Enlaces accesibilidad

La ISS ya puede tirar de la cadena

  • Un astronauta ruso arregla el retrete de la Estación Espacial Internacional
  • Ha invertido dos horas en colocar la nueva bomba traida por el 'Discovery'
  • Instalan con éxito el nuevo laboratorio de la ISS

Por
El astronauta norteamericano Greg Chamitoff, junto a su compañero Akihiko Hoshide, en la Estación Espacial Internacional.
El astronauta norteamericano Greg Chamitoff, junto a su compañero Akihiko Hoshide, en la Estación Espacial Internacional. REUTERS NASA

"Vamos a empezar a usarlo". Con esta frase tan gráfica ha celebrado el astronauta ruso Oleg Kononenko que el retrete de la Estación Espacial Internacional (ISS) ha vuelto a funcionar.

Kononenko ha invertido dos horas en cambiar la bomba e instalar una nueva manguera, traidos por los tripulantes de la misión Discovery, que se acopló a la ISS el pasado lunes.

El baño se estropeó hace dos semanas, cuando la cadena dejó de funcionar, forzando a la tripulación de la estación -formada por dos astronautas rusos y uno americano- a limpiar el urinario manualmente echando agua varias veces al día.

Tras arreglar el urinario, Kononenko hizo tres pruebas mientras hablaba con un especialista que estaba en el control de la misión rusa y comprobó que la bomba funcionaba normalmente.

"Mantendremos los dedos cruzados", ha bromeado el astronauta, que tendrá el encargo de hacer revisiones periódicas al urinario para comprobar su correcto funcionamiento.

Nuevo laboratorio

Mientras Kononenko se centraba en esta tarea, otros miembros del Discovery y la ISS se han centrado en desarrollar las conexiones eléctricas, informáticas, de oxígeno y agua con el nuevo laboratorio Kibo, que significa esperanza en japonés.

Kibo, que tiene una superficie de unos 37 pies y forma de autobús, fue instalado el pasado martes por el cosmonauta Akihiko Hoshide mientras dos miembros de la tripulación hacían el primero de sus paseos espaciales.

Noticias

anterior siguiente