Enlaces accesibilidad

El 'No a Bolonia' sale a las calles de las principales ciudades de España

  • La asambleas contra la reforma de Bolonia paralizan parte de la Universidad
  • En Madrid y Barcelona, las manifestaciones han reunido a miles de estudiantes
  • En Madrid, las protestas han terminado con incidentes aislados y con un detenido
  • Algunas de las principales facultades están cerradas y la huelga se deja sentir
  • El Ministerio de Ciencia e Innovación cifra el seguimiento en un 2%
  • Todo sobre el Proceso de Bolonia, en nuestro especial

Por
Jornada de protestas universitarias contra el plan de Bolonia

"¡Ni LOU, ni Bolonia, ni precariedad, fuera las empresas de la Universidad!". Este ha sido el eslogan más coreado por los miles de estudiantes que, al mediodía de este jueves se han manifestado por el centro de Madrid para reclamar la paralización del llamado Proceso de Bolonia de reforma de las universidades. La manifestación, pacífica en su mayor parte, ha terminado con un enfrentamiento entre algunos estudiantes y la policía.

Al término de la marcha, a la altura de la conocida Plaza de la Luna, un grupo de manifestantes decidió continuar la protesta y protagonizó un enfrentamiento con la Policía. Los estudiantes, un pequeño grupo, cortaron la Gran Vía y después fueron hacia la zona de la calle San Bernardo, donde los antidisturbios detuvieron a tres de los participantes en la marcha. Además, uno los policías recibió un golpe en la espalda.

Fuentes de la Coordinadora de Estudiantes contra Bolonia de Madrid aseguran que no hubo más que algunos rifirrafes entre ambas partes, "ni siquiera demasido violentos". Otras fuentes explican que los policías redujeron y detuvieron al manifestante que agredió a un agente.

Desde la Coordinadora de Madrid se lamenta que hayan sucedido estos incidentes, protagonizados por un grupo aislado que decidió continuar con la protesta una vez terminada la convocatoria oficial.

Marchas en las grandes ciudades

La manifestación de Madrid, unida a otras muchas celebradas en varias ciudades de España, se combinaba con una convocatoria de huelga general en las universidades. El lema de la manifestación y de la jornada reza 'Ni LOU ni BOLONIA. Por una Universidad no mercantilizada. Debate público real'.

La convocatoria se realiza a nivel estatal, organizada por la Coordinadora de Estudiantes contra Bolonia. Los estudiantes reclaman que no se mercantilice la Universidad y que el Ministerio de Innovación establezca con ellos un debate real y público sobre cómo debe ser la reforma universitaria.

El seguimiento de la huelga ha sido muy desigual. Un portavoz de la Asamblea de Estudiantes Contra Bolonia de Madrid, ha explicado a RTVE.es que las facultades más populosas de la Universidad Complutense están prácticamente cerradas. Se trata de centros como Filosofía o Historia, donde hoy no ha habido ninguna clase, algo que ha sucedido también en Bellas Artes y, de forma parcial, en Ciencias de la Información. Además, una Universidad como la Carlos III, donde la implantación del Proceso de Bolonia está muy adelantada, la protesta también se ha dejado sentir y se ha vivido "el encierro más importante desde que empezaron las protestas".

Sin embargo, desde el Ministerio de Ciencia e Innovación, se cifra el seguimiento de los paros en un 2% de la población universitaria. Consideran que la participación está siendo muy focalizada en algunas universidades y, "particularmente en algunas facultades".

Por otro lado, un grupo de estudiantes de la Facultad de Políticas de la Complutense ha denunciado que los alumnos 'anti Bolonia' han están boicoteando las clases y llevando a cabo una huelga no autorizada con piquetes desde hace dos días con la excusa de las protestas de este 12 de marzo.

En cuanto al seguimiento de las manifestaciones, se produce el habitual baile de cifras. En Madrid, por ejemplo, la organización hablaba de unos 5.000 asistentes, mientras que fuentes de la policía situaban el número en torno a las 2.000 personas. La manifestación de Madrid, que ha partido a las 12.00 horas de la glorieta de Carlos V (Atocha), se ha encaminado hacia la sede del Ministerio de Educación, Política Social y Deportes.

En Barcelona, cerca de un millar de estudiantes universitarios han participado también en una manifestación convocados por la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes y el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans.

Un portavoz de esta coordinadora ha indicado a los periodistas poco antes del inicio de la marcha que la huelga convocada para hoy en las universidades públicas catalanas tiene un seguimiento "masivo", especialmente en las facultades de letras y ciencias de la UAB y en el campus de la UB en el barrio del Raval de Barcelona. Al final de la marcha, un pequeño grupo de estudiantes también ha ocasionado algún incidente sin demasiada importancia.

Otro millar de estudiantes ha salido a las calles de Zaragoza.  El portavoz de la Asamblea, José Andrés López, ha explicado a los medios de comunicación que el objetivo de esta manifestación es, precisamente, "rechazar la mercantilización de la Universidad y decir que Bolonia no es una nueva metodología", sino un plan que "mucho más tiene que ver con la privatización" de la institución académica.

La mercantilización, en el punto de mira

Los estudiantes centran su protesta en lo que consideran un proceso de mercantilización de la Universidad. En un comunicado oficial aseguran que "la actual reforma, como reconocen multitud de documentos oficiales de las autoridades académicas, no tiene un origen académico, metodológico o educativo sino que tiene un origen económico: Europa quiere cambiar el modelo de crecimiento productivo y ,para llevar a cabo este cambio, es imprescindible que las universidades adquieran una función orientada hacia el tejido productivo".

Los que se oponen a Bolonia consideran que "en los hechos, esta re-orientación elimina de la universidad todo aquello que hacía de ella un servicio público orientado a la formación académica de los ciudadanos y al desarrollo del saber académico, porque obedecer así a las nuevas 'necesidades sociales' destruye una formación académica digna de ser llamada así y precariza la profesionalización de los estudiantes".

Además, los estudiantes reclaman la apertura de un proceso de diálogo en el que tomen parte la Administración y los alumnos. Se trataría de un "debate público" que sirva para construir juntos la Universidad del futuro. Proponen "parar la reforma para debatir y realizar un debate real, sereno y televisado, celebrado en el campus y de larga duración, entre la ministra Cristina Garmendia, titular de Ciencia e Innovación, y representantes del movimiento de la Asamblea de Estudiantes contra Bolonia".

Con esta jornada de protestas se culminan os actos de lucha anti Bolonia de este segundo cuatrimestre académico, que han contado con otras manifestaciones y un buen número de encierros y asambleas informativas. El próximo 20 de marzo, en Burgos, un importante encuentro estatal de asambleas servirá para consensuar el camino a seguir en las protestas.

Si quieres saber más sobre el Proceso de Bolonia, no te pierdas nuestro especial.

Noticias

anterior siguiente