Enlaces accesibilidad

La patronal europea admite excesos en las primas bancarias pero rechaza imponer topes

  • Business Europe ha reconocido que hubo ganancias "más propias de un casino"
  • Con todo, señalan que los bonus son competencia exclusiva de los accionistas y directivos
  • En cuento a política económica, instan a los gobiernos a no elevar los impuestos
  • Estiman que el PIB español caerá en 2009 el 4,1% y el 0,9% en 2010

Por
La patronal europea Business Europe ha admitido que en los últimos años se han producido excesos en las remuneraciones a los directivos de banca, pero ha rechazado que se fijen unos límites obligatorios, insistiendo en que la cuestión sólo compete a los consejeros de las entidades y a los accionistas.

El papel desempeñado por las remuneraciones en el sector financiero en la formación de las turbulencias que condujeron a la crisis actual es uno de los temas que están debatiendo los mandatarios del G-20 en las últimas semanas.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Gordon Brown, han pedido de manera expresa establecer límites, especialmente para las primas y bonificaciones que cobran los directivos bancarios, aunque hay países reticentes a ese planteamiento.

Supervisión en lugar de límites

En una rueda de prensa, el nuevo presidente de Business Europe, Jürgen Thumann, ha reconocido que, en algunos casos, se produjeron ganancias "más propias de un casino", imposibles de explicar a la opinión pública.

Una vez pasado lo peor de la crisis financiera, "parece que en algunos países el casino ha vuelto a abrir sus puertas", ha añadido Thumann.

El representante de los empresarios europeos ha recalcado, en cualquier caso, que éste es un asunto que sólo compete a los órganos de dirección de las entidades y a los accionistas y ha rechazado rotundamente la imposición de topes.

En su opinión, corresponde a los consejos supervisores de los bancos desarrollar fórmulas para que los sueldos e incentivos a los directivos sean comprendidos por el público.

Control del gasto y más inversión

Por otro lado, Business Europe, que agrupa a las principales organizaciones empresariales de 34 países europeos, incluida la española CEOE, se ha mostrado totalmente en contra de subir impuestos para atajar el aumento del déficit público y, por el contrario, ha instado a los gobiernos que reduzcan el gasto y adopten medidas de impulso a la actividad empresarial.

A su juicio, elevar la fiscalidad, sea directa o indirecta, no ayudará a salir de la crisis económica. Así, Thumann ha insistido en que sería más útil "mirar al capítulo de gastos", pero sobre todo impulsar medidas de estímulo a la actividad y para atraer inversión extranjera, lo que permitiría crear más empleos y, en consecuencia, aumentar la recaudación.

En cualquier caso, la patronal ha mostrado cierto optimismo sobre la situación económica, al vaticinar que la recesión en Europa puede estar llegando a su fin. Así, calculan que el PIB de la zona del euro se contraerá este año el 4,1% (-3,9% en toda la UE), mientras que en 2010 alcanzará un crecimiento del 0,5% (0,7% para los Veintisiete).

En el caso español, auguran una caída de la actividad del 4,1% en 2009, que se reduciría al 0,9% en 2010, un ejercicio en que la mayoría de países de la Unión habrán conseguido volver al crecimiento.

Noticias

anterior siguiente