Enlaces accesibilidad

ETA nunca había conseguido matar en las Islas Baleares

       
  • En 1991 estalló un artefacto que provocó quemaduras a una mujer y numerosos daños
  •    
  • La banda terrorista intentó matar al Rey en dos ocasiones, en 1995 y en 2004

Por
Hasta el día de hoy, ETA nunca había conseguido matar en las Islas  Baleares, único lugar donde, además, había intentado atentar en dos  ocasiones contra el Rey. Además, se da la circunstancia de que hoy se  cumplen 18 años de la primera vez que la organización terrorista  intentó asesinar en las islas.

En aquella ocasión, la última en la que la banda terrorista consiguió atentar en Baleares, ETA provocó dos  explosiones que dejaron heridos leves e intentó una tercera que fue frustrada. Todas fueron  atribuidas al etarra José Luis Urrusolo Sistiaga, que fue condenado  por estos hechos a 41 años de cárcel en 2005 por la Audiencia  Nacional. 

ETA hizo estallar el 30 de julio de 1991 un coche-bomba en la  proximidad de unas viviendas militares en la Porta des Camps, que  produjo quemaduras a una mujer e importantes daños materiales. Una  segunda explosión en la planta baja de un chalet en Palma, provocada  por cuatro artefactos explosivos interconectados con una bombona de  butano cada uno, provocó heridas a un alférez que había alquilado la  vivienda. 

La tercera acción de la que se responsabilizó a Urrusolo Sistiaga  fue la colocación de un artefacto en el interior de un vehículo  estacionado en la calle Misión de San Diego de la misma ciudad que  pudo ser desactivado por los Tedax, lso agentes especializados en explosivos de la Guardia Civil.

Intentos frustrados de asesinar al Rey


Las Islas Baleares fueron también el escenario escogido por los  terroristas para matar al Rey don Juan Carlos en dos ocasiones,  aunque en ambas no pudieron ejecutar sus planes. 

El primer intento de regicidio fue en 1995. Juan José Rego Vidal,  que ya había estado involucrado en una operación dirigida contra el  Monarca en 1978, fue detenido el 9 de agosto de ese año por pretender  atentar contra el Rey. 

Rego Vidal fue detenido junto a Iñaki Rego Sebastián y Jorge  García Sertucha. Los terroristas pensaban disparar con un fusil de  alta precisión contra el Rey desde una terraza cuando el monarca se  encontrara a bordo del yate Fortuna. En caso de que fallara el  atentado contra el monarca, tenían en el punto de mira al Príncipe de  Asturias y en su defecto al presidente del PP, José María Aznar. 

Los tres etarras fueron condenados a 109 años de prisión por la Audiencia Nacional el 21 de julio de 1997. En la sentencia se reflejó que el Rey estuvo en tres ocasiones en el punto de mira de los terroristas, pero no dispararon por no tener la huida preparada.

El segundo intento de acabar con la vida del monarca estaba  planeado para la Semana Santa de 2004. En esa ocasión era Javier  Pérez Aldunate el encargado de acabar con la vida del Rey, aunque  finalmente no pudo atentar porque supuestamente no recibió a tiempo  el rifle con el que planeaba dispararle. El etarra fue condenado por  la Audiencia Nacional en 2006 a 35 años de cárcel por varios delitos,  entre ellos recabar información para matar a don Juan Carlos. 

Noticias

anterior siguiente