Enlaces accesibilidad

Nueve alpinistas comienzan el agónico rescate de Óscar Pérez en Pakistán

  • Lleva una semana herido y aislado en una repisa a 6.300 metros de altura en el Latok II
  • Ayer el rescate no pudo comenzar porque los helicópteros no pudieron acercarse
  • Montañeros de todo el mundo colaboran para bajarle de la montaña
  • El Gobierno español dice que está haciendo "todo lo que puede" para agilizar el rescate

Por
Empieza el operativo Óscar Pérez
Un equipo internacional de expertos alpinistas se encuentra ya, tras un viaje en un helicóptero del ejército pakistaní, en el campo base de la pared sur del Latok II, donde desde hace siete días el montañero español Óscar Pérez permanece herido y aislado tras sufrir un accidente. Si todo sale según lo previsto, un primer equipo comenzará esta misma madrugada a escalar para, en unas 48 horas, intentar llegar a la repisa donde está Óscar, mientras el resto irá equipando la pared para el más que difícil descenso del herido hasta un lugar accesible por helicóptero.

Tras varios días de confusión y vuelos de helicóptero frustrados, esta mañana Sebastián Álvaro y todos los alpinistas que han llegado allí para participar en el rescate completaban y repasaban el plan: tres alpinistas -Jordi Corominas, Jonatan Larrañaga y Frabizio Zangrilli- ya están en el campo base, junto a siete porteadores que montarán allí infraestructuras mientras los alpinistas escalan la pared.

Además, el helicóptero que les ha llevado hasta allí ha intentado sobrevolar la zona donde está Oscar, coger informacion de las condiciones y hacer notar al herido que el dispositvo de rescate está en marcha. "El objetivo está en que los porteadores monten el Campo Base, y a la vez, los tres escaladores, inicien esta noche el comienzo de la ruta", explican desde el club Peña Guara.

El resto del equipo llegará al Campo Base en helicóptero mañana viernes. "De esta manera los escaladores Daniel Ascaso, Jordi Tosas, Simón Elías, Ramón Portilla, Alvaro Corrochano, Moratinos y otros dos escaladores americanos, estarán en condiciones de sustituir por turnos a los que hayan ido subiendo e instalando la ruta de ascenso y descenso", confirman.

Mientras, Sebastián Álvaro -ex director de Al Filo y que se encontraba en la zona de vacaciones pero que coordina las labores de rescate desde allí- enviaba a Madrid a la revista Desnivel las primeras imágenes del rescate, que muestran no sólo el escarpado lugar donde se encuentra Óscar, sino también el estado físico de Álvaro, su compañero que lleva varios días intentando rescatarle y que forma parte del equipo de auxilio.

Tras varios días de confusión y vuelos de helicóptero poco fructíferos, esta mañana la esperanza renacía de nuevo entre los amigos y compañeros de Óscar. "Tenéis que hacer algo, que lo sepa Zapatero, que todos se muevan", pedía ayer, desesperada, Ana, la hermana del compañero de Óscar, Álvaro Novellón. Su petición ha sido escuchada. El presidente del Gobierno español se ha puesto en contacto con el primer ministro pakistaní, Yusuf Razá Guilani, quien le ha informado de que ya ha salido para la zona un helicóptero para el rescate.

Según han confirmado a RTVE.es los responsables del operativo de rescate, un helicóptero grande, cargado con 500 kilos de material de rescate, ya se ha desplazado hacia Skardú-, donde en unas horas recogerá a seis alpinistas españoles -el propio Álvaro, que escalaba con Óscar cuando éste sufrió el accidente, y cinco compañeros que han volado a la zona en cuanto han sabido la noticia: Jordi Tosas, Jordi Corominas, Simón Elías, Dani Ascaso y Jonathan Larrañaga y tres americanos para llevarles hasta la base de la pared e iniciar el rescate.

"La operación no va a ser fácil. Vamos a subir por la pared sur pero hay que subir hasta la repisa donde está Óscar, a 6.300 metros, y equipar la pared con cuerdas para poder bajarle hasta un lugar desde donde sea al menos factible intentar que le rescate un helicóptero, a unos 5.000 metros de altura. no es fácil pero hoy la situación pinta mejor que ayer. Al menos, ya tenemos el helicóptero que les va a llevar al pie del Latok II", explican desde el club Peña Guara, al que pertenece Óscar y que lleva una semana intentando organizar el rescate.

"Ayer, el helicóptero que tenía que haber llevado a Álvaro y al estadounidense Fabrizio Zangrilli hasta el pie de la pared les dejó en mitad del glaciar, a más de ocho kilómetros de distancia, y sin el material", explicaban ya casi desesperados, sus compañeros. "Fue un día perdido, uno de los pocos días de buen tiempo que nos quedan. Menos mal que por la tarde otro helicóptero les pudo recoger y llevarles a Skardú, donde Álvaro ha podido reponer fuerzas físicas y sobre todo mentales, descansar un poco y planificar bien junto con los cinco españoles, que ya han llegado, cómo van a abordar el rescate", relata Lorenzo Ortas, uno de los responsables del club oscense. En unas horas les recogerá el helicóptero del ejército expresamente pedido por Zapatero, un MI 18 ruso.

Según han informado a Efe fuentes del Gobierno, Zapatero ha agradecido al primer ministro pakistaní el trabajo que están realizando las autoridades del país y le ha pedido que tome todas las medidas necesarias para el éxito de la misión, el mismo encargo que ha trasladado al embajador de España en Pakistán. El presidente del Gobierno le ha instado a seguir la operación de rescate minuto a minuto y a adoptar las iniciativas necesarias para hacer frente a cualquier imprevisto.

Una operación de rescate contrarreloj

Óscar Pérez y Álvaro Novellón estaban escalando el Latok II -7.125 metros en la cordillera del Karakorum, en Pakistán, y considerado uno de los montes más difíciles de escalar del mundo- cuando, tras hacer cumbre el miércoles y mientras descendían, Óscar sufrió una caída que le provocó una fractura en una pierna y otra en una mano. Tras comprobar que era imposible que bajara de allí, su compañero optó por dejarle a resguardo en una repisa de la cara sur de la montaña, con todo el material de abrigo, comida y un hornillo para fundir nieve y conseguir agua, y bajar a pedir ayuda. 

Álvaro logró llegar al campo base, donde tenían un teléfono satélite, el sábado y avisó a sus compañeros del club Peña Guara, en Huesca, que desde entonces llevan día y noche intentando montar una operación de rescate.

La primera opción que barajaron fue buscar en la zona montañeros que pudieran colaborar para bajar a óscar. Hicieron un llamamiento a través de la web Explorersweb (especializada en información de expediciones de alta montaña) y encontraron a varios alpinistas españoles que estaban en Pakistán, como Ramón Portilla, Sebastián Álvaro (ex director de Al filo de lo imposible) y un militar del Grupo Militar de Alta Montaña de Jaca, que desde el primer momento se pusieron a disposición de los amigos de óscar para lo que hiciera falta.

Pero llegar hasta donde está aislado -nadie ha tenido ni siquiera contacto visual con él desde el miércoles- no es fácil. Por eso desde huesca intentaron ponerse en contacto con el Ministerio de Exteriores para que a su vez contactara con el gobierno pakistaní para intentar que un helicóptero accederia hasta la pared. Tres días de vuelos sirvieron para llegar a la conclusión de que elr escate por aire iba a ser imposible. "Los pilotos nos dicen que a tanta altura no pueden llegar, tenemos que bajarle", explicaban desde el club. La única opción de un rescate aéreo par localizar al piloto Rashid Ullag Beg, del ejército paquistaní, que en 2005 realizó el rescate más difícil de la historia de la aviación, logrando sacar al esloveno Tomaz Humar de una pared del Nanga Parbat a 6.100 metros de altura.

Pero como el tiempo corre en contra de óscar, desde España se optó por ir preparando el rescate por tierra. Decenas de amigos y compañeros de Óscar se pusieron en contacto con el club ofreciéndose en ir a colaborar en el rescate y fueron cinco los elegidos: "los más fuertes, los que estaban aclimatados porque estaban trabajando o de vacaciones en los Alpes y los que tienen más experiencia en roca". Jordi Tosas, Jordi Corominas, Simón Elías, Jonathan Larrañaga y Dani Ascaso, cinco de los mejroes alpinistas españoles y probablemente de los mejroes del mundo partieron el lunes por la noche hacia el Karakorum y ya están a punto de coger un helicóptero que les deposite junto a la pared.

"La idea es que puedan ayduar en la medida de lo posible a bajar a Óscar", explican desde el Peña Guara. Pero el rescate no sería posible sin dos figuras clave: la primera Álvaro, compañero de Óscar, y que pese a que tuvo que bajar solo una imponente pared de 2.000 metros de roca y sufrió leves congelaciones los dedos, no ha dudado en seguir al frente del cañón y mover lo que haga falta para sacarle de ahí. De hecho, ya el martes intentó comenzar a ascender de nuevo la pared en una primera cordada de la operación de rescate, acompañadod el segundo protagonista de la operación. Fabrizio Zangrilli, un estadounidense que acababa de descender del K2 y que, sin conocer de nada a óscar ni a Álvaro, lleva tres días dejándose la piel por intentar subir para bajarle.

"Ellos dos, con otros dos americanos que se han ofrecido y están en Skardú y los cinco españoles llegarán hoy al campo base al sur de la pared y empezarán a subir", explican desde Huesca. Con un poco de suerte, y si el buen tiempo les acompaña, en algo menos de dos días podrán llegar hasta la repisa donde, desde hace una semana, Óscar espera su rescate.

Deportes

anterior siguiente