Enlaces accesibilidad

Tienes 1 día para elegir (si quieres) a quién pagarás la factura de la luz a partir del 1 de julio

  • El 1 de julio se producirá la liberalización total del mercado eléctrico
  • Hoy en día, las eléctricas llevan la luz hasta tu casa y también te la cobran
  • Ahora se la venderán a empresas comercializadoras y éstas, a su vez, a ti
  • Podrás negociar con ellas la oferta que más te interese en el mercado libre
  • Si tienes contratada una potencia igual o inferior a 10kW puedes no hacer nada
  • En este caso, pagarás en función de la llamada tarifa de último recurso
  • Es un precio único que fijará el Gobierno cada seis meses

Por
Es probable que hayas recibido ya la carta de tu compañía eléctrica pero que no la hayas leído o que, si lo has hecho, no te haya quedado muy claro. Las empresas están enviando con el recibo de la luz una misiva en la que explican (o intentan explicar) que, a partir del 1 de julio, ellas sólo se encargarán de la distribución de la electricidad, es decir, del transporte de la luz de la central a tu casa, pero que la luz que consumas, la que pasa por el contador, se la vas a tener que pagar a otra compañía, la que tu elijas.

Puede ser una compañía del mercado libre, con el precio que tu pactes, o si no quieres andar negociando y tu potencia no supera los 10 kW, puede ser una de las cinco compañías que ofrecerán la llamada "Tarifa de Último Recurso", un precio único que marcará el Gobierno. En este caso, ni siquiera tendrás que hacer nada porque el traspaso será automático.

En realidad, se trata de la liberalización total del mercado eléctrico para que las empresas, al tener que competir entre ellas, ofrezcan cada vez mejores precios de los que se pueda aprovechar el consumidor. Es una obligación de la Unión Europea.

Sin embargo, los ciudadanos parecen no tenerlo tan claro. Según ha denunciado la Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa y Consumidores y Usuarios (Ceaccu), el 80% de los ciudadanos no sabe que a partir del 1 de julio tiene que elegir comercializador.

Cómo es ahora y cómo será

Hasta ahora, las empresas se encargan de llevar la luz desde las redes de alta tensión hasta tu domicilio y de facturarte lo que gastas según unas tarifas que aprueba el Gobierno trimestralmente.

A partir del 1 de julio, en lugar de cobrarte la luz directamente, se encargarán sólo de la distribución. La luz se la venderán a otras empresas, las comercializadoras o suministradoras, que a su vez se la vendarán al consumidor al precio que pacte con él.

Además, habrá otras empresas, de momento cinco, que ofrecerán la llamada Tarifa de Último Recurso. Realmente, lo que cambiará es quién te manda la factura.

Lo que están haciendo las compañías eléctricas, en realidad, es dividir su negocio en dos: por una parte la empresa distribuidora, la que se encargará del transporte de la energía, y por otra la comercializadora, la que venderá la luz al usuario final.

Pero, entonces, ¿qué es lo que tienes que hacer como usuario?

Si tienes contratada una potencia igual o inferior a lo 10 kilowatios (kW), como 25 millones de usuarios en España, tienes tres opciones:

  • Contratar el suministro de la luz con una comercializadora del mercado libre de un grupo empresarial diferente al de tu distribuidora (o del mismo) con la que negociarás el precio. Pongamos un ejemplo. Imagina que tienes la luz contratada con Endesa Distribuidora Eléctrica. A partir del 1 de julio, seguirá transportando la luz a tu casa, pero podrás elegir entre pagarle la luz a la compañía suministradora de Endesa (Endesa Energía) o elegir, por ejemplo, la de Unión Fenosa o Iberdrola. Esta opción es la que se llamará suministro eléctrico "a tarifa de acceso".
  • Contratar el suministro de la luz con una comercializadora de "último recurso". Como la electricidad es un bien básico, la ley ha previsto que haya algunas empresas obligadas a ofrecer este servicio público a unos precios únicos que el Gobierno fijará, de momento, cada seis meses. Es la llamada Tarifa de Último Recurso (TUR), que sustituirá a la actual y que por ahora ofrecerán Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Hidrocantábrico Energía y E.ON. Esta tarifa tendrá dos modalidades: con o sin discriminación horaria. Con esta última pagamos la luz al mismo precio la consumamos cuando la consumamos. Con la discriminación horaria habrá horas punta más caras y horas valle más baratas. El consumidor puede ahorrar entre el 10 y el 15% si tiene cuidado de gastar a las horas más económicas, según Industria. Aún sin ser cuidadoso, el ahorro sería en cualquier caso del 2% sobre las tarifas normales. Para acogerse al bono social, que supondrá la congelación del recibo hasta 2012 para cinco millones de hogares, también es necesario tener una Tarifa de Último Recurso.
  • ¿Y si no haces nada? Tu factura la asumirá la "comercializadora de último recurso" perteneciente al mismo grupo de la empresa que distribuye la luz en la zona en la que vives. En nuestro ejemplo, sería Endesa Energía XXI. Es la alternativa para el consumidor que no quiere complicarse.
La diferencia es que si tu eliges, negocias el precio de tu nuevo contrato, y si no haces nada la luz la pagas según un precio único "de último recurso" que fija el Gobierno. Industria no cree que la tarifa TUR vaya a ser disuasoria para que el consumidor se vaya al mercado libre, pero señalan que si éste se molesta, puede encontrar descuentos interesantes en el mercado libre.

¿Y si tienes una potencia superior a 10 kilowatios?

Industria calcula que de los 26 millones de usuarios que hay en España, 1,2 millones tienen contratada una potencia por encima de los 10kW. En este caso están obligados a acudir al mercado libre para contratar a una comercializadora.

Si no lo hacen antes del 1 de julio, su suministro lo asumirá una comercializadora de último recurso, pero su factura se incrementará un 5% trimestralmente hasta el mes de abril cuando pagarán un recargo del 15%. Si para entonces no han buscado comercializadora el recargo será del 20% sobre la TUR. Se baraja incluso cortarles la luz.

El Ministerio no cree, sin embargo, que se llegue a ese extremo porque a partir de ahora las comercializadoras tendrán acceso a los datos de los clientes a través de la Oficina de Cambio de Suministrador y les llamarán para hacerles ofertas.

Cómo saber lo que nos ofrecen

De momento, si alguien quiere saber qué precios ofrecen las comercializadoras tienen que ponerse en contacto con cada una de ellas. Sus nombres y teléfonos los podemos encontrar en nuestra factura de la luz, porque las compañías están obligadas a incluir los datos de sus competidores en el recibo. El listado también se puede consultar en la web de la CNE.

Industria está estudiando la posibilidad de que las comercializadoras tengan que comunicar a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) los precios que están ofreciendo a los consumidores para que estos los puedan comparar en su página web.

No obstante, es más que previsible que a partir de ahora los consumidores comiencen a recibir llamadas de teléfono o visitas de las comercializadoras para captarles como clientes. Si alguien quiere que no le llamen, tiene que pedirle a su distribuidor que le borre de la lista.

Si no sabe directamente quién es, tendrá que llamar al teléfono que aparezca en su factura para que su comercializadora, la que le cobra la luz, le dé el número de contacto de la distribuidora.

En cualquier caso, las asociaciones de consumidores recomiendan a los usuarios de menos de 10kW no precipitarse en la elección y no firmar nada antes de tener por escrito copia de contrato antes de firmarlo.

Noticias

anterior siguiente