Enlaces accesibilidad

Una jubilada inglesa encuentra por casualidad 'el huevo de Darwin' en un museo

  • Liz Wetton encuentra el único huevo recogido por Charles Darwin que se conserva intacto
  • El hallazgo se ha producido en el museo de zoología de la Universidad de Cambridge
  • Se trata de un huevo de tinamú que lleva escrito el nombre del científico
  • Wetton lleva diez años como voluntaria en el museo, su cometido, clasificar huevos

Por
Una jubilada voluntaria del museo de zoología de la Universidad de Cambridge ha descubierto por casualidad uno de los huevos que el famoso naturalista inglés Charles Darwin recogió en uno de sus viajes en el Beagle, según ha informado la BBC.

Se trata de un huevo pequeño de color oscuro en el que el científico inglés escribió su propio nombre y que tiene una grieta por haber estado metido en una caja muy pequeña para su tamaño.

Según fuentes de la universidad, es el único huevo que se conserva de los que recogió Darwin durante sus viajes en el Beagle, el barco cartográfico con el que dio la vuelta al mundo y fue recogiendo muestras que le ayudaron más tarde a enunciar su teoría de la evolución.

El huevo roto formaba parte de una docena que se cree que el científico guardó en Inglaterra, aunque no se sabe nada del paradero de los demás.

Liz Wetton lleva diez años en el museo como voluntaria

La 'descubridora' es la jubilada voluntaria Liz Wetton, que pasa un día a la semana clasificando los huevos de la colección del museo, y ha añadido que "ha sido una experiencia excitante. Después de trabajar 10 años en las colecciones de huevos ha sido tremendo que pasara esto".

Mathew Lowe, jefe de las colecciones, ha sido el primero en darse cuenta de la importancia del especimen. "Hay tantos tesoros históricos en la colección, que Liz no se dio cuenta de que se trataba de un nuevo hallazgo", ha relatado Lowe a la BBC.

"Haber redescubierto un ejemplar del Beagle en el 200 aniversario del nacimiento de Darwin ya es suficiente, pero tener la prueba de que fue el propio Darwin en el que lo rompió es un giro maravilloso".

Encuentran su origen en un cuaderno de notas

El conservador de ornitología del museo, Mike Brooke, ha localizado el origen del ejemplar en el cuaderno del profesor Alfred Newton, amigo de Darwin y profesor de zoología de finales del siglo XIX.

Newton escribió "un huevo, recibido gracias a Frank Darwin, habiendo sido enviado a mi por su padre que dijo que lo consiguió en Maldonado, Uruguay, y que perteneció al tinamú común".

El propio Darwin confundió en un principio el huevo con uno de alguna especie de perdiz, y en su cuaderno, en 1833, escribió que el ave tenía un "sonoro y agudo piar" y que su carne era "muy delicada y blanca" al ser cocinada.

El director de museo, Michael Akam, ha destacado que "este hallazgo muestra lo valioso que es el trabajo de nuestros leales voluntarios para el museo".

Noticias

anterior siguiente