Enlaces accesibilidad

"El 25% de las aves de España, amenazadas"

  • Hay unas 39 especies en serio peligro
  • Algunas, como alimoche, sisón, o urogallo, preocupan especialmente
  • La recuperación del águila imperial, una esperanza

Enlaces relacionados

Por
Un avisador en el Parque de la Albufera de Mallorca.
Un avisador en el Parque de la Albufera de Mallorca. REUTERS DC/PN
España es uno de los principales países de Europa en biodiversidad, algo que se refleja en la enorme cantidad de aves que pueblan nuestro territorio. Desde los humildes gorriones a las fascinantes águilas imperiales, España cuenta con un largo catálogo de aves en el que también hay muchas que sólo pasan aquí algunas temporadas, sea en invierno o sea en verano.

Pero esta gran riqueza, fundamental para el sostenimiento de los ecosistemas, están en peligro. En Seo/BirdLife, que organiza en España elDía Mundial de las Aves, luchan para dar a conocer esta situación de riesgo y para lograr que se revierta.

Una de sus especialistas en conservación, Ana Iñigo, considera que "un 25% de las aves de España están amenazadas y, de estas, 39 especies están en peligro de extinción".

Dentro de las más amenazadas, Ana Iñigo sitúa a las aves esteparias. Se trata de pájaros aclimatados a las zonas de estepa, típicas de las mesetas del interior de España, áreas amplias, llanas, con muy pocos árboles. Entre estas aves, en Seo/BirdLife destacan la mala situación de especies como el sisón o la avutarda.

"Además, también está en peligro la pardela balear, que es endémica de Baleares y está muy amenazada por la gran presión que soporta debido a especies que depredan sus huevos o por las técnicas de pesca", apunta Ana íñigo.

En otro tipo de hábitat, destaca el alimoche, la rapaz carroñera más pequeña de Europa, que está en declive en todo el mundo. Esto resulta especialmente delicado para España, que agrupa al 98% de los ejemplares que quedan en el continente.

Pero, con todo, la situación más difícil es la de animales como el quebrantahuesos o el urogallo cantábrico. "Su situación es crítica y podrían desaparecer", explica Ana Iñigo, "el quebrantahuesos está mejor controlado y tiene otras poblaciones en Europa, pero el urogallo, si no se toman medidas urgentes para protegerlo, será muy difícil de recuperar".

Mejora el águila imperial

Claro que no todo son malas noticias para las aves. Algunas han empezado un esperanzador proceso de recuperación y parece que tienen mejor futuro. Destaca el caso del águila imperial, la mayor de las rapaces de España, que, poco a poco, sale de la posición crítica en que estaba hace unos años.

"Sigue amenazada, pero ya no disminuye y, en algunas zonas, incluso se recupera", asegura Ana Iñigo, que ve en la mayor vigilancia y en el control del uso de venenos algunas de las razones para que esta bella ave haya cobrado esperanzas.

En este sentido, en Seo/Birdlife valoran positivamente iniciativas como las llamadas zonas ZEPA, que son áreas donde las aves reciben una especial protección. Consideran que son una buena herramienta de conservación y que España actuó correctamente cuando designó estos espacios y los dotó de protección.

Sin embargo, el espíritu proteccionista del Gobierno no siempre es el que les gustaría a las organizaciones ecologistas. En Seo/Birdlife piensan que parte del problema está en la transferencia de competencias a las comunidades autónomas, con lo que la protección se fragmenta mucho. "Las aves no saben de fronteras políticas", explica Ana Iñigo, "así que las medidas de conservación deberían tomarse a escala nacional, no a escalas tan locales".


Noticias

anterior siguiente