más devastada por el seísmo.

Noticias

anterior siguiente