Enlaces accesibilidad
Ciclismo

Edu Prades: "Soy un perfil de corredor al que en Movistar Team no le tienen mucho aprecio"

  • "Priorizan en las grandes vueltas y a mí nunca me han gustado", asegura el catalán, que deja el equipo
  • El corredor de Alcanar va a liderar el Nippo Delko francés las próximas dos temporadas

Por
Eduard Prades deja el Movistar Team.
Eduard Prades deja el Movistar Team. EFE EFE

Eduard Prades (Alcanar, Tarragona, 1987) aún tiene la ambición y la motivación intactas. A sus 33 años, el corredor catalán encarrila su decimotercera temporada como ciclista profesional con nuevos aires frescos. Ficha por el Nippo Delko One Provence para las próximas dos temporadas siendo una pieza clave en la estructura del equipo francés. Baja un peldaño de categoría después de dos temporadas en la élite del ciclismo, pero para ser el líder de la escuadra francesa. Se siente con fuerzas y con nivel para pelear por grandes objetivos: “Aún veo que puedo seguir dando mucha guerra”.

Pregunta (P.): ¿Por qué abandonas el Movistar Team?

Respuesta (R.): Ha sido el fin de una etapa. El equipo tampoco estaba por la labor de continuar conmigo. Por mi parte tampoco me llenaba. Necesitaba otras motivaciones, unas ciertas garantías que en el Movistar Team no tenía y aquí en el Nippo Delko One Provence francés me las dan. Es uno de los motivos del cambio.

P.: ¿Qué te comentaron desde el Movistar Team? ¿no tenían confianza en ti?

R.: Soy un perfil de corredor que en Movistar Team no le tienen mucho aprecio. Se han visto en corredores, como Lobato o Barbero. Tienen un tipo de corredor que el equipo prefiere ir renovando. Han preferido coger a Gonzalo Serrano. Es su filosofía, van renovando, tienen a sus líderes, sus gregarios y después tienen a este líder de segunda línea para carreras inferiores un poco a desmano. Deciden no contar conmigo y hay que aceptarlo.

P.: Han decidido, por tanto, un cambio de cromos: Gonzalo Serrano por Edu Prades.

R.: Sí, es un reemplazo. Es un perfil, como digo, que quieren ir renovándolo cada cierto tiempo. Coger gente joven y ellos igual piensan que les puede dar más rendimiento y están en su derecho.

P.: ¿Te ha sorprendido?

R.: No, sí que es verdad que yo el año pasado también quería salir del equipo y al final las condiciones que me ofrecieron en Movistar Team fueron buenas. Probé un año más. Pero como te digo, ya cuando llegué al equipo, obviamente, a todos nos hace ilusión ir a un equipo World Tour, a uno de los mejores equipos del mundo, el mejor equipo español, pero yo ya sabía que no era un perfil de corredor que me adaptaría bien al equipo. Sí que he estado muy a gusto la verdad, con los compañeros, pero sabía que no lo disfrutaría deportivamente hablando. No sería un equipo al que yo pudiera dar el 100% y realmente creo que así ha sido. Hay equipos World Tour donde encajaría mucho mejor y en equipos Continental Profesional creo que puedo tener un papel mucho más relevante.

P.: ¿No veías espacio en el Movistar Team?

R.: Exactamente. La forma de trabajar del equipo no es de mi agrado tampoco. Yo siempre había dicho antes de estar en World Tour, hablando de equipos: en Movistar no. Después de estar en el mismo, cuando me dieron la oportunidad, estaba supercontento, obviamente, y lo intenté aprovechar al máximo posible. Veo a equipos, como Movistar Team, Ineos, etc, escuadras donde yo no veía exactamente mi lugar. Hay equipos donde tú ves que puedes tener lugar o equipos donde no te puedes adaptar tan bien. Ese era uno de ellos. Después he estado y me siento súper agradecido por la oportunidad que me dieron, pero creo que era hora de cambiar.

P.: ¿A qué te refieres cuando dices que la forma de trabajar del equipo no era de tu agrado?

R.: Movistar Team es un equipo que prioriza las grandes vueltas y yo no soy un corredor de grandes vueltas. Nunca me han gustado. Todo está enfocado a estas carreras. Tienes dos o tres líderes, el resto del equipo prácticamente para ellos, donde la única gran vuelta en la que hay oportunidades es en el Giro de Italia y así se ha demostrado, que es donde han competido más corredores jóvenes o así de mi perfil. Es una carrera que sí me hubiera gustado ir. Las otras, realmente, es un equipo que trabaja al servicio de sus líderes única y exclusivamente. Lo veo genial, pero aquí entonces no tengo mi cabida. Es, por eso, que no es de mi grado. No digo que lo hagan bien o mal.

P.: ¿Te hubiera gustado, entonces, estar en el Giro de Italia?

R.: Sí, me hubiera gustado estar, tanto el año pasado como este, pero este año ya tenían definido el equipo, me preferían para otro calendario. También, es verdad, que este año, con la lesión, sí que era una incertidumbre cómo llegaba para afrontar el Giro, pero es lo que hay.

P.: Al no seguir en el Movistar Team, ¿qué puertas se abrieron? ¿recibiste muchas ofertas?

R.: Sí, me sorprendió, tuve muchas ofertas. Al final, la que más me encajó fue la del Nippo Delko One Provence. No he tenido muchas ofertas de equipos World Tour, pero las que he tenido económicamente no me satisfacían o me decían de esperar -y me tocaba esperar mucho-. Teniendo una oferta muy buena -como la del equipo francés- no la podía dejar escapar.

P.: Fichas por el Nippo Delko One Provence para las próximas dos temporadas. ¿Qué factores has tenido en cuenta para incorporarte a sus filas?

R.: Una parte es la económica, indudablemente, pero luego el factor más importante ha sido el calendario. Me ofrecen un calendario adaptado a mí, además, de ir como líder. Me quieren un poco como ejemplo de los corredores que vienen de países emergentes, como Eritrea o Etiopía. Países donde el equipo tiene en cuenta coger gente para ir creciendo y formándoles poco a poco. Por tanto, me quieren como referente de trabajo y de ambición. Yo creo que aquí puedo tener un buen papel y el hecho de que me pongan un poco como estaba en el Euskadi-Murias -un calendario adaptado para mí, allá donde vaya que dispute y adecuarlo todo a mis características-, eso es lo que más me motiva.

P.: Bajas un peldaño de categoría después de dos temporadas en la élite del ciclismo. ¿Estás descontento o, a la vez, motivado al ir como líder en el Nippo Delko One Provence?

R.: La verdad que estoy motivado. En un primer momento, cuando te toca bajar, solo ves las partes negativas y, realmente, luego tienes que ver las positivas, que yo creo que son muchas. Me doy cuenta cómo estaba en el Euskadi-Murias y estaba genial. Además, tengo un sueldo más o menos igual al del Movistar Team y voy a disfrutar más. Es decir, en calidad de vida, yo creo que gano.

P.: Año atípico por la pandemia del coronavirus. Salvo en el Circuito de Getxo, que quedaste tercero, el resto de la temporada no has tenido la posibilidad de estar cerca de la victoria. ¿Qué balance haces de la temporada?

R.: Ha sido una temporada un poco accidentada. Aparte de la COVID-19, he estado muy fuerte, pero no he podido dar el máximo. Es una temporada, para mí, nefasta. Empecé en el Tour Down Under con muy buenas sensaciones, me encontraba muy bien y una caída en el tercer día hizo que acabara la vuelta -por acabarla- porque iba reventadísimo de los golpes que tenía. Allí podría haber tenido buenas oportunidades para hacer buenos puestos, pero se truncó con ese incidente. Después quedé decimoquinto en la clásica Kuurne-Bruxelles-Kuurne. Dije: me han dado una carrera así y quedar en esa posición, pues está bien. Tras el confinamiento, no sabía cómo llegaba a Getxo y me sorprendió. Noté una facilidad enorme, voy bien y al final hice tercero. Con buenas sensaciones llegaba a Polonia y pasó lo mismo. La tercera etapa estaba marcada para poder disputarla en condiciones y la caída dio al traste con el resto de la temporada. Las clásicas que he hecho, después de dos meses parado, he estado en La Flecha Valona, en La Lieja, en Flandes, etc, las he acabado todas, además, bastante cerca del grupo de cabeza. Por tanto, señal de que las condiciones eran buenas, pero se ha ido todo al traste con las caídas.

P.: En ese sentido, ¿estás satisfecho con tu rendimiento o crees que podías haber tenido mejor nivel?

R.: Si hubiera llegado a las clásicas en condiciones, habiendo corrido lo que tenía que correr, yo creo que podría haber estado muy adelante en carreras, por ejemplo, como La Flecha Valona y la Lieja, incluso Flandes, que al final me quedé en la penúltima cota. Me sabe mal porque podría haber demostrado realmente lo que valgo para estas clásicas y me he quedado con las ganas, pero hay que estar satisfecho con ver que he recuperado bien de la lesión y que si todo hubiera trascurrido con normalidad, creo que hubiera estado todo el año a muy buen nivel.

P.: Vas a ir como líder del Nippo Delko One Provence, ¿cuáles son tus objetivos? ¿qué calendario se presupone que harás?

R.: Estamos a la espera de las invitaciones, como París-Niza, Volta a Catalunya, etc. En principio, debutaría en el Gran Premio La Marsellesa, después estaría en Estrella de Bessèges, el Tour de los Alpes Marítimos y de Var y la clásica Sud Ardèche. A partir de ahí, en caso de hacer la Volta a Catalunya o París-Niza, estaría en las dos.

P.: Tienes 33 años. Has fichado por dos temporadas como decimos. ¿Sientes que puedes dar lo mejor de ti? ¿hemos visto al mejor Edu o estamos cerca de verlo?

R.: Yo creo que no he bajado el nivel. No veo que me haya estancado aún. Tengo que mejorar en ciertos aspectos aún y me veo capaz de hacerlo. Mejorando en ciertas cosas y creo que, con motivación -aquí me la van a dar-, puedo dar más de lo que he dado.

P.: Los años pesan en el ciclismo -aunque no para todos, véase Alejandro Valverde-. Aun así, ¿ves el final del túnel o todavía queda lejos?

R.: Espero que quede lejos. Ahora he firmado por dos años y me voy a plantar con 35 años. Espero, después de ese contrato, tener otro, aquí o en otro sitio. Aún tengo la motivación de seguir mejorando, de momento, no la pierdo. Aún veo que puedo seguir dando mucha guerra.

Deportes

anterior siguiente